Los coches impulsados con hidrógeno, ¿verdugos de los Tesla?

Los coches impulsados con hidrógeno, ¿verdugos de los Tesla?

Un experto pronostica una derrota de los coches eléctricos.

Seguro que si hacemos una encuesta y preguntamos "¿qué tipo de coches se impondrán en los próximos años?", la gran mayoría de los preguntados respondería que los EV, o vehículos eléctricos. Es así, ¿verdad? Bueno, pues no porque hay expertos que no lo creen e incluso hablan de que en 2030 los vehículos no serán eléctricos.

Ese experto se llama Dr. Felix Gress, y es jefe de comunicaciones corporativas y asuntos públicos de Continental, la marca de neumáticos, que se ha dirigido a una audiencia de profesionales del sector automotriz en Alemania para darles a conocer cómo ve él las cosas. Y no pintan tan eléctricas como todos podríamos creer ya que vaticina una victoria de los vehículos impulsados con hidrógeno sobre los actuales EV. ¿La razón principal?, que la tecnología de las batería no da más de sí.

Concretamente, afirma que "para los clientes, será difícil aceptar un automóvil de este tipo (eléctrico) en el mercado: paga un precio más alto, obtiene un automóvil con menos ventajas, por lo que será una venta difícil [...] La tecnología de las baterías, según nuestras estimaciones, tiene sus límites. No genera suficiente autonomía para las necesidades de algunas personas". La cuestión es, ¿será la tecnología de las baterías en 2019 menos eficiente que las de dentro de 11 años?

"En Europa nadie quiere coches eléctricos"

Al mismo acto acudieron ejecutivos de empresas automovilísticas como BMW. Concretamente su director de desarrollo, Klaus Frölich, afirmó que "no hay demanda de EV por parte de los clientes", añadiendo que aunque inundaran el mercado de estos coches eléctricos en Europa, nadie los compraría: “Si tenemos una gran oferta, un gran incentivo, podríamos inundar Europa y vender un millón de coches eléctricos, pero los europeos no comprarán estas cosas. Los clientes en Europa no compran EV".

Toyota Mirai impulsado con hidrógeno.
Toyota Mirai impulsado con hidrógeno.

Sea como fuere, parece evidente que existe una batalla dentro de la industria entre los que creen que el futuro es completamente eléctrico y los que dan opciones a otras tecnologías, híbridas o no. Es el caso del hidrógeno (Toyota tiene un modelo en el mercado) o de los que todavía creen en la eficiencia de los motores que no renuncian a los combustibles fósiles como complemento a la presencia de baterías eléctricas. Sea como fuere, serán los usuarios los que tengan la última palabra, ¿no os parece?

Normas
Entra en El País para participar