El temor a los aranceles de Trump vuelve a Europa: estos son los valores más afectados

La industria automovilísitca se mantiene expectante ante la posibilidad de que Washington decida un alza de las tasas hasta el 25%, mientras espera un acuerdo entre EE UU y China que calme al sector mundial

El temor a los aranceles de Trump vuelve a Europa: estos son los valores más afectados pulsa en la foto

La Unión Europea está en estado de alerta. Y lo estará al menos por tres meses más, cuando el 18 de mayo termine el plazo para que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decida si sube hasta un 25% los aranceles para la industria automovilística europea. Sobre su mesa tiene el informe del Departamento de Comercio del país norteamericano, que analiza si las importaciones de vehículos amenazan de alguna manera la seguridad nacional estadounidense. Y aunque no ha transcendido de forma oficial el contenido, las primeras filtraciones apuntan a que esas importaciones sí podrían suponer tal amenaza, dando a Trump el argumento necesario para un alza de los aranceles.

El aumento de las tasas representaría un duro golpe para el sector automotor europeo y trastocaría toda la industria a nivel mundial. Las importaciones de vehículos europeos pasarían a gravarse del 2,5% actual al 25%, aunque cabe también la posibilidad de un alza hasta el 10%, que igualaría los aranceles de EE UU con los que ahora impone la UE a los vehículos estadounidenses. Moody´s pronostica que el impacto del incremento de las tasas del 25% en todo el planeta sería de 442.000 millones de euros.

Tal salto arancelario podría ser la puntilla para una economía europea actualmente en declive y en la que el sector automovilístico es clave para Alemania, que ha estado al filo de entrar en recesión en técnica al término de 2018. “Trump sabe que el sector del automóvil es muy importante para la economía europea”, apunta la consultora de análisis de mercado Macro Yield. Por eso es allí donde focaliza sus amenazas. El alza en los aranceles para el motor europeo sería también un mazazo para la Bolsa europea, que ha arrancado el año con ascensos, en la confianza de un acuerdo comercial entre EE UU y China. Los inversores aguardan un pacto entre las dos potencias mundiales que permita prolongar el rally, pero no pierden de vista que Trump pueda abrir un nuevo frente proteccionista. El escenario base es que no habrá alza de aranceles pero el nerviosismo existe, según reconoce BofAML.

El presidente estadounidense manifestó en reiteradas oportunidades el año pasado su deseo de imponer aranceles a la industria europea de coches. Finalmente, acordó no hacerlo tras una reunión en julio de 2018 con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien recordó la semana pasada que “Trump prometió que no iba a establecer aranceles”. La promesa realizada no le impidió al mandatario estadounidense declarar, a menudo, que en EE UU hay una “invasión” de coches europeos.

El mandatario de EE UU considera que la amenaza de impuestos a los vehículos es una buena moneda de negociación para conseguir rebajar el déficit comercial y, como contrapartida, abrir el mercado de la agricultura y la energía europea a EE UU., sostiene MacroYield. Pero la UE, de momento, no parece estar dispuesta a incluir a la agricultura en la mesa de negociación debido a la negativa de Francia, que mantiene una histórica política proteccionista en este área.

La “invasión” a la que Trump hace referencia se debe a que, después de México, Canadá y Japón, Alemania se ubica en el segundo lugar en las importaciones de coches por parte de Estados Unidos. Alemania exportó, en 2017, vehículos por un valor total de 17.876 millones de euros, según Moody´s. Después del país germano se ubicó Corea del Sur y luego Reino Unido e Italia, las otras dos potencias del sector del automóvil de la UE. La nación británica, que negocia su salida de la UE, exportó a Estados Unidos un total de 7.610 millones, mientras que Italia lo hizo por 4.240 millones, según datos que recoge Moody´s.

Según las últimas estadísticas del comercio de la industria automovilística entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE), el 29,3% de las exportaciones de la UE fueron a la nación americana. La UE, en 2017, vendió vehículos a terceros países por valor de 132.000 millones de euros, lo que la convierte en la principal potencia exportadora, por delante de EE UU. Se trata, además, de un sector que supuso un superávit comercial para la UE de 90.000 millones de euros ese mismo año.

La incertidumbre continuará en las próximas semanas y hasta que finalicen las negociaciones entre China y Estados Unidos. Pero luego comenzará otro problema para el sector automotor, ya que Trump deberá decidir si apunta sus dardos hacia Europa, como propuso el Departamento de Comercio. “Soy un hombre de aranceles”, advirtió el presidente de EE UU, con su tono habitual, antes de sentarse a negociar con la nación asiática.

Daimler

El grupo alemán es la compañía automovilística europea más expuesta a Estados Unidos, donde genera casi el 25% de sus ventas. La compañía tiene en EE UU la mayor fábrica de camiones del país. El año pasado sufrió uno de los mayores castigos en Bolsa del sector, con un descenso del 35,1%, tras el que conserva un 40% de recomendaciones de compra, el mismo porcentaje que de mantener la acción.

BMW

Es otro de los grupos que más se juegan en EE UU. Este mercado supone el 17% de sus ventas, casi el mismo porcentaje que China. Sus acciones cayeron el año pasado el 18,5% y el consenso de mercado tiene una visión neutral sobre el valor, con un 55,6% de consejos de mantener.

Volkswagen

El otro peso pesado de la automoción alemana, portagonista del escándalo del dieselgate, obtiene en Estados Unidos el 14,8% de sus ventas. En su planta de la ciudad de Chattanooga, en Tennessee, produce los modelos Passat y Atlas, mientras que en la vecina México realizó el ensamblado de 608.000 vehículos el año pasado. En 2018, sus ventas crecieron en EE UU el 2,1%. El total de vehículos vendidos alcanzó el pasado año la cifra récord 10,834 millones, el 0,9% más.

Fiat

Su exposición al mercado estadounidense es superior al de los grupos alemanes. Obtiene en EE UU más del 50% de sus ventas, según los datos recopilados por Factset y Macroyield. Sus acciones perdieron el año pasado el 15% y en este avanzan más del 3%.

Peugeot

Los grupos franceses tienen un menor riesgo en EE UU que los alemanes. En el caso de Peugeot, el mercado estadounidense representa apenas el 4,1% de las ventas, porcentaje similar al de China. Esta menor exposición a EE UU permitió a Peugeot registrar en 2018 un balance bursátil mucho más airoso, al anotarse un alza del 9,9%, que este año prolonga con una subida cercana al 20%. Renault tampoco tiene una dependencia importante del mercado estadounidense, donde obtiene el 5,6% de sus ventas. Sin embargo, el año pasado se derrumbó en Bolsa el 35%.

Michelin

A diferencia de los anteriores, para este grupo francés EE UU sí es un mercado clave para sus ventas y que le genera el 32,4% del total. Este fabricante de neumáticos destaca entre los que menos han caído en Bolsa por la tensión comercial “al presentar unos resultados sólidos y por encima de lo esperado”, según apuntan desde MacroYield.

Cie Automotive

El fabricante de componentes para automóvil, que presenta sus resultados anuales este próximo lunes, es uno de los valores de la Bolsa española más sensibles a la amenaza proteccionista. Su cotización alcanzó en junio del pasado año máximos históricos sobre los 35 euros para derrumbarse luego el 37% hasta diciembre. Aun así, salvó el año en tablas y sin perder el favor de los analistas. De hecho, aglutina casi un 70% de recomendaciones de compra. Los expertos destacan la diversificación geográfica de la compañía, tanto geográfica como tecnológica, que la hace más resistente frente a sus competidores. A cierre del tercer trimestre, obtuvo el 24,5% de sus ventas y el 30,9% de su ebitda de la región Nafta, en la que se incluye el negocio estadounidense, que la compañía no desglosa.

Gestamp

Dedicada al diseño y fabricación de componentes para el automóvil, también acusa los sobresaltos de la guerra comercial. En 2018 cayó en Bolsa el 16,5% si bien tiene casi un 60% de recomendaciones de compra. Presentará sus resultados anuales el jueves.

Normas