Así es la nueva ‘Operación Chamartín’: 11.000 viviendas, reforma de la estación y un centro de negocios

Acuerdo inicial entre Fomento y Madrid, que debe desarrollarse durante el próximo año y medio

La promotora debe acometer la inversión para las redes de metro y del Canal de Isabel II

Casi un cuarto de siglo ha pasado desde que se comenzara a hablar del desarrollo urbano del tramo final del Paseo de la Castellana, en Madrid. Discrepancias continuas entre las partes han dilatado el que, según el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, es “el mayor proyecto urbanístico de Europa”. Ayer, tras ocho meses de intensas reuniones, el Ayuntamiento de Madrid, Fomento, y la empresa DCN, presentaron un acuerdo para desatascar el plan.

El sellado por las partes es un acuerdo que incluye 19 puntos que deberán ser desarrollados durante el próximo año y medio y que deberá desembocar en un nuevo plan general de ordenación urbana, que está previsto para el último trimestre de 2018. El punto más inmediato es que Fomento, Adif y Renfe ya han solicitado la suspensión de los recursos presentados ante la justicia contra la paralización del plan anterior por parte del consistorio, el pasado año.

La alcaldesa, Manuela Carmena, señaló ayer en la presentación conjunta que el acuerdo es “solo el principio” y que “hay que seguir trabajando” para terminar de desarrollar el plan. Por su parte, el ministro aseguró que ha sido una “situación complicada” la vivida hasta ahora pero que se abre tras el acuerdo una “oportunidad” de desarrollo de la capital.

Lo que se avanzó ayer fue el reparto de superficies para las distintas áreas incluidas en el plan. El conjunto, que ahora pasa a denominarse Madrid Nuevo Norte, alcanzará los 2,68 millones de metros cuadrados, lo que supone un recorte del 20% frente al plan anterior.

Un 35% menos de viviendas

El plan se estructura en dos grandes áreas. Una, al sur de la Calle 30, dedicada a crear un centro de negocios, que ocupará en torno a 1,5 millones de metros cuadrados. Si bien, esta zona incluirá un área residencial de entorno a 300.000 metros cuadrados, con dotaciones deportivas, de ocio y parques. “No queremos un área de negocios como en otras ciudades, que al llegar la noche quedan vacías”, apuntó Antonio Béjar, presidente de DCN, empresa conjunta de BBVA y Grupo San José, adjudicataria del desarrollo de los terrenos propiedad de Adif sobre los que gira el proyecto.

Miguel Hernández, representante de DCN, aseguró que el proyecto de área de negocios contempla un plan de sostenibilidad. Además, asegura que generará actividad económica ya que “crea productos que hasta ahora eran escasos en Madrid”.

Al norte de la circunvalación se situará el resto del proyecto, con un diseño eminentemente residencial. En total, todo el proyecto supone la creación de 11.000 viviendas, un 35% menos de lo previsto en el anterior plan, pero más de las propuestas por el Ayuntamiento. El 37% de las viviendas, 4.100, serán de uso público. En esta zona se ubicará también el deposito de autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid, que se trasladarán desde Fuencarral.

El nuevo plan urbanístico situará la estación de Chamartín como el centro de todo el desarrollo. El ministro de Fomento señaló que se ampliará y se convertirá en “la más importante de España”. En concreto, según explicó Julio Cintora, representante de Adif en las negociaciones, se ampliará su capacidad de 21 vías a 31. De estas, 13 serán de cercanías, y el resto destinadas a alta velocidad, pasando de las seis actuales a 18. De la Serna apuntó que será el centro del futuro AVE a la cornisa cantábrica. Además, tanto Renfe como Adif ubicarán sus nuevas sedes corporativas dentro del complejo de la estación.

Respecto a la inversión del proyecto, De la Serna aseguró que todavía no se ha hecho una nueva estimación para el renovado plan, sin embargo apuntó que previsiblemente rondará los 6.000 millones previstos en el anterior.

El Ayuntamiento sí detalló que será DCN la que asuma el coste las nuevas actuaciones en la red de Metro y el Canal de Isabel II. Además, el consistorio se hace cargo de la remodelación de los nidos norte de la Calle 30, cuyo proyecto ya se está redactando.

El proceso que queda

Nuevo PGOU. Ahora, el Ayuntamiento de Madrid tiene que diseñar un nuevo Plan General de Ordenación Urbana, cuya aporbación está prevista para el último trimestre de 2018. Posteriormente, la Comunidad de Madrid deberá dar el visto bueno. Engracia Hidalgo, consejera de Economía, aseguró que apoyarán el proyecto siempre que sea “un buen desarrollo para los intereses de los habitantes”.

Búsqueda de apoyos. El equipo de gobierno, se Ahora Madrid, debe lograr el apoyo del pleno. Tanto el PSOE, su socio, como el PP y Ciudadanos han optado por esperar a conocerse todos los detalles del acuerdo antes de anunciar su apoyo o rechazo. El problema puede llegar desde dentro de su propio grupo municipal, formado por la coalición de Podemos y Ganemos. Esta segunda organización, en la que participan Izquierda Unida y otras asociaciones, aseguró que “no hay nada que celebrar” al entender que es un urbanismo que beneficia a unos pocos.

Normas
Entra en EL PAÍS