Carmena y DCN vuelven a rebajar la edificabilidad de la Operación Chamartín

Ayuntamiento y promotora llegan a un nuevo acuerdo sobre Madrid Nuevo Norte

Fomento espera que el proyecto obtenga la aprobación inicial en julio

Carmena y DCN vuelven a rebajar la edificabilidad de la Operación Chamartín

Un nuevo acuerdo sobre lo ya acordado. No es un trabalenguas. Es el compromiso al que acaban de llegar por segunda vez en ocho meses el Ayuntamiento de Madrid liderado por Manuela Carmena (Ahora Madrid) y la promotora Distrito Castellana Norte (DCN) sobre la Operación Chamartín, rebautizada desde julio como Madrid Nuevo Norte. Las partes acaban de pactar otra rebaja en la edificabilidad de ese ámbito en 200.000 m2, que se queda ahora en los 2,6 millones de metros cuadrados. También se reduce en 500 el número de viviendas, hasta las 10.500, muy lejos de las 19.000 previstas en el anterior plan de Ana Botella (PP) de 2014.

El Ayuntamiento, el Ministerio de Fomento y la empresa promotora DCN –propietaria de la mayor parte de los terrenos- ya pactaron el julio del pasado año el proyecto de Madrid Nuevo Norte, que debía cerrar la herida abierta en el mapa de la ciudad en el entorno de la Estación de Chamartín. Entre otros compromisos, el desarrollo pasaba de manos privadas de DCN (controlada en un 75% por BBVA y en un 25% por San José) al Consistorio.

Según el calendario pactado en ese momento, debería haber contado ya con la aprobación inicial municipal en diciembre, pero ante la preocupación de la compañía y del departamento de Íñigo de la Serna, la concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible dilató los trámites de la autorización, oficialmente por las complicaciones del proyecto, aunque también se había encontrado con el rechazo de los concejales de Ganemos Madrid (IU y Anticapitalistas) del propio equipo de Gobierno de Carmena.

Ahora se conoce que se ha vuelto a buscar un nuevo acuerdo con DCN y Fomento, en el que se rebaja la edificabilidad, se limitan las viviendas en la zona más cercana a la estación de Chamartín llevando el área residencial al área más al norte. Como estaba previsto, cerca de la estación estarán los rascacielos de oficinas.

DCN registró ayer en el Ayuntamiento la documentación del nuevo proyecto pactado, que vuelve a quedar pendiente de la tramitación del equipo de Carmena como modificación del plan urbanístico. Deberá contar antes con una informe mediambiental, para pasar más tarde por comisión de urbanismo y finalmente por el Pleno. Finalmente, tendrá que ser la Comunidad de Madrid quien dé la luz verde definitiva.

De la Serna, en un desayuno informativo, explicó este martes que prevé que en el mes de julio se proceda a la aprobación inicial y que a finales de año finalice su tramitación. Fomento es parte en esta operación porque el administrador ferroviario Adif es el gran propietario de esos terrenos, otorgando una opción de compra por 1.200 millones de euros otorgada a DCN.

Los nuevos detalles

Se proponen cuatro ámbitos de actuación: centro de negocios junto a la estación; Fuencarral-Malmea; Fuencarral-Tres Olivos y Fuencarral-Las Tablas y un área con ordenación a concretar junto a la definición de la futura estación. Se excluyen de la ordenación los suelos destinados a sistema general viario y ferroviario que no son objeto de transformación.

El uso mayoritario al sur de la M-30 será el terciario de oficinas (1.220.000 m2), muy vinculado a la propia estación de Chamartín, manteniendo la presencia complementaria de vivienda (260.000 m2). Al norte de la M-30 el uso mayoritario será residencial, 715.030 m2 en Fuencarral-Malmea y Fuencarral-Tres Olivos (7.150 viviendas) y 75.700 m2 en la zona de las Tablas (757 viviendas); pero también contará con presencia localizada de actividad económica, 251.225 m2 en la zona de Fuencarral-Malmea y Tres Olivos y 140.610 m2 en la zona de Las Tablas.

Vivienda

El nuevo plan propone la construcción de unas 10.510 viviendas. De ellas, un 20% serán protegidas (2.100 aproximadamente), frente al 10% del total que exige la actual Ley del Suelo. La cesión de aprovechamiento de los promotores al Ayuntamiento de Madrid se concretará preferentemente en uso residencial de forma que a las 2.100 viviendas protegidas, que se cederán al Ayuntamiento, se le añadirían otras calificadas como libres. Esto se traduce en que el municipio dispondrá de un importante parque para desarrollar políticas públicas de vivienda. La edificabilidad residencial total en el conjunto de los ámbitos sur y norte de la M-30, se situará en 1.050.700 m2.

Centro de Negocios

Al sur de la M-30, se ubicará el gran Centro de Negocios en el entorno de la estación de Chamartín y junto al nuevo intercambiador modal de transporte. Se asignan 1.040.000 m2 edificables para ese Centro de Negocios que se ampliarán con otros 180.000 m2 edificables que se construirán dentro del ámbito de la propia estación.

Para evitar la especialización funcional, el uso de oficinas estará acompañado de 260.000 m2 de edificabilidad residencial (unas 2.600 viviendas de las que un 20% serán protegidas). La edificabilidad lucrativa total al sur de la M-30 se situará entre 1.300.000 m2, sin incluir la edificabilidad a desarrollar en el entorno de la estación de Chamartín, y 1.480.000 m2 incluyéndola. La reforma y modernización de la estación de Chamartín aparece como uno de los puntos clave del nuevo plan.

Normas