Hay coches que pueden robarse en apenas 10 segundos, ¿es alguno el tuyo?

Hay coches que pueden robarse en apenas 10 segundos, ¿es alguno el tuyo?

Los sistemas de apertura sin llave son un agujero de seguridad grave.

Los sistemas de apertura del coche sin llave son muy cómodos: solo hay que llevarla en el bolsillo y, a medida que nos acercamos, el vehículo nos detecta y se abre solo. Y cuando vamos a arrancar, simplemente pulsamos el botón de Start y nos vamos. ¿Se puede pedir más? Pues sí, un poquito de seguridad para evitar robos.

Y es que el problema de las aperturas sin llaves es que los cacos pueden estar al acecho, replicar la frecuencia con la que nos comunicamos con el coche y engañarlo haciéndole creer que llevan la llave encima con la codificación correcta. Un agujero de seguridad que nos puede salir caro y que a los ladrones no les supone una inversión escandalosa: los aparatos necesarios para cometer estos robos cuestan apenas 200 euros.

Prueba de robos en coches

Desde la BBC han probado a realizar unos test antirrobo a siete modelos de coches del mercado para ver cómo resisten un ataque de este tipo. Y vistos los resultados, la verdad es que da miedo porque ninguno de los analizados se salvó de ser robado en un tiempo máximo de 60 segundos. Bueno, en el mejor de los casos, abiertos de par en par.

Test antirrobo coches keyless.
Test antirrobo coches keyless.

Se trata, como podéis ver en la clasificación que tenéis justo encima, del DS 3 Crossback Puretech 155 Ultra Prestige, que lo pudieron robar enterito en apenas 10 segundos, o del Land Rover Discovery Sport TD4 180 HSE que, todo heroico, aguantó 20 segundos más hasta llegar al medio minuto.

A continuación quedó el Land Rover Discovery SD6 306 HSE que, aunque tardaron menos en acceder a él, no hubo forma de llevárselo por lo que, hasta cierto punto, es una buena noticia (no tanto que lo puedan abrir tan rápidamente). Los cuatro últimos coches fueron el BMW X3 xDriv 20i M Sport, el Audi TT RS, el Ford Fiesta 1.0 Ecoboost y el Mercedes Clase A A220 que, aunque fue relativamente fácil acceder a ellos (en especial el Audi TT con esos 10 segundos) después los cacos no pudieron llevárselos porque no tenían físicamente la smart key encima.

Con esos resultados queda claro que hay que tomar medidas y proteger la llave de estos hackeos y, una buena alternativa, es comprar una funda de Faraday para las llaves con el objetivo de evitar, en la medida de lo posible, que nos puedan copiar la frecuencia con la que se comunican con el coche.

Normas