Vivienda

El precio del alquiler es un 10% más caro que antes del estallido de la burbuja inmobiliaria

El porcentaje de los hogares que viven de alquiler sube en todas las comunidades autónomas

El precio del alquiler es un 10% más caro que antes del estallido de la burbuja inmobiliaria pulsa en la foto

El pinchazo inmobiliario ha dejado en herencia un mercado del alquiler de vivienda mucho más caro que antes de la crisis y unos precios de las casas que aún no han recuperado los niveles previos a cuando estalló el boom del ladrillo. En concreto, alquilar una vivienda era en 2018 un 10,6% más caro que en 2007, el año previo al pinchazo inmobiliario, mientras que los precios de comprar una casa son todavía un 21% inferiores a los de ese año, según un estudio elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) publicado hoy.

El análisis muestra el peso que ha ganado durante la crisis el alquiler de la casa, de modo que el porcentaje de hogares que viven de este modo ha pasado del 14% del total en 2007 al 18% en 2018. Según detalla el informe, este avance se explica por factores como los cambios en las preferencias de los jóvenes, el elevado precio de la vivienda en relación a los salarios, el alto porcentaje de empleo temporal y tasa de paro y cambios en las desgravaciones fiscales, como la desaparición de la deducción por el pago de la hipoteca en 2013.

El auge del alquiler muestra fuertes diferencias por comunidades autónomas. En Cataluña, Cantabria y Baleares, el incremento de los precios del alquiler desde 2007 ronda el 15%, mientras que Navarra es la única comunidad autónoma donde vivir de alquiler es ligeramente más barato que antes de la crisis del ladrillo.

El estudio también revela que en las comunidades donde más ha subido el alquiler, los precios de compra también están más cerca de los previos al pinchazo inmobiliario. Es el caso de Baleares, a la cabeza del encarecimiento del alquiler y de la recuperación de los precios de compra tras la crisis. Es la región en la que la caída acumulada desde 2007 del precio de compra ha sido menor, del 11%. En el lado opuesto aparecen Navarra y Aragón, las comunidades en las que el coste de comprar una casa está todavía más lejos del de 2007, un 41% y un 38% respectivamente.

Canarias es la comunidad autónoma con más porcentaje de hogares que vive de alquiler, el 27,8% del total frente al 20,1% de 2007, seguida de Baleares, que ha pasado del 22,1% previo a la crisis al 27,7% de 2018. Cataluña y Madrid también están por encima de la media del 18%, con el 24,9% y el 23,3% de los hogares, respectivamente, viviendo de alquiler. Por el contrario, los porcentajes apenas han variado en Extremadura, con el menor porcentaje de hogares en alquiler, el 10,9%, al igual que Castilla-La Mancha.

El estudio ha tomado como base el componente de IPC del precio del alquiler, lo que arroja importantes diferencias respecto al reciente análisis del Banco de España, que muestra un encarecimiento del alquiler del 50% en el último lustro, a partir de los datos del portal inmobiliario Idealista.

Un país de propietarios

Un 77,1% de hogares. Pese al auge del alquiler, el porcentaje de hogares españoles que vive en propiedad, del 77,1%, es superior a la media de la zona euro, del 66,1%, con datos de 2017. Alemania y Dinamarca son por el contrario los países de la UE con más peso de la vivienda en alquiler, con porcentajes del 40% sobre el total.

Compra más asequible. Mientras el alquiler sube, el precio de compra no ha vuelto a los niveles del boom, lo que hace más asequible una vivienda en propiedad. Si en 2007 era necesario destinar la renta de 13,6 años para pagar una vivienda libre, en 2018 la cifra ha caído a 9,7 años.

Normas