Bruselas amenaza a Trump pero confía en que retire los aranceles a la siderurgia

"Estamos listos para responder en el marco de la OMC", asegura la comisaria Mallström

"En una guerra comercial en la que no habrá vencedores, solo perdedores"

comercio exterior
Imagen de la terminal de contenedores del Puerto de Barcelona.

La Comisión Europea todavía espera evitar una guerra comercial con EE UU pero este miércoles ha elaborado un borrador de la larga lista de exportaciones estadounidenses que sufrirán una subida de aranceles si el presidente Donald Trump confirma su intención de imponer nuevos  aranceles al acero (25% para las importaciones desde cualquier país) y el aluminio (10%).

El listado que ha podido consultar CincoDías prevé un castigo arancelario por valor de 2.800 millones de euros, una cifra que se alcanzará elevando los impuestos de entrada a productos tan variados como calzado, camisetas y pantalones, motores de embarcaciones o arroz.

La lista se someterá a consulta con los Estados miembros de la UE. Y se aplicará de forma gradual en caso de que EE UU imponga los nuevos aranceles, una medida que podría ser efectiva a finales de esta semana o principios de la próxima, según ha indicado este miércoles la Casa Blanca.

Aun así, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, todavía mantiene la esperanza de que Washington reconsidere su postura sobre unos aranceles que ha calificado como "profundamente injustos". Malmstrón ha insistido, durante una rueda de prensa en Bruselas, que los argumentos de seguridad nacional invocados por Trump son una mera maniobra "para camuflar una medida proteccionista".

El departamento de Malmström calcula que el proteccionismo de Trump afectará a exportaciones europeas de acero y aluminio por un valor de 6.400 millones de euros sobre un total de 14.000 millones de euros. La represalia preparada por la comisaria se limita a 2.800 mlllones para garantizar que los aranceles europeos cumplen con la normativa de la Organización Mundial de Comercio.

En las guerras comerciales no hay vencedores, solo vencidos, avisa Malmström

 

La OMC permite adoptar medidas de "reequilibrio" cuando un país, en este caso EE UU, adopta medidas contra productos cuya exportación no ha aumentado. Bruselas calcula que en el caso del acero y aluminio las exportaciones europeas que cumplen ese criterio tienen un valor de 2.800 millones por lo que el castigo se limitará a esa cantidad. "Eso prueba que no estamos propiciando una escalada, solo respondiendo", señala una fuente de la Comisión.

"El proteccionismo no es la respuesta", ha subrayado Malmstróm. "En las guerras comerciales no hay vencedores, solo vencidos", ha añadido la comisaria sueca.

Bruselas también planteará un pleito ante la OMC y adoptará medidas de salvaguarda por si el proteccionismo de Trump provocase una desviación de acero y aluminio internacional hacia el mercado europeo.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ya alertó la semana pasada de la posibilidad de gravar algunos productos icónicos para Estados Unidos y con implantación en áreas de voto republicano, como el Bourbon (Tennessee), las motocicletas (Harley Davidson está basada en Wisconsin) o los vaqueros Levi's.

Malmström también ha mencionado hoy el zumo de naranja, los arándanos y la crema de cacahuetes, entre los productos que serán golpeados por un incremento arancelario si Trump sigue adelante con su idea. El castigo europeo de 2.800 euros se repartirá en partes casi iguales de 900 millones de euros entre productos del acero, productos agrícolas y productos industriales.

La advertencia europea llega precisamente en una jornada en la que el miedo a la guerra comercial se ha reavivado, con la dimisión de Gary Cohn, principal consejero económico de la Casa Blanca y hombre contrario a las barreras comerciales. La salida de Cohn supone una derrota para el ala más tradicional del partido republicano, partidaria del libre comercio. Paul Ryan, líder parlamentario del partido, se declaró la semana pasada muy preocupado por el riesgo de guerra comercial.

Donald Trump volvió a elevar el tono ayer, al asegurar que "la Unión Europea no nos ha tratado bien, y ha sido una situación de comercio muy, muy injusta", en una conferencia de prensa junto al primer ministro sueco, Stefan Löfven, en la Casa Blanca. Es, aseguró, "casi imposible hacer negocios con ellos".

"Si podemos llegar a un acuerdo con Canadá y México sobre el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), no habrá razón para imponer los aranceles a Canadá y México. Pero con otros países, no tendremos esa opción, a no ser que puedan hacer algo por nosotros", indicó Trump.

Normas