Fernando Maldonado (KPMG) “El número actual de bancos en España es el adecuado”

“En los próximos 24 meses las subidas en Bolsa y la rentabilidad de la banca española serán muy destacadas”

“Bajar de manera ostensible el número de entidades no es positivo para el consumidor”

KPMG
Fernando Maldonado, director general de corporate finance del sector financiero de KPMG

Fernando Maldonado se incorporó a KPMG en 2017. Cuenta con más de 20 años de experiencia en banca de inversión, tanto en Londres como en Madrid, y ha liderado operaciones de M&A y de mercado de capitales, incluidas salidas a Bolsa. Hasta su incorporación a KPMG, Maldonado era presidente de la sociedad de valores de Credit Suisse y el máximo responsable de banca de inversión para España y Portugal. Anteriormente trabajó en Bank of America y Goldman Sachs en Londres. Su visión actual de la banca española es muy positiva. Cree que no tendrá problemas para colocar sus próximas emisiones.

¿La banca aprovechará este año para realizar más compras de firmas financieras fuera de España?

El pasado año fue un ejercicio bancario complejo, centrado en la búsqueda de la rentabilidad, de recapitalización, de mejorar los ratios de morosidad gracias, en parte, a la venta de activos adjudicados, Los bancos han gastado en eso sus energías más que en abrir nuevos mercados. El capital es precioso y solo algunos han utilizado parte para completar su presencia en los mercados en los que ya están. Este es el caso de Santander con la compra de un pequeño banco en Polonia y de CaixaBank en Portugal, con la adquisición de BPI y sus filiales de tarjetas, seguros, etc. Pero desde la precrisis no se han realizado operaciones para abrir nuevos mercados. Y tampoco creo que se vaya a ver en el corto o medio plazo. Lo que sí creo es que los bancos han gestionado muy bien las cuentas de pérdidas y ganancias con tipos muy bajos. Eso hace que sus posiciones sean ahora de relativa fortaleza porque se ha avanzado mucho.

¿Cómo ve a la banca española ahora?

Con unos niveles de eficiencia muy buenos porque han avanzado mucho, están gestionando muy bien sus niveles de activos adjudicados, y están mejorando mucho su eficiencia, no solo por los EREs que han puesto en marcha, o por el cierre de oficinas, sino con la digitalización y robotización de procesos de distribución. Y cuando el entorno sea mejor, con subida de tipos, estos bancos van a ofrecer niveles de rentabilidad muy superiores. En los últimos años han dado retornos por debajo del coste de capital, pero cuanto la demanda de créditos suba y los márgenes se ensanchen y la demanda de crédito mejore su rentabilidad subirá más. Poco después de que suban los tipos de interés, lo que ocurrirá en 2019, veremos rentabilidades muy interesantes en la banca, lo que ocurrirá en 2020. Eso sí, la banca será muy distinta. Va a ser más eficiente, más digital, más robotizada, con menos empleados, con una red menos capilarizada, pero con más potencial para atender al cliente. En 2020 la banca será un negocio muy atractivo. Lo que hace falta es que los niveles de crecimiento de la economía acompañen.

¿Cree que habrá subidas destacadas del precio de la banca española en Bolsa?

Anticipo que a lo largo de este año se puede ver este tipo de reacción, no subidas del 5% en un día, como ocurrió con Bankinter cuando presentó resultados, pero a lo largo de los dos próximos años las subidas serán muy destacadas.

¿Se puede dar por concluida la travesía del desierto de la banca española?

Sí. El escenario más negativo ya ha terminado, por eso en los próximos 24 meses la banca presentará crecimientos muy positivos, con un nuevo modelo de gestión. Van a ser tiempos muy positivos para el sector financiero.

¿Pero cree que todos los bancos españoles están bien, o aún hay algún rezagado?

Desde el mejor al peor, todos han hecho los deberes. No puedo pensar en un solo banco que no esté preparado. No veo problemas para ninguna entidad.

¿Entonces por qué el Banco de España y el BCE insisten en las fusiones?

Hemos pasado de un entorno de 50 entidades a 12 en unos cinco años. Creo sinceramente que el que baje de una manera ostensible el número de entidades financieras no es positivo para el consumidor. Puede convertirse en un oligopolio y no es positivo. El número actual de bancos es quizá el adecuado. Además, todas las entidades españolas han hecho sus deberes. Qué puede fusionarse alguna sí, que eso les permitirá a las medianas mejorar su rentabilidad sí, pero en 24 meses en cuanto suban los tipos de interés 100 puntos básicos el impacto en la cuenta de resultados será brutal y comenzará a mejorar su rentabilidad, y aunque sea pequeño podrá ser un jugador de nicho rentable. Mi opinión personal es que no es necesario que se siga concentrando la banca en España. Descartamos nuevas operaciones de concentración como opción para asegurar la supervivencia de entidades débiles. Las combinaciones si son para ganar más valor para el accionista se puede dar entre dos entidades de tamaños similares. Hoy ha quedado totalmente descartado que un banco grande se haga con uno pequeño. La reordenación del sistema bancario español ha dado lugar a un sector consolidado y saneado que debe ganar tamaño desde la transformación de sus procesos para dar los mismos servicios con menores costes.

¿Y entre aseguradoras españolas habrá fusiones en los próximos años?

Sí. Habrá una consolidación en el sector asegurador español dado el elevado número de operadores existentes y al alto nivel de solvencia actual. Pensamos que la consolidación sucederá cuando suban los tipos a partir de 2019 o 2020 para poder acometerla desde una posición de superioridad relativa. ¿Qué pasa con las fusiones europeas? Para tener una unión bancaria europea de verdad necesitaríamos tener un terreno de juego similar en todo el mundo, pero falta mucha voluntad política y una visión unánime para poder equiparar la regulación bancaria en la UE y en EE.UU. Es importante avanzar en esta línea para evitar que surjan dos bloques de bancos: los americanos, más liberalizados y ágiles a la hora de competir, y los europeos, con más restricciones y requerimientos. En España, existen entidades con fortaleza financiera, capitalización y capacidad de gestión capacitadas para acometer operaciones de compra y fusión con otros jugadores europeos, pero no creemos que se vayan a producir movimientos de este tipo hasta una armonización normativa plena.

¿La venta de carteras seguirá en alza?

Sí, el mercado de venta de carteras está muy boyante. El volumen total de venta de activos inmobiliarios en 2017 fue de unos 10.500 millones de euros, un 16% menos que el año anterior (12.400 millones), principalmente por la caída en la venta de oficinas y centros comerciales (al margen quedan la venta en bloque de 30.000 millones de Santander a Blackstone, o de 13.000 millones de BBVA a Cerberus, que se registrarán este año).

¿Los fondos internacionales siguen interesados en invertir en España pese a las tensiones en Cataluña?

Sí. El inversor internacional sigue muy interesado en España. Hay apetito inversor. 2018 va a ser un buen año para el mercado. Será un ejercicio de numerosas transacciones y exitosas. Será un año positivo para las salidas a Bolsa. Cataluña está totalmente digerido por parte del mercado. Prácticamente, ya no tiene impactos significativos.

Normas