Musk vuelve a revolucionar el mercado: estudia recomprar Tesla por 62.000 millones

Tras la operación, la automovilística abandonaría la Bolsa estadounidense

La SEC ha suspendido la cotización después de que los títulos subieran hasta un 8%

Tesla
El fundador y director general de Tesla, Elon Musk. REUTERS

El fundador y director general de Tesla, Elon Musk, ha vuelto a revolucionar a los mercados con sus publicaciones en Twitter. El directivo, que ya ha realizado anteriormente bromas en la red social que han provocado a la automovilística grandes pérdidas en Bolsa, anunció en un tuit que estaría considerando recomprar Tesla por 420 dólares la acción (frente a los 368 con que cotizaba a media sesión del martes) en una operación que excluiría a la empresa de los mercados. Este precio supondría una prima del 23% respecto al precio de cierre de las acciones del lunes y valorar al fabricante de vehículos autónomos en 72.000 millones de dólares (62.000 millones de euros).

 

La reacción de los inversores fue inmediata y las acciones de Tesla llegaron a subir más de un 8%. Finalmente, el regulador del mercado estadounidense decidió suspender la cotización de la Tesla a la espera de alguna comunicación por parte de la empresa aunque Musk había confirmado la noticia en Twitter afirmando que la operación “ahorraría muchos dolores de cabeza”.

Asimismo, el directivo proporcionó más detalles sobre la posible compra. Aseguró que su objetivo es que los inversores de Tesla no pierdan sus participaciones para lo cual creará un fondo especial. No obstante, los accionistas también tendrán la opción de vender su participación al precio de 420 dólares por título. Preguntado en la red social sobre un posible cambio en la dirección de la empresa, Musk respondió que no habría ninguno, es decir, mantendría su puesto.

Finalmente, minutos antes del cierre del mercado, la empresa publicó en la web corporativa una carta del directivo que había sido enviada a sus empleados en la que explicaba la situación y señalaba que la decisión aún no había sido tomada y dependía aún del voto de todos los accionistas.

"La razón para hacer esto (estudiar la recompra y salir de los mercados) es crear un ambiente en el que Tesla pueda operar lo mejor posible. Como una compañía pública, estamos sometidos a fuertes movimientos en el precio de nuestras acciones que pueden ser una gran distracción para quienes trabajan en Tesla, todos accionistas de la compañía", explica Musk. Asimismo, el directivo comenta que cotizar en Bolsa supone una presión añadida para la compañía al tener que dar cuentas de los resultados trimestrales y tomar decisiones que a corto plazo pueden ser adecuadas, pero no a largo, así como una amenaza puesto que un gran número de personas tienen como "objetivo atacar a la compañía".

Los inversores llevan todo el año mirando con lupa los resultados de Tesla después de que Musk prometiera que conseguiría que la empresa lograra beneficios. Si la empresa dejara de cotizar en Bolsa, el directivo se libraría de este fuerte escrutinio.

Esta no ha sido la única noticia que ha movido los títulos de la automovilística estadounidense. Financial Times publicó que el fondo soberano de Arabia Saudí (PIF, por sus siglas en inglés) habría adquirido en lo que va de año una participación de entre el 3% y el 5% de la compañía, es decir, entre 1.700 y 2.900 millones de dólares, al precio actual de cotización. Según publicó el periódico británico, el fondo, liderado por el príncipe Mohammed bin Salman, mostró primero interés por hacerse con las acciones emitidas recientemente por la compañía.

Normas