EPA

Las quince actividades donde más creció el empleo en 2017

El empleo aumenta un 29% entre algunas asesorías técnicas y científicas

Todavía hay un tercio de actividades que el pasado año destruyeron ocupación

https:cincodias.elpais.comcincodias20180125fotorrelato1516873011_485775.html
Un grupo de asesores sobre innovación.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) trabaja con una clasificación de cien ramas de actividad económica diferenciadas. En la elaboración de la Encuesta de Población Activa (EPA) se detalla el comportamiento del empleo en este centenar de actividades y, según esto, hay tres de ellas que destacan por el buen comportamiento de la ocupación.

Los tipos de actividad que más vieron incrementar su empleo el pasado año --un 29%-- fueron las relacionadas con intermediación y preparación de operaciones mercantiles de compra y venta de pymes; la intermediación de pantentes; las tasaciones de inmuebles y seguros, asesoramiento sobre seguridad o medioambiente o actividades de certificación de obras. Esta rama de actividad encuadrada en 'otras actividades profesionales, científicas y técnicas', emplea ya a 52.500 personas.

Seguidamente, las profesiones que más crecieron fueron las relacionadas con actividades de descontaminación y la reparación de ordenadores y otros artículos de uso doméstico, que incrementaron su empleo un 27% durante el año pasado.

Un siguiente grupo de sectores exitosos en materia de empleo lo conforman otras cinco actividades que en 2017 registraron incrementos del número de ocupados de entre el 20% y el 25%. Es el caso, por ejemplo, de las actividades de agencias de viajes y operadores turísticos; de los puestos en bibliotecas, archivos, museos y otras actividades culturales; los servicios personales; la fabricación de material y equipo eléctrico; y los empleos en coquerías y refino de petróleo.

Y finalmente, existe otro grupo de siete profesiones que han experimentado incrementos del número de ocupados de entre el 12% y el 20%. Son, por este orden: la industria química (19% más); la extracción de minerales metálicos (17,6%); la recogida, tratamiento y eliminación de residuos (16%), otros servicios (14%); el almacenamiento y actividades anexas al transporte (12,4%) y las actividades de programación y emisión de radio y televisión e industria de la madera y del corcho, excepto fabricación de muebles (con incrementos del 12,1% cada uno).

Donde sigue la sangría del empleo

En general, de los 100 tipos de profesiones analizadas, el pasado año aún hubo 33 en las que se destruyó empleo. Entre las actividades que más ocupados perdieron están las actividades de apoyo a las industrias extractivas; la industria del tabaco o los servicios de información, todos ellos con recortes del empleo superiores al 36% en 2017. Si bien estas profesiones dan empleo a un número muy residual de trabajadores.

Por el contrario, entre los grandes sectores de ocupación que aún siguen en tasas negativas, recortando empleados, están el comercio y la reparación de vehículos de motor, que perdió casi 8.000 trabajadores el pasado año (un 0,3% menos); o las actividades financieras y de seguros, que perdieron casi 30.000 ocupados (un 7% menos).

Normas