El compromiso con el empleado, un arma frente al absentismo

Si la comunicación en la empresa es fluida y horizontal, tendremos mucho ganado

Leía hace unos días los últimos datos sobre el absentismo laboral y como en el año 2018 ha vivido su pico más alto. Me impactó la cifra de los asalariados que no acudieron ningún día a su trabajo: 735.000, según Adecco. Más de medio millón de personas. En porcentajes, la tasa de absentismo del año pasado es de 5,3%. Entendido como absentismo las horas no trabajadas independientemente de las vacaciones o festivos.

Indagando más en el tema, leo que los datos señalan que un 30% de las bajas de nuestro país son motivadas por estrés y ansiedad. Y no puedo evitar preguntarme el nivel de implicación de las empresas con sus empleados, si tienen responsabilidad en este punto y si pueden ayudar a reducir el absentismo por parte de trabajadores con estrés laboral.

Probablemente, puedan hacer más de lo que los mismos directivos piensen. Con una herramienta tan sencilla e innata en todos nosotros como es la capacidad de comunicarnos. Si la comunicación en la empresa es fluida y horizontal, tendremos mucho ganado para favorecer el bienestar de las plantillas y que vayan a trabajar mucho más cómodos y con más ganas.

Es fundamental que cualquier colaborador de la compañía sienta que puede hablar con cualquier compañero, pero también con cualquier superior.

Sabemos que un empleado es más productivo y eficaz si tiene un buen ambiente de trabajo y se siente comprometido con el proyecto. Por eso es importante crear una cultura de empresa que incentive la igualdad y la participación de toda la plantilla.

Incluso pensando en los trabajadores más jóvenes, en las nuevas generaciones que buscan empresas abiertas, horizontales y necesitan un proyecto fuerte que les mantengan en el proyecto y en la empresa.

Para ello, deben encontrar líderes motivadores, que sepan valorar el talento que aportan cada uno de los trabajadores, escucharlos y conseguir que aporten su valor diferencial a crear compañías y proyectos más fuertes.

Las personas son el corazón de las empresas. Y, por ello, es tan importante conseguir que se sientan casi como en casa, puesto que el trabajo es el sitio en el que pasamos más tiempo al día.

Aquí es dónde cobra importancia y protagonismo el salario emocional, ya que es el factor determinante, en muchos casos, para la motivación y compromiso del empleado. Los mecanismos y herramientas para implantar los beneficios a los que hace referencia este salario se encuentran en constante actualización, y es un campo de innovación empresarial que no para de crecer.

Por tanto, las empresas sí pueden ayudar a reducir el absentismo laboral con sencillas herramientas: escuchar a los trabajadores, preocuparse por ellos y ser transparentes en la comunicación. De esta forma, también, conseguirán que los colaboradores crean más en el proyecto y la compañía y se comprometan con su objetivo, haciéndolo propio.

Marc Altimiras es Vicepresidente regional para el sur de Europa en Cornerstone OnDemand

 

Normas