Los fondos europeos se deshacen de ‘high yield’ al mayor ritmo desde 2013

Son el activo con más reembolsos, por 16.750 millones de euros este año

La deuda pública concentra las mayores compras en Europa en 2018

fondos de inversion pulsa en la foto

El primer trimestre ha traído más turbulencias de las imaginadas por los inversores, que no solo han comenzado a asumir finalmente que el final de los estímulos de los bancos centrales trae necesariamente un escenario de mayor volatilidad e incertidumbre sino que también afrontan nuevos eventos como la amenaza de guerra comercial lanzada por Donald Trump o la crisis reputacional que azota a Facebook. Esta ha afectado al conjunto de valores tecnológicos, sobre los que también lanza sus dardos el presidente estadounidense.

Este nuevo entorno, en el que los mercados están dejando de transitar por el camino de rosas que largo tiempo han allanado los bancos centrales, deja importantes caídas en Bolsa pero es en los bonos de alto rendimiento o high yield donde más se están concentrando las ventas y el nerviosismo de los inversores. Los reembolsos realizados por los fondos de inversión europeos en activos high yield se elevan en lo que va de año a los 20.602 millones de dólares (16.750 millones de euros), según datos recabados por Bank of America Merrill Lynch. Y en marzo han alcanzado la mayor cifra mensual desde 2013.

Los bonos high yield se habrían convertido así en el activo más sensible a las turbulencias del mercado. A estos bonos de alto rendimiento llegó la inversión en abundancia, en busca de la rentabilidad que ya no daba la deuda soberana y la corporativa de mayor calidad y en las que las compras de los bancos centrales habían dejado las rentabilidades en mínimos. Pero el cupón que ofrecen los bonos high yield, con calificación crediticia de bono basura, es mayor, a cambio también de asumir más riesgo.

Esas rentabilidades han atraído a inversores con un perfil de riesgo habitualmente más moderado y que ahora estarían deshaciendo posiciones, en un mercado sobre el que muchos advierten del riesgo de una menor liquidez, que puede amplificar la corriente de ventas en un momento como el actual. Solo en la semana pasada, los reembolsos de los fondos europeos en high yield alcanzaron los 1.619 millones de dólares, concentrados en su mayoría en bonos high yield estadounidenses (734 millones de dólares), por 406 millones en bonos europeos y otros 479 millones de dólares en bonos high yield de otras zonas.

Las entradas en Bolsa alcanzan los 7.000 millones hasta abril, aunque tras reembolsos de 3.780 millones la semana pasada

Los reembolsos realizados por los fondos europeos en el primer trimestre se extienden no solo al high yield sino al conjunto de la deuda corporativa. Así, en el acumulado hasta marzo hay ventas en activos de deuda con grado de inversión por un total de 912 millones de dólares. Algunas firmas de análisis ya han comenzado de hecho a desaconsejar la deuda corporativa, en especial los activos de mayor riesgo como el high yield, donde ya no compensaría como antes la rentabilidad en función al riesgo que se asume.

En UBP apuntan que las rentabilidades de los bonos high yield a nivel global se han ampliado sustancialmente, alcanzando un 2,9% en Europa y un 6,2% en EE UU. “Pese a estas cifras positivas y teniendo en cuenta las expectativas de subida de tipos y los márgenes ajustados, la relación riesgo-beneficio en este tipo de activos parece menos atractiva que en el pasado”, advierten desde UBP. Desde Axa IM, su director de inversiones y responsable de renta fija, Chris Iggo, puntualiza que la tasa de impagos del high yield permanece en niveles muy bajos y considera que este mercado ofrece “un valor relativo razonable” frente a la curva de tipos en Estados Unidos y Europa. 

El contrapunto al high yield lo ponen las fuertes entradas de fondos europeos en deuda soberana, que ha recuperado su condición de refugio pese a las bajas rentabilidades, y que atrae 11.869 millones de dólares en el trimestre.

Ventas en Bolsa

En la semana pasada, las ventas de los fondos europeos se concentraron en renta variable, con reembolsos por 4.673 millones de dólares (3.780 millones de euros), según los datos de flujos de fondos de BofAML. Es cierto que, en lo que va de año, estos fondos se han posicionado en cambio en renta variable, con entradas por 8.609 millones de dólares (7.000 millones de euros), a los que se suman otros 5.329 millones en ETF de Bolsa.

Normas