Carlos Espinós: "REE tiene capacidad financiera y puede apoyar el crecimiento de Hispasat"

El operador, clave en la batalla de opas por Abertis, ha vivido una etapa de fuerte crecimiento desde 2011

El CEO afirma que 2018 será el primer año de decrecimiento, y destaca que una posible salida a Bolsa sería positiva

hispasat
Carlos Espinós, consejero delegado de Hispasat.
 

Unos resultados récord en 2017 y el lanzamiento de su tercer satélite en un año, con inversiones cercanas a 1.000 millones de euros, dan idea de que el ritmo de trabajo en Hispasat no ha parado por la tormenta que arrecia. Abertis, tocada por dos opas, venderá su participación de control a REE. Eutelsat, segundo accionista, lleva dos años de salida. Y el Gobierno español ha puesto al operador de satélites en el epicentro de la batalla entre Atlantia y Hochtief por el control de Abertis. El consejero delegado de la compañía, Carlos Espinós, cumple siete años en el puesto, coincidiendo con la etapa de control de la concesionaria. Asegura tener preparada la compañía para el futuro y se ofrece a continuar con el próximo propietario, la pública REE. Bajo su punto de vista, la salida a Bolsa sería positiva, así como la apuesta por crecer en la banda ancha a través de alianzas.

Han conseguido más del 80% de ebitda sobre ventas y un alto beneficio en 2017…

Sí, pero el ejercicio ha sido complicado. Hispasat ha crecido año a año en los último siete, incluso en el periodo de crisis, pero somos una excepción en el sector. La fuente principal de nuestros ingresos, que es la capacidad espacial, no ha tenido un comportamiento positivo.

¿Y cuál ha sido la clave del crecimiento?

Hispasat realizó una apuesta estratégica cinco o seis años atrás que ha dado resultados. Apostamos por clientes operadores de telecomunicaciones. La negociación con ellos es complicada y la competencia con otros actores del mercado para atender sus servicios es muy compleja, pero son clientes sólidos. Hoy, nuestro top ten de clientes está copado por telecos. Vemos ahora que el resultado de esta directriz, gestionando la compañía con niveles de eficiencia muy altos, ha sido adecuado. Estamos dando márgenes de ebitda superiores al 80% todos los años.

"Espero que la reestructuración accionarial no llegue a cumplir los dos años porque nos encantaría tener un capital estable y tirar para adelante"

Es lo exigible a un operador de infraestructuras.

No, no… Entre el 50% y el 65% de margen hay unos cuantos competidores. SES, por ejemplo, está en el entorno del 65% al cambiar el modelo de negocio y soportar más gastos. Pero esto no es solo cuestión de números. En prácticamente un año hemos lanzado tres satélites con una inversión de 1.000 millones, lo que merece unos recursos y niveles de dedicación muy altos. Estos lanzamientos, el último hace pocos días, nos preparan para el futuro. En el ámbito regulatorio hemos obtenido licencias para poder operar en mercados que tradicionalmente estaban cerrados. Ahora toca consolidar lo que hemos hecho.

Todo ello con Hispasat envuelta en las opas por su accionista de control, Abertis; la intención de esta última de vender su participación a REE, y con el segundo accionista, Eutelsat, también de salida. Esta sí es la tormenta perfecta.

Todo esto empezó en el verano de 2016, y ya se hace largo. Tenemos claro que el camino de los accionistas es el de los accionistas y que el de las operaciones es el de las operaciones. Nosotros nos manejamos con la frase business as usual y nos olvidamos del resto.

Carlos Espinós: "REE tiene capacidad financiera y puede apoyar el crecimiento de Hispasat"

Pero este ruido, en un año intensivo en inversiones, ha debido afectar.

Desde el punto de vista de la gestión, hemos seguido subiendo al consejo todo aquel proyecto que valía la pena. Es evidente que la toma de decisiones no es tan fluida como en una situación normal, pero los accionistas han sido receptivos a las propuestas de la compañía. En ningún caso ha habido reacciones negativas, ni se ha puesto en tela de juicio si teníamos que continuar con las inversiones.

Sorprende esta situación…

Les aseguro que los accionistas han apoyado el desarrollo de Hispasat. El consejo ha manejado la situación razonablemente bien.

"Somos el tractor de la industria espacial española, con un retorno en generación de actividad para otras compañías superior a los 1.000 millones"

Su empresa también está bajo la lupa del Gobierno por los cambios accionariales, ¿esto tampoco influye en el día a día?

No, para nada, aunque alarga los procesos. Espero que la reestructuración accionarial no llegue a cumplir los dos años porque nos encantaría tener un capital estable y tirar para adelante. Pero como pregunta por el Ejecutivo, le diré que tenemos cuatro unidades del Gobierno dentro del consejo de administración, cada una con su visión sobre la compañía.

Hispasat es empresa estratégica para el Estado desde hace décadas, reservándose una especie de acción de oro ¿Merece tal protección?

Dentro de los términos estrategia y estratégico cabe todo. Hispasat tiene distintos papeles dentro del sector: es la octava compañía del mundo; desplegamos servicios relevantes en la Península Ibérica, Norte de África y Latinoamérica; es el tractor de la industria espacial española, con un retorno en generación de actividad para otras compañías superior a los 1.000 millones. ¿Estos papeles son esenciales? Yo creo que sí. Pero tampoco me ha preocupado nunca si estaba protegido o no porque Hispasat lleva esta labor dentro de su ADN. No creo que cambie la forma de actuar, al menos mientras yo esté aquí. Además de todo esto, tenemos el 43% de Hisdesat, que presta servicios a la Administración, incluido Defensa. ¿Es esto estratégico?

REE, empresa controlada por el Estado, será el próximo accionista de control. ¿Cómo concluye la etapa de Abertis?

Calificaría este periodo entre muy bueno y extraordinario. Entré en la compañía en mayo de 2011, cuando Hispasat operaba en dos posiciones orbitales y hoy lo hace en siete. Teníamos cinco satélites y ahora contamos con 11. Hemos atravesado una crisis global, aún permanece la del sector, e Hispasat se ha comportado muy bien.

¿Y qué espera del próximo propietario?

"REE es una compañía de infraestructuras; entiende que este no es un negocio especulativo; sabe que para obtener retornos hay que hacer inversiones"

Si entra quien hasta ahora ha manifestado esa voluntad (por REE), y además está bien visto por el Gobierno, será positivo. REE es una compañía de infraestructuras; entiende que este no es un negocio especulativo; sabe que para obtener retornos hay que hacer inversiones, y está acostumbrada a moverse en un negocio razonablemente similar al nuestro. Además, REE tiene una situación financiera muy buena, fuerte, y eso es positivo para nosotros. Si entienden el negocio de las infraestructuras y tienen capacidad financiera, lógicamente apoyarán el crecimiento de Hispasat.

Pero tiene limitaciones para mezclar negocios regulados con su nueva actividad en telecos…

Lo que no puede verse afectado es el coste de la prestación de los servicios de energía. Si el nuevo negocio va mal, no puede ser que para compensarlo acaben subiendo la factura de la luz. Es una compañía que entiende el mundo de las infraestructuras y con capacidad para abordar, potenciar y empujar los negocios. ¿Está controlada por el Estado? La verdad es que tiene un alto porcentaje del capital colocado en Bolsa. No solamente es la SEPI la que controla como accionista de referencia, sino que tiene que responder a las obligaciones de las bolsas y explicar su evolución a los inversores, así como sus proyectos, rentabilidades y todo lo demás.

¿Debería ser Hispasat una empresa cotizada a medio plazo?

La salida a Bolsa es una vía para obtener financiación ante posibles proyectos. Siempre ha estado entre nuestras alternativas. Pero es que, hasta ahora, la posición financiera de Hispasat ha estado muy saneada. No hemos tenido necesidad de financiación adicional ni de los accionistas. Todo el plan de despliegue se ha financiado con los recursos que genera la compañía.

Pero el estar cotizado es también una forma de generar confianza ante los clientes.

Es lo que les decía de REE, es una compañía que tiene como accionista de referencia a la SEPI, pero sometida al escrutinio de los mercados. Hay que cumplir con una serie de obligaciones. En el momento en que necesitemos fuentes de financiación adicionales, y los accionistas lo vean bien, las buscaremos.

Carlos Espinós: "REE tiene capacidad financiera y puede apoyar el crecimiento de Hispasat"

¿Sería positivo para la empresa?

Si somos capaces de mantener la gestión que hemos realizado hasta ahora, creo que el resultado de una operación en los mercados sería positivo. Hemos mantenido más de un 80% de ebitda sobre ventas, y eso es importante. Tenemos una cartera de contratos de cerca de cinco años y somos el octavo operador de satélites del mundo en tamaño.

¿Su ciclo acaba con Abertis o puede tener continuidad?

No se acaba con Abertis. A mí me gusta lo que hago, estoy encantado. Desde mi perspectiva, no finaliza aquí. No obstante, es una pregunta que habrá que hacer a los accionistas.

Para que siga el crecimiento, ¿cómo va a ser 2018, qué perspectivas maneja?

Será muy complicado. En 2017 nos finalizó un contrato que se perdió años atrás, el de prestación de servicios de la antigua Digital+, ahora Movistar. Remontar esa pérdida en un año es casi imposible. Su impacto es un escalón de golpe. Va a ser el primer año de nuestra historia en el que vamos a decrecer.

¿Qué vías hay para compensar la pérdida del contrato de Digital+?

El sector ha entrado en una fase de cambio. Hay una necesidad de conectividad para el 100% de la humanidad. Nuestros clientes quieren más ancho de banda por menor precio. Esto, con las tecnologías y los modelos del negocio del pasado no era posible. Además, surge la televisión bajo demanda, y tenemos que ver el papel que juega el satélite.

"Si somos capaces de mantener la gestión que hemos realizado hasta ahora, creo que el resultado de una operación en los mercados sería positivo"

¿Va a haber más contratos como el firmado con Eurona en la banda ancha?

Esa es una de las tendencias de futuro. Cuando definimos el plan estratégico, una de las prioridades fue la banda ancha. Al enfocar este negocio, buscamos un papel más activo y alianzas, como la de Eurona. Ese tipo de acuerdos con una participación más alta de Hispasat, en la que también promocionamos el servicio, es lo estamos desarrollando en España y Latinoamérica.

Ahora, ¿cuál es el peso de banda ancha y televisión en las cuentas de Hispasat?

En la actualidad es 50%-50%, pero eso va a cambiar. El audiovisual se va a quedar ahí, pero lo que va a subir son la conectividad y los datos. Además, a final de este año, casi un 70% de nuestros ingresos vendrán de América, especialmente de Latinoamérica.

¿Queda pendiente algún lanzamiento?

No, estamos ya en la fase de ver qué hacemos en el futuro. A final de este año tendremos que empezar a pensar y diseñar el reemplazo del Amazonas 2, que está previsto para 2022.

¿Cuál es el estado de salud de la industria aeroespacial en España?

La industria espacial española es de calidad. Los productos que desarrollan son buenos. Tenemos una empresa que es líder, como GMV, contratada por todas las compañías del mundo. Pero crecer fuera no es fácil. En todos los países no se contrata lo mejor, sino lo de casa.

Normas