¿Qué pasará esta semana en la Bolsa? Las claves que moverán el mercado

El Ibex 35 acumula una caída del 11,4% en el año y se sitúan en mínimos de 2016

La política en Europa y los datos macro en EE UU, la cara y la cruz para los inversores

El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35.
El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35. EFE

Una semana para el olvido. Así ha sido el devenir de los mercados en las últimas sesiones, un periodo en el que las ventas se han impuesto a ambos lados del Atlántico. El repunte de las rentabilidades en mercado de deuda de EE UU ante los temores de que la Reserva Federal se vea obligada acelerar el ritmo de subida de tipos, las dudas políticas que dominan en la zona euro y las correcciones de dos de los sectores (tecnológico y lujo) que mejor lo venían haciendo en 2018 explican las caídas de las últimas sesiones.

Los inversores retoman este lunes la actividad y será el momento de comprobar si lo vivido la semana pasada es un aviso de lo que está por llegar o es en verdad el punto de inflexión a la bonanza de los últimos años. Una tendencia que ha tenido su mejor exponente en la Bolsa de EE UU. El mercado seguirá con lupa los sientes acontecimientos:

EE UU y la fortaleza de la macro: Wall Street concluyó la semana con caídas cercana al 5% en los tres índices de referencia. Los expertos prevén que tras el nerviosismo de los últimos días la calma se abra paso. A ello contribuirán los datos macroeconómicos y la temporada de resultados. La publicación de las ventas minoristas, la producción industrial y el indicador adelantado servirán para corroborar la robustez de la primera economía del mundo. En un momento en el que los organismos internacionales como el FMI han alertado de una desaceleración de la economía mundial por el impacto del proteccionismo, EE UU sigue disfrutando de los beneficios de la política fiscal. Es precisamente esta buena marcha la que ha llevado a muchos inversores a pensar que la Fed podría aumentar las tasas más rápido de lo previsto. Sin embargo, el dato de IPC conocido el pasado jueves muestra cómo las presiones inflacionistas aún no han llegado, por lo que Jerome Powell tiene margen para continuar con el calendario de alza del precio del dinero previsto en la última reunión.

Los resultados empresariales servirán de acicate a las Bolsas. Citi, JP Morgan y Wells Fargo fueron las encargadas de dar el pistoletazo de salida a la temporada de resultados.

Europa, pendiente de la política: los datos macroeconómicos se verán eclipsados por la política. El lunes los países de la zona euro deberán remitir a Bruselas el borrador de presupuestos para 2019. Todas las miradas están puestas en Italia donde el Ejecutivo anunció un objetivo de déficit del 2,4%, por encima de lo previsto. Esto ha provocado que desde el pasado 28 de octubre la rentabilidad de la deuda a 10 años se dispare por encima del 3% con la prima de riesgo en los 300 puntos básicos.

A esta cuestión se sumará la cumbre de la UE para el brexit. Jesús Amador, analista de Bankinter, ve poco probable un acuerdo entre ambas partes con la frontera aduanera entre Reino Unido e Irlanda como principal escollo. El experto deja para la cumbre de noviembre los pactos.

Renta fija: el mercado de renta fija está siendo el causante en las últimas semanas del revuelo en la Bolsa. Al incremento de los rendimiento en EE UU (el bono marcó su nivel más alto desde 2011) se suma el castigo a la deuda italiana. Los detalles que se conozcan sobre el presupuesto de 2019 servirán para aliviar o elevar las tensiones. El efecto contagio hasta el momento está siendo limitado. Sin embargo, el viernes, el día después de la firma del pacto entre el Gobierno de Sánchez y Podemos, la rentabilidad de la deuda a 10 escaló al 1,68% su nivel más alto en un año.

En el mercado de EE UU los expertos esperan que los rendimientos se estabilicen y establecen como objetivo para el bono a 10 años el 3,2-3,5%. Es decir, retrasan el trasvase de fondos de la Bolsa a la renta fija

Renta variable: el viernes el Ibex 35 se desmarcó de la tendencia que imperaba en Europa y cedió 1,2% frente al 0,5% que registraron los principales índices europeos. Las eléctricas lideraron los descensos por la decisión del PSOE y Podemos de acabar con la sobreretribución que reciben estas firmas por el uso de determinadas energías y emplear los beneficios caídos del cielo para rebajar la factura de la luz. “A pesar de haber perdido los mínimos de este año y haber vuelto a precios de 2016, la semana que viene debería recuperarse parte del terreno perdido una vez superados los escenarios que han generado la volatilidad reinante en los próximos días. En caso de volver a los números verdes, no sería descabellado pensar en una recuperación de los 9.200 puntos como paso previo a niveles superiores”, afirman desde XTB.

Brent: el mercado de materias primas puede convertirse en un buen termómetro de las relaciones internacionales. Las amenazas de EE UU a imponer sanciones a Arabia Saudí por la desaparición del periodista Jamal Kashoggi pueden derivar en una nueva escalada de los precios del crudo. Aunque los expertos señalan que la aplicación de medidas contra el país del Golfo es más complicada que las puestas en marcha contra Irán, esto no impedirá el crudo experimente fuertes oscilaciones. El Brent acumula un alza del 20% y aunque en las últimas sesiones ha aplazado su asalto a los 90 dólares, un nuevo conflicto diplomático podría acelerar al rally. Cada día son más las casas de análisis que ven al crudo en 100 dólares.

Jesús Amador, analista de Bankinter, afirma que las correcciones de las últimas sesiones no cambian el fondo del mercado. En medio de rumores de recesión el experto señala que los datos macro siguen siendo sólidos, los resultados muestran incrementos de los beneficios por acción y las divisas emergentes se han estabilizado. “Recomendamos mantenerse en mercado e ir ajustando las carteras en renta variable, focalizándose en EE UU, infraponderar Europa, no tener emergentes en las carteras y reducir la ponderación en tecnología que podría verse perjudicada por la rotación de carteras en la parte final del año.

Normas