Crónica bursátil

Wall Street se desploma más de un 3% con la peor sesión del Nasdaq desde el 'brexit'

El selectivo español cae un 1%, hasta los 9.163 puntos, mínimos de 2016

El bono a 10 años estadounidense escala a máximos de 2011, en el 3,17%

El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35.
El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35. EFE

Italia, el repunte de las rentabilidades de la deuda estadounidense, la rebaja de las previsiones de crecimiento y la guerra comercial son solo algunos de los obstáculos a los que tienen que hacer frente los inversores. Una tarea no exenta de riesgos y en la que las Bolsas se están viendo fuertemente sacudidas. El Ibex 35 aceleró las pérdidas en la recta final de la jornada, coincidiendo con la apertura bajista en Wall Street y concluyó la jornada con una caída 1,05%. Este descenso que le arrastra a mínimos de diciembre de 2016. Cie (-6,3%), ArcelorMittal (-4,8%) y Aena (-4,7%) fueron los peores de la sesión. En el lado opuesto están Telefónica (1,1%), Sabadell (1,09%) y Bankia (0,2%).

La situación se fue agravando en la Bolsa de Nueva York según avanzaba la sesión. El Dow Jones cerró con una caída del 3,24% (y más de 800 puntos) y el S&P 500 —que suma su peor racha desde diciembre de 2016— cedió un 3,15%. Uno de los protagonistas de los recortes fueron el sector de lujo, después de que LVMH alertase de un debilitamiento de la demanda en China, que llevó a Tiffanies, por ejemplo, a  caer un 10%.

IBEX 35 8.892,10 0,03%
EUR x USD 1,1516 0,559%
Petroleo Brent 80,170 1,110%

Las otras protagonistas fueron las tecnológicas. Netflix y Twitter cayeron más del 8% y Apple y Microsoft, más del 4%. Todo ello provocó que el Nasdaq viviese su peor sesión desde el brexit, con un recorte del 4%. En cuanto al Dow Jones y al S&P 500 es su peor sesión desde el pasado 5 de febrero, cuando la Bolsa de Nueva York llegó a desplomarse hasta un 6% y el Dow Jones vivió su mayor caída en cuanto a puntos de la historia.

Entonces fueron los temores a que un repunte más rápido de lo esperado acelerase el ritmo de alzas de tipos marcados desde la Fed lo que desató las ventas. Y esta vez ha sido el rally del rendimiento en el bono estadounidense a 10 años, que marca máximos de 2011 en el 3,17%.

El rally acumulado por los principales índices en los últimos nueve años sumado al repunte de las rentabilidades en el mercado de deuda despiertan los temores a una corrección que se vería acentuada con el trasvase de dinero de la renta variable a la fija. Esto cobra un sentido especial en momento de inestabilidad como el actual, con la volatilidad en máximos de abril. El bono americano es junto al alemán uno de los activos refugios por excelencia.

“El repunte de las rentabilidad en el mercado de deuda estadounidense obedecen a la fortaleza de los últimos datos macro y el endurecimiento del lenguaje por parte de la Fed ”, afirma Ignacio Victoriano, gestor de Renta 4. Con los ascensos de las últimas semanas los inversores ponen en precio la subida de tipos prevista para 2019. El experto cree que tras el movimiento de las últimas sesiones la deuda a 10 años no tiene mucho más recorrido, al menos en el corto plazo.

A los inversores les cuesta digerir los acontecimientos, pero por una vez en semana y media el detonante de las pérdidas no tuvo su origen en Italia sino en Alemania. El Gobierno de Angela Merkel hará mañana público su cuadro macroeconómico, pero hoy Reuters filtró las previsiones de crecimiento. Para 2018 estima que el PIB suba un 1,8%, cinco décimas menos del calculo previo, y lo rebaja del 2,1% al 1,8% para los próximos dos años. Las razones que alega el Ejecutivo son el debilitamiento del comercio, los riesgos derivados del brexit y la crisis en algunos países emergentes como Turquía y Argentina. Esto unido a unos débiles datos de exportaciones en agosto (cayeron un 0,1%) desataron las ventas en el Dax alemán, que cedió un 2,21%.

Con esta caída, la alemana se cuela como la tercera con peor desempeño en el año (-9,33%). Por delante se situarían el Mib italiano (-9,77%), presa de la incertidumbre política y la caída de la banca ante el alza de la prima de riesgo, y el Shanghai Composite (-17,5%), muy castigado por las tensiones comerciales y la política proteccionista de Donald Trump.

El resto de índices europeos y estadounidenses no lograron escapar las corriente bajista que recorrió la renta variable. A las caídas del anteriores se sumaron las protagonizadas por el Cac francés (-2,11%) y el Ftse británico (-1,27%).

El brent hizo un alto a los ascensos y cedió un 2,3%, hasta los 83 dólares. La compra de petróleo por parte de India a Irán contribuyen a rebajas las tensiones que genera las sanciones de EE UU. No obstante, los expertos creen que la inestabilidad en el mercado del crudo continuarán ante la posibilidad de que la OPEP haga caso omiso a las peticiones de Trump de aumentar la oferta.

Sin noticias de Italia, la calma regresa al mercado de deuda europeo. El bono a diez años cerró en el 3,5% y su homólogo español en el 1,6%. El riesgo país italiano cae de los 300 puntos básicos (298) y el de España se sitúa en los 107.

Normas