Ojo con el optimismo de la burbuja de Davos

Tiende a emitir conclusiones dudosas: no previó la crisis ni la victoria de Trump

Foro de Davos 2018, el pasado día 24.
Foro de Davos 2018, el pasado día 24.

La burbuja de Davos es propensa a emitir conclusiones dudosas. En años anteriores no previeron la crisis financiera y la elección de Donald Trump. Estas son sus previsiones este año:

-La economía global no se saldrá de su curso. El optimismo es casi unánime. El FMI ha actualizado sus previsiones de crecimiento del PIB mundial al 3,9% para 2018 y 2019. Tal ebullición invita a realizar comparaciones con 2007, cuando los optimistas delegados no pudieron detectar las fragilidades del sistema financiero.

Los banqueros, que todavía tienen cicatrices, han sido más cautelosos este año, expresando su preocupación por un repentino repunte de la inflación y los tipos, o un aumento del proteccionismo comercial. Otros piensan que los decepcionantes resultados de los gigantes tecnológicos de EE UU podrían desencadenar una corrección en el mercado de valores.

A un nivel más básico, los delegados de Davos parecían esperar que un menor desempleo aliviara las divisiones políticas expuestas por la crisis. Pero como señaló un ex banquero central: “Tratamos de salir de la desigualdad, y no tuvimos éxito”.

-No habrá sorpresa en las elecciones italianas. La opinión generalizada entre los ejecutivos y banqueros italianos en Davos es que el Movimiento 5 Estrellas, que ha amenazado con irse del euro, no podrá formar Gobierno. Eso obligaría al centroizquierda de Matteo Renzi y a Forza Italia, de Silvio Berlusconi, a formar una gran coalición junto a la Liga del Norte, que mantendría a Paolo Gentiloni como primer ministro. Pero si hay una constante en la política europea es el potencial de Italia para alterar el statu quo. Un asombroso 47% de los encuestados aún no ha decidido su voto, según Demos & Pi.

-El cambio en Arabia Saudí será para mejor. Los recientes acontecimientos en el país fueron objeto de aprobación casi unánime en Davos. Incluso el arresto de príncipes y empresarios acusados de corrupción tenía sus fans. Cualquier duda sobre la estabilidad política del mayor productor de petróleo del mundo fue firmemente empujada a un segundo plano. Una reacción anti-Bin Salmán pillaría a muchos con la guardia baja.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas