El Gobierno dice que la Ley de Cambio climático es “negociable”

Industria y Transición Ecológica resaltan que el documento es prudente

Señalan que esta ley es menos ambiciosa que la de otros países europeos como Reino Unido, Bélgica o Finlandia

Teresa Ribera, ministra de Transición Energética
Teresa Ribera, ministra de Transición Energética GTRES

Negociable, prudente, conservadora y valiente. Estos son algunos de los adjetivos con los que el presidente Pedro Sánchez, y las ministras de Industria, Reyes Maroto, y de Transición Ecológica, Teresa Ribera, han valorado este miércoles la propuesta de Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Si sale adelante como está redactada ahora mismo, en 2040 se prohibirá la matriculación de coches de combustión (gasolina, diésel, gas e híbridos) y en 2050 ya no podrán circular. “Tenemos que ser valientes en todo lo que tiene que ver con el cambio climático”, ha asegurado Sánchez.

Reyes Maroto ha explicado que a su parecer las fechas que plantea la ley que prepara el Ejecutivo “son un horizonte conservador, prudente y negociable”. Además, ha querido tranquilizar a la industria al asegurar que solo se trata de “un documento de trabajo” y que es negociable. A su vez, ha señalado que la fecha de 2050 de prohibición de circulación para los vehículos de combustión puede ser más “restrictiva” o más larga, según vayan avanzando las conversaciones. Maroto ha dicho que hay una “necesidad social” de abordar de verdad la lucha contra el cambio climático y que esta Ley se orienta en ese sentido.

Por su parte, Ribera también ha resaltado que el documento no es definitivo y lo ha tildado de “prudente”. “Las propuestas que maneja el documento de trabajo están alineadas con las más prudentes de los países de nuestro entorno. Países como Bélgica, Finlandia o el Reino Unido adelantan estas fechas de prohibición de venta de vehículos de combustión”, ha asegurado.

La ministra, a su vez, ha pedido “corresponsabilidad” a las instituciones públicas y a la industria para que la medida no afecte al empleo en el sector, que significa aproximadamente el 10% del PIB de España.

En los primeros nueve meses del año, la producción de coches en España ascendió a las 2.170.000 unidades, de las cuales el 82% fueron exportadas, un total 1.770.000. Es por esto, que Ribera ha sostenido que para poder mantener la competitividad y la posición de liderazgo de la industria nacional (España es el segundo productor europeo de vehículos), el sector tiene que afrontar el “desafío” de transformación, ya que el 65% de esas exportaciones van dirigidas a países que van a implantar medidas similares en un tiempo similar o incluso antes.

Normas