La venta de terrenos que afecta a la aventura inmobiliaria de Sergio Ramos

El futbolista inyecta, además, recursos a su sociedad en Los Berrocales a través de un autopréstamo

sergio ramos
Sergio Ramos.

Comienzan a producirse movimientos inmobiliarios que afectan a Sergio Ramos, jugador del Real Madrid. El futbolista es copropietario de la antigua finca conocida como La Fortuna, en el futuro barrio de Los Berrocales, el que será el próximo gran desarrollo urbanístico de Madrid. Pero la venta, adelantada este lunes por CincoDías, del resto de esa propiedad en una subasta a precio inferior de lo esperado, previsiblemente afectará a todos aquellos propietarios que quieran hacer operaciones de suelo en esa área donde se prevén levantar 22.000 viviendas. Ramos, además, se ha convertido en acreedor de su propia sociedad Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales, según se recoge en las últimas cuentas presentadas al registro.

El jugador del Real Madrid se embarcó en esta aventura junto a Eroski a través de Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales, una empresa que controla el 25% de la parcela La Fortuna, que en total suma más de 1,3 millones de metros cuadrados sobre los ocho millones de m2 del conjunto de Los Berrocales.

Ramos participa mediante la empresa Sermos 32 (con la que realiza gran parte de sus inversiones) en la inmobiliaria de la que controla el 49,99%. El otro 49% está en posesión de Eroski a través de Cecosa Hipermercados y, por último, el restante 1% está en manos de José María Ramos, padre del jugador madridista. La Fortuna había sido propiedad de un restaurador madrileño que la disgregó en dos ventas. El 75% fue para Proinsa, controlada por el constructor Rafael Santamaría, y el 25% a Eroski. A su vez, la cadena de supermercados posteriormente dio entrada a Ramos.

La inmobiliaria del capital del Real Madrid relata en la memoria de sus cuentas públicas que en ese futuro barrio la empresa dispone de dos parcelas, de 196.651 m2 y 334.394 m2 respectivamente. En una tasación realizada por la compañía en 2010, valoraba ese suelo en 65,5 millones de euros.

En las cuentas de 2018 de Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales también se explica que el pasado año el accionista Sermos 32 concedió un crédito a la sociedad por importe de 156.000 euros con una duración de 36 meses, sin concretar el uso de esos recursos.

El jugador blanco ha visto cómo han pasado los años sin avances en Los Berrocales. El comienzo de la urbanización y construcción de viviendas se ha ido retrasando y, por tanto, el valor del suelo no se ha revalorizado e, incluso, ha podido perder valor a la espera del visto bueno para los trámites urbanísticos. En enero, la entonces alcaldesa Manuela Carmena ratificaba el convenio que debe impulsar el futuro barrio y el nuevo equipo de Gobierno de PP y Ciudadanos ha mostrado su deseo de que las primeras viviendas puedan levantarse en 2022.

Esos avances era buenas noticias para los propietarios, entre ellos Ramos, que veían cómo un plan aprobado en 1997 comenzará a dar sus frutos décadas después.

Pero este verano ha llegado a Ramos una noticia que no le va a dejar del todo satisfecho. El juzgado de lo Mercantil número 1 de Madrid cerró en julio la subasta pública de la parte de la parcela propiedad de Proinsa, de más de 900.000 m2, ya que esa empresa está en concurso de acreedores. La cifra en la puja solo subió a los 46 millones, algo menos de un millón adicional a lo que pedía el tribunal y hasta un 40% inferior a lo esperado por otros propietarios en potenciales transacciones en esa ubicación, según fuentes del sector. Una alianza entre las promotoras Aedas, Vía Célere y Kronos fue la única oferta, a un precio que se considera un mínimo y que, por tanto, podría afectar a las tasaciones de los terrenos del futbolista por comparación, igual que a los de otros propietarios que busquen una transacción.

Ramos, de hecho, podría estar dispuesto a vender debido al préstamo de 35 millones que la inmobiliaria contrajo con Banco Pastor (ahora Santander), según publicó El Confidencial en mayo. Esa deuda actualmente es de una sociedad controlada por el fondo Blackstone por un impago y, según ese diario, la compañía del futbolista negocia con varios fondos el traspaso del suelo. En las últimas cuentas, la inmobiliaria de Ramos no informa de cambios posteriores en la propiedad.

Como buena noticia para el futbolista está, sin embargo, que el barrio comienza a arrancar. Todavía faltan fases como la reparcelación y la urbanización, pero en el momento en el que las promotoras puedan comenzar a construir, en tres años, las tasaciones de los terrenos previsiblemente subirán, como ha ocurrido en el cercano El Cañaveral, otro de los barrios de la Estrategia del Sureste.

Normas