Los siete gigantes de internet pierden un cuarto de billón de euros tras la crisis de Facebook

Los inversores temen una mayor regulación tras la fuga de datos de la firma pilotada por Zuckerberg

El accidente del coche de Uber influye en otras firmas cotizadas y Oracle golpea a Google

Los siete gigantes de internet pierden un cuarto de billón de euros tras la crisis de Facebook Ampliar foto

Los inversores sienten miedo y han dado al botón de venta en el sector tecnológico. En las últimas sesiones, sin discriminar entre tipos de negocio, los números rojos imponen su ley arrastrando no solo a Facebook sino también a Twitter Net­flix, Alphabet, Apple, Amazon y Microsoft. Todas ellas han sufrido fuertes pérdidas en Bolsa durante las últimas sesiones, aunque no todas por la misma razón.

El descalabro en términos bursátiles de estos siete gigantes de internet suma más de 316.000 millones de dólares (más de 257.000 millones de euros) respecto a sus valoraciones a cierre del 16 de marzo. Facebook, la red social que provocó el seísmo en el sector tras conocerse la fuga de datos de 50 millones de usuarios, ha sido la gran damnificada, al haber perdido desde entonces cerca del 20% de su capitalización. Valía unos 540.000 millones de dólares y ahora poco más de 444.000 millones.

Pero ese escándalo también ha arrastrado a Twitter, que el martes se hundió un 12%. El temor a una nueva regulación más estricta sobre protección de datos llevó a la compañía del pájaro azul a sufrir su mayor pérdida porcentual en una jornada desde el 27 de julio de 2017 (hoy ha subido un 1,35%).

Está claro que la crisis de Facebook hace temer a los inversores un efecto dominó sobre todos los gigantes de internet, que amasan enormes cantidades de datos de sus usuarios, sobre los que basan sus negocios. Algo que puede llevar a que se efectúe un escrutinio férreo sobre ellas a ambos lados del Atlántico, y se establezcan nuevas reglas de juego que impacten en sus negocios.

Pero hay más. Al creciente temor a una mayor regulación tras el escándalo de Cambridge Analytica, se han sumado otras noticias negativas, que han provocado una tormenta perfecta. La supuesta intención de Donald Trump de cambiar el régimen fiscal de Amazon (según un reportaje de Axios el presidente de EE UU va "detrás" del gigante del comercio electrónico) y el hecho de que Canadá esté considerando imponer un impuesto sobre las ventas locales a Amazon y Netflix, provocó que este miércoles ambas firmas cayeran más de un 4% en Bolsa. Además, el Gobierno estadounidense sopesa aprobar de urgencia una ley prohibiendo inversiones chinas en cierta tecnología, como semiconductores y comunicaciones móviles 5G, áreas que ha definido como estratégicas.

Los descalabros no quedan ahí. Incluso el fabricante de tarjetas gráficas Nvidia, centrado en los últimos tiempos en la inteligencia artificial y el coche autónomo, sufre una oleada de órdenes de venta. “El accidente mortal sufrido por un vehículo sin conductor de Uber ha hecho saltar las alarmas en relación a los proyectos en marcha de conducción autómata”, dicen desde Link Securities. Arizona prohibió este lunes que los coches sin conductor de Uber circulen por su Estado y Nvidia, pionera en este campo, ha suspendido por ahora su programa de coches autónomos.

Tesla en caída libre

Este asunto también podría haber impactado a Google, cuya unidad Waymo es una de las más punteras en conducción autónoma, y a Tesla. Esta compañía, que también está siendo investigada tras un accidente mortal de un model X, sufrió una caída del 6% el martes y hoy se ha desplomado otro 7,7%. Y es que los inversores temen que, con estos accidentes mortales (el coche de Tesla podría haber ido en modo autopilotado), se retrasen muchos proyectos de conducción autónoma, es decir, que paguen justos por pecadores, pese a que parece estar demostrado que es una tecnología con un potencial enorme a la hora de reducir accidentes. 

En el caso de Tesla, la caída también se debe a que Moody's ha recortado la calificación crediticia de la firma a B3, seis escalones por debajo del grado de inversión. Y todo ello podría complicar aún más la delicada salud financiera de la compañía de Elon Musk, que también tendrá que aclarar por qué su coche accidentado se incendió tras el impacto.

Oracle golpea el valor Google

Por si faltaba gasolina que avivara el desplome de las tecnológicas, Alphabet (Google) ha sufrido un duro revés en la batalla judicial que mantenía por patentes con Oracle. Un tribunal de apelaciones de EE UU ha concluido que Google ha violado los derechos de autor del gigante del software al utilizar “de manera injusta” partes del lenguaje de programación Java al desarrollar el sistema operativo Android. Una pieza clave en el negocio móvil del gigante de internet. La resolución ha golpeado a Google en bolsa, no solo porque se teme que deberá afrontar una multa millonaria (Oracle le pedía 9.300 millones de dólares) sino porque la resolución puede impactar en la forma en que las tecnológicas hacen sus programas.

Normas