La mujer concilia a costa de sufrir más dolor y estrés que los varones

El 80% de los pacientes que sufren fibromialgia son mujeres

conciliación laboral

Ejecutivas o no. Por razones genéticas, hormonales o porque toca, las mujeres trabajadoras presentan mayores riesgos de sufrir enfermedades psicoemocionales que los hombres. Estrés, ansiedad o dolor son solo algunos de sus compañeros de viaje debido a la dificultad de conciliar.

Un estudio presentado por Elvira Bisbe, vicepresidenta del Colegio de Médicos de Barcelona, en el cuarto congreso Women 360° de salud, bienestar y empresa para la mujer directiva y empresaria, celebrado recientemente en Barcelona, revela que, únicamente en el colectivo sanitario, el dolor, la fatiga y el estrés son un 20% más altos en las mujeres que en los hombres, junto a los trastornos de ansiedad y depresión. Trastornos que, según Patricia Such, responsable de salud y seguridad en el trabajo del grupo Seat, son la segunda causa de absentismo laboral en España y en otros países del entorno europeo.

“Las mujeres sacrifican mucho más. Se ha retrocedido”, señala Bisbe, porque “la ley de conciliación no se ha desarrollado debido a la crisis y ahora conciliar es difícil sobre todo en la empresa privada, por los salarios y la precariedad laboral”. Todo pese a que está demostrado que “cuando se mejora la conciliación, sube el rendimiento en el trabajo y baja el riesgo de trastorno”, aclara.

El trastorno emocional es la segunda causa de absentismo laboral

Pero no solo las enfermedades psicoemocionales marcan la diferencia entre ambos. En una era en la que se ha puesto de moda el concepto de empresa saludable, “el género ya se está introduciendo en la salud laboral de las empresas”, asegura Marina Geli, coordinadora del Centro de Estudios Sanitarios de la Universidad Vic-UCC de Cataluña. Pero todavía es muy incipiente.

“Las mutuas aún tienen poca cultura al respecto y es clave que en cualquier estudio de salud laboral se analicen las diferencias”, asevera Geli. Además, no ayuda nada que las mujeres apenas ocupen cargos directivos. “La única forma de poder presionar a las empresas, las organizaciones y las mutuas es con nuevas demandas”, dice Geli.

En España, las mujeres ocupan apenas el 17% de los puestos directivos y solo un 4% es responsable de centros de investigación, tal y como expuso en el congreso Nuria Lao, presidenta del Observatorio Dona, Empresa y Economía, de la Cámara de Comercio de Barcelona.

Un estudio del Instituto DKV pone de manifiesto que solo una de cada 200 mujeres españolas mantiene un estilo de vida saludable a causa de la falta de motivación y de tiempo. Los problemas emocionales son los principales causantes del grado de insatisfacción que sienten las mujeres, sobre todo en el terreno profesional y personal. Una de las consecuencias de la falta de tiempo es la inactividad física, la falta de sueño, así como el consumo diario de analgésicos y antiinflamatorios.

Según un estudio
de DKV, solo una de
cada 200 españolas
lleva un estilo
de vida saludable

El dolor osteomuscular y la fatiga son algunas de las enfermedades más prevalentes en las mujeres por razones hormonales y genéticas, señala Geli. Lo que, además, se agrava por las condiciones de los puestos de trabajo. De hecho, desde hace unos años, el 80% de los pacientes aquejados de fibromialgia en España es mujer, afirma Such.

“Los hombres disponen de más tiempo libre para hacer ejercicio o ir al gimnasio, lo que ayuda a paliar los síntomas de estas enfermedades”, explica Geli. Y de otras como la obesidad, que aumenta considerablemente entre las mujeres a partir de los 50 años, así como las enfermedades cardiovasculares, que causan un tercio de las muertes en las mujeres.

Algunas empresas están tomando cartas en el asunto. Así, este año, el grupo Seat (en sus tres plantas de Barcelona) ha creado un centro médico para afrontar la salud laboral de sus casi 15.000 trabajadores (3.000 mujeres) de forma integral. Cuenta con traumatólogos, servicio de rehabilitación, entrenadores personales y fitness para abordar las lesiones y dolores osteomusculares, que son más frecuentes en las mujeres. Y como los trastornos emocionales han cobrado peso, ha añadido una unidad de prevención, integrada por cuatro psiquiatras y cuatro psicólogos, subraya Such.

Empresas conscientes

Seat. La ergonomía es otro capítulo que diferencia a las mujeres de los varones y que hasta ahora se ha tenido muy poco en cuenta. Seat está desarrollando un laboratorio de biomecánica para evaluar las condiciones ergonómicas más apropiadas para las trabajadoras/es.
 

Vitae. Parte de los problemas de la mujer trabajadora derivan de la dificultad de conciliar. Este laboratorio, cuya plantilla es femenina en un 70%, ha implantado horarios flexibles y ha construido sus oficinas bajo la filosofía china del feng shui para evitar situaciones de estrés.

Normas