Entrevista a Carlos Espinós, consejero delegado de Hispasat

“Hispasat analizará opciones para crecer hacia el Este”

Carlos Espinós, consejero delegado de Hispasat.
Carlos Espinós, consejero delegado de Hispasat.

Carlos Espinós, consejero delegado de Hispasat, vuelve a estar de celebración tras ser elegido el mes pasado ingeniero de telecomunicaciones del año por el Colegio Oficial y la asociación española de este colectivo. Su compañía cumple hoy 25 años. Atrás queda la transición de empresa pública a privada, con la toma de control por parte de Abertis, y ahora se afronta el crecimiento con nuevos lanzamientos y la búsqueda de oportunidades en Oriente Medio y Asia. “Ya sea por la incesante innovación o por la necesidad de concentración de operadores, las telecomunicaciones siguen siendo un hervidero pese a la crisis”, comenta.

 

Pregunta. Hispasat tiene aspiraciones de jugar en la primera liga mundial de los satélites. ¿Cómo se consigue?

respuesta. Vamos hacia las zonas que ofrecen oportunidades. Ya estamos con posición relevante, cartera de clientes y proyectos a largo plazo en Europa y en Latinoamérica. Hemos aguantado la crisis, pero la situación económica ha reducido el mercado de telecomunicaciones. Por tanto, nuestra posición en Europa es estable o con ligero decrecimiento, lo que nos lleva a tratar de consolidarnos aún más en Latinoamérica y analizar las oportunidades para crecer hacia el Este del planeta.

P. ¿El parón en Europa y EE UU tiene que ver con la economía o con el desarrollo de otras tecnologías?

r. En ambas áreas hay una alta penetración de las redes terrestres y se siguen desplegando tanto la fibra óptica como la red de celulares. Además, la demanda gubernamental de servicios satelitales decrece por razones presupuestarias.

P. ¿Un mayor desarrollo en América pasa por acuerdos con otros operadores, como el cerrado con Intelsat, o por la toma de nuevas posiciones?

r. Nuestro crecimiento se basa en tres pilares. El primero es orgánico, con la posibilidad de abrir y operar alguna nueva posición para cubrir áreas geográficas de interés, incluida Latinoamérica. La segunda vía es la de los acuerdos y alianzas a largo plazo, lo que te permite llegar al mercado más rápido que abriendo nuevas posiciones orbitales. La tercera son las operaciones societarias. En el último apartado le diré que si vemos oportunidades en las áreas geográficas que nos interesan, las evaluaremos.

P. ¿Qué potencia de tiro tiene Hispasat para acometer adquisiciones?

r. Contamos con una posición financiera fuerte, un nivel de endeudamiento bajo, de 2,5 veces nuestro ebitda, y unos accionistas muy sólidos. El hecho de que Abertis haya tomado una posición de control refuerza aún más nuestro potencial. Seguramente que vayamos a soluciones que utilicen la capacidad financiera propia complementada en parte por los accionistas. Los programas en marcha, con tres satélites en construcción, se cubren con la caja y nuestro endeudamiento podría subir a 2,9 veces el ebitda en la fase alta de desarrollo del plan de negocio. Hay margen.

P. ¿Necesitará Hispasat recurrir al mercado de bonos o incluso salir a Bolsa a medio plazo?

r. Trabajamos para acceder a todas las formas de financiación posibles. De hecho, en el marco de las operaciones de crecimiento, analizamos emitir bonos. En cuanto a la Bolsa, un paso así no respondería a una necesidad de financiación a corto plazo y habría que ver ventajas e inconvenientes.

P. Sus dos principales accionistas, Abertis y Eutelsat, han mantenido un sonado pulso. La primera se vio forzada a salir del capital de la segunda al carecer de posibilidades de controlarla. ¿Están alineados en Hispasat?

r. Ambos apoyan nuestro desarrollo.

P. ¿Puede mantenerse en el consejo uno de los principales rivales?

r. Nos encontramos en el mercado, pero tanto Hispasat como Eutelsat somos cuidadosos en cómo manejamos la información crítica a nivel interno.

P. ¿Necesitan dar entrada a otros socios, quizás de perfil financiero?

r. Tenemos estabilidad con un accionista de control con voluntad de crecer; el tercer operador mundial de satélites, que puede aportar conocimiento, y la Administración española, clave porque muchos de los servicios se prestan a través de las Administraciones.

P. ¿Podría reabrirse la toma de la israelí SpaceCom?

r. Las operaciones tienen su momento y si este se alarga demasiado se pierde el foco. Desde luego, el momento ha pasado. Sí les diré que era una operación que encajaba desde el punto de vista de negocio y eso no cambia de la noche a la mañana. Si vuelve a surgir, es muy posible que la volvamos a analizar.

P. ¿Debemos esperar mayor concentración en el sector?

r. Creo que sí. Hay fuerte atomización entre los operadores en Asia, Europa del Este, Oriente Medio y Australia. Hoy son operadores semipúblicos y la concentración debe venir con su privatización.

P. ¿Asia está lejos para Hispasat?

r. También está lejos América y allí estamos. El desarrollo de infraestructuras terrestres en Asia es menor que en otros lugares y las necesidades de telecomunicaciones son una realidad.

P. ¿Y el mercado africano?

r. Nos interesa, pero empezar de cero no está en nuestros planes. Ya hay muchas iniciativas y satélites sobre África.

A punto de cerrar la crisis del Amazonas 4

P ¿Qué hay del fiasco del Amazonas 4? ¿Cómo está la situación meses después?

R Estamos en la fase final de la negociación con las aseguradoras. Desde un punto de vista patrimonial y financiero, no hay impacto de ninguna clase.

P ¿Cuánto se reclama a las aseguradoras?

R No puedo responder a esa pregunta.

P ¿A qué nivel operativo está ese satélite?

R A más de un 50% de capacidad.

P ¿Seguirá funcionando o se sustituirá por otros?

R El Amazonas 4 estaba destinado cien por cien a crecimiento. No era un satélite que reemplazaba capacidad, por lo que insisto en que el impacto a nivel operativo no existe. Hemos tenido que adaptar el plan de negocio a un ajuste de la capacidad sin perder posición en el mercado. Y eso no es algo sencillo porque hay que abordar movimientos de capacidad para aflorar capacidad. El Amazonas 4A será sustituido por el Amazonas 5, que también incluirá la capacidad del 4B. Por tanto, una de las decisiones es que el Amazonas 4B, que no tenía un nivel de desarrollo elevado, se queda en stand-by.

P ¿Y el 5 llegará en 2016?

R A principios de 2017. Pero antes, a finales de 2015, lanzaremos el AG1 en la posición 36. Parte de su capacidad está destinada a Latinoamérica.

P ¿Mantiene el plan de 1.000 millones de inversión en lanzamientos en cuatro años?

R Lo mantenemos. Pero siempre puede haber ciertos deslizamientos en el tiempo.

P ¿Cómo están equilibrados los ingresos en este momento por segmentos?

R Tenemos un portfolio de productos, contando con las dos zonas de Latinoamérica y Europa, en el que el vídeo aporta el 50% de los ingresos. El resto procede de los otros servicios de conectividad. Lanzamos la primera banda Ka en Latinoamérica. Estamos intensificando todos los servicios basados en la banda Ka, relacionados con conectividad y banda ancha. También prestamos mucha atención a los DTH [Televisión Digital Vía Satélite]. En la medida en que podamos crecer en la difusión de televisión y radio, lo haremos.