El euríbor se hunde un 17% adicional en dos semanas y marca nuevos mínimos

Las hipotecas bajarán en agosto y seguirán así en los próximos meses

euribor hoy pulsa en la foto

El mercado interbancario sigue bajo los efectos del renovado mantra del BCE, decidido a volver a sacar la artillería pesada e incluso a experimentar con nuevas armas para hacer que los precios de la zona euro resuciten. El euríbor a 12 meses, el índice más utilizado en España para calcular las hipotecas, se hunde un 17% desde julio, y marca nuevos mínimos históricos. Ayer se situó en el -0,35%, frente al -0,30%, nivel al que concluyó el mes pasado.

El mercado monetario –el de deuda a corto plazo– está profundamente alterado desde hace años. El euríbor de tres meses se adentró en terreno negativo en abril de 2015; el de seis meses, en noviembre de ese mismo año; y el de 12 meses, en febrero de 2016.

El desencadenante de esta situación fueron las medidas tomadas por el Banco Central en marzo de 2015, cuando comenzó a comprar deuda soberana, y en junio de 2016, fecha en que también dio el pistolezado de salida para incluir en su balance renta fija de empresas. Las compras terminaron el pasado mes de diciembre.

La posibilidad de una recesión, con los datos de decrecimiento alemán en el segundo trimestre (-0,1%) y la guerra comercial entre Estados Unidos y China como telón de fondo, ha desatado el miedo entre los inversores, que huyen hacia los activos más seguros. Los rendimientos de los bonos a 10 años de las grandes economías europeas están negativo. Suiza lidera el ranking con su deuda a una década al -1,09%, seguida por Alemania (-0,65%) y Holanda (-0,54%). También están en números rojos los rendimientos de los bonos soberanos a ese plazo de Francia y Suecia. El español está en nuevos mínimos históricos, con un escueto 0,14%.

Los tipos negativos se agravan conforme se acerca la fecha de la próxima reunión del BCE, que tendrá lugar el 12 de septiembre. Mario Draghi no hizo nada en la anterior del 25 de julio, pero abrió la puerta a medidas de todo tipo. El abanico de posibilidades que anticipó fue amplio. Habló de un sistema de tramos para la remuneración de las reservas, y fórmulas para el tamaño y la composición de nuevas compras netas de activos, paralizadas hace ocho meses. La gran misión del BCE, sobre el papel, es acercar la inflación de la zona euro al entorno del 2% interanual; en julio, se situó en el 1,1%.

La segunda derivada, aunque desde el organismo no la puedan proclamar en voz muy alta, es evitar que estalle una nueva recesión.

Los derivados sobre tipos de interés del eonia –la referencia a un día en el mercado interbancario de la zona euro– muestran que ahora mismo el mercado da un 100% de probabilidades a que los tipos vuelvan a bajar en lo que se refiere a la facilidad de depósito, lo que el BCE cobra a la banca por guardarle la liquidez. Esta tasa está fijada en el –0,4% desde marzo de 2016. Atrás han quedado la expectativas de subidas en el tipo de intervención, en el 0% desde la misma fecha.

“El mercado no solo da por hecho que Mario Draghi rebajará la tasa de depósito sino que incluso tocará el tipo de interés de las operaciones de refinanciación al situarlo por primera vez en la historia por debajo del 0%”, señala Carmen García, del equipo de gestión de renta fija de Renta 4. Ahora, la posibilidad de que rebaje la tasa al –0,5% es del 58%, según Bloomberg, mientras que el tipo de interés al que el BCE presta el dinero a las entidades financieras se situaría en el -0,1%.

Los diferentes plazos del euríbor son extremadamente importantes, debido a la ingente cantidad de contratos de financiación ligados a ellos. El Instituto Europeo de Mercados Monetarios (EMMI, por sus siglas en inglés), el organismo que tutela el euríbor, señala que existen créditos en todo el mundo por 180 billones ligados al euríbor en sus diferentes plazos, incluyendo hipotecas de particulares por más de un billón de euros.

Hipotecas

En lo que va de agosto, la media del euríbor a 12 meses es del -0,33%. Esta tasa, para una hipoteca media de 150.000 euros a 30 años con un diferencial de 1,5 puntos porcentuales, supone una cuota mensual de 494 euros. La media de agosto de 2018 fue del -0,169%. A falta de los datos del conjunto del mes, ese porcentaje supondría un ahorro de unos 10 euros mensuales en una revisión anual.

La tendencia a promocionar las hipotecas fijas por parte de las entidades financieras se ha demostrado un acierto –para ellas–, puesto que las previsiones de los economistas apuntan a que el euríbor seguirá bajo cero en los próximos meses.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes a mayo, señalan que el 60,6% de las hipotecas constituidas ese mes fue a tipo de interés variable y el 39,4% a tipo fijo. Una de las quejas más repetidas por los directivos de banca es que la anormalidad del precio del dinero incide en su margen de intermediación, el beneficio que logran las entidades por el diferencial al que se financian y por el que prestan el dinero.

 

El nuevo índice, a punto de estrenarse

Todo listo. El Instituto Europeo de Mercados Monetarios (EMMI, por sus siglas en inglés) ya tiene lista la nueva metodología del euríbor. Reemplazará a la actual a partir de octubre, con la fecha límite de enero de 2020. La nueva metodología para calcular el índice se basa, de entrada, en transacciones reales que, en caso de ser insuficientes, se complementarán con operaciones históricas, en un segundo nivel, y el juicio de los expertos, en un tercero. Ahora mismo, debido a la falta de operaciones solo se utiliza el juicio de los expertos. La transición hacia esta propuesta deberá completarse en lo que queda de año. El pasado 2 de julio, el supervisor de los mercados belga, la Belgian Financial Services and Markets Authority (FSMA) autorizó que EMMI fuera el administrador del índice. El proceso de reforma del euríbor ha sido muy largo. Se inició en 2013 como respuesta a los escándalos de manipulación del índice, con el objetivo de conseguir una referencia más fiable y transparente. Como publicó CincoDías el pasado 4 de marzo, las pruebas del euríbor con la nueva metodología describen una curva con tipos generalmente más bajos, pero con fluctuaciones más bruscas.

Normas