Draghi prepara al mercado para acabar la compra de bonos en 2018: ¿qué se espera en esta cita?

El consenso espera un recorte de entre 40.000 y 30.000 millones a partir de enero

El BCE seguirá adquiriendo deuda hasta septiembre del próximo año

ibex 35 pulsa en la foto

El BCE se enfrenta este jueves a una cita que según las últimas informaciones puede ser clave para el futuro de la política monetaria de la zona euro. Las declaraciones realizadas hace dos semanas por Mario Draghi no desvelaron las incógnitas. El presidente de la institución se limitó a afirmar que los tipos permanecerán en los niveles actuales una vez finalizado el programa de compra de activos.No obstante, el banquero italiano añadió que comunicaría cambios en la medidas de la institución antes de que finalizara el año.

Acto seguido, Bloomberg y Reuters se apresuraron a señalar que el BCE estudia un recorte del programa de deuda de entre 30.000 y 40.000 millones al mes. Información que de ser cierta supondría un escenario más agresivo al barajado por el mercado hasta la fecha. Para compensar este tijeretazo, el organismo prolongaría hasta septiembre el programa de compra de activos, evitándose así un movimiento brusco para los mercados.

Con esta idea planeando sobre la mente de los inversores y después de que las actas de la cita de septiembre revelaran que se había discutido la retirada de los estímulos, las firmas de análisis han empezado a efectuar sus previsiones. Una de las primeras en actualizar sus estimaciones ha sido Nomura. El banco japonés baraja tres esquemas posibles sobre cómo se desarrollará el proceso de normalización monetaria.

El primero de ellos pasaría por un recorte del programa de compra de activos de los 60.000 millones mensuales a los 40.000 millones. De cumplirse este escenario, el Quantitative Easing se prolongaría hasta mediados de 2018. La segunda opción consistiría en un recorte de hasta 30.000 millones acompañado de una extensión del programa hasta septiembre. La tercera opción que maneja la casa de análisis consistiría en una reducción aún más agresiva (20.000 millones al mes) a cambio de prolongarlo hasta finales de 2018.

Los expertos de Citi coinciden en señalar que este mes se dan los ingredientes necesarios para que Mario Draghi avance los detalles del tapering. El departamento de análisis del banco estadounidense prevé una ampliación del QE en 150.000 millones de euros sin especificar la duración, frente a los 270.000 millones que supondría el recorte del volumen de compras en 30.000 millones mensuales y su ampliación hasta septiembre de 2018. La primera subida de tipos que prevé la entidad sería para mediados de 2019.

Alberto Iglesias, gestor de GVC Gaesco Gestión, apunta que Draghi tiene por delante el reto de conjugar la reducción del programa de compra de activos con el mantenimiento de un euro estable. “Un euro fuerte debilita a las empresas europeas. El incremento en un 10% del euro se traduce en un impacto de entre el 4% y 6% en la cuenta de las exportadoras “, apunta Iglesias. El gestor defiende que un euro excesivamente fuerte penaliza a una inflación ya de por sí débil.

En este contexto, GVC Gaesco Gestión baraja una reducción del programa hasta los 40.000 millones y una ampliación de los estímulos en nueve meses. No obstante, Iglesias no descarta que al final Draghi no avance detalles. “Las estimaciones que se manejan en la actualidad no se corresponden con la inyección de dinero que lleva a cabo la institución”, apunta.

El programa de compra de activos se ha traducido en un fuerte incremento del balance del BCE. Dos años y medio después de su puesta en marcha, este ha pasado de los 2,2 billones de euros a los 4,3 actuales. Durante este tiempo, el volumen de deuda pública española adquirida por el BCE alcanza los 212.300 millones, a cierta distancia de los 425.544 millones invertidos en bonos alemanes. Además, Draghi ha llenado de liquidez el mercado, lo que ha venido acompañado de una brusca caída de las rentabilidades de la deuda, aliviando así la financiación de las compañías y Estados.

Como ya está haciendo la Fed, cuando la institución europea deje de comprar bonos continuará con el programa de reinversión de los vencimientos para reducir el impacto de la retirada.

El equipo de banca privada de Credit Suisse no descarta que si el programa de compra de deuda se reduce a 20.000 millones mensuales este se prolongue 12 meses más a partir de enero.Hasta hace dos semanas auguraban reducciones trimestrales en el ritmo de compras de 15.000 millones hasta septiembre.

Eugeni Siscar, de BNP Paribas, espera que el presidente del BCE avance este jueves el esquema, pero no será hasta diciembre cuando explique los detalles. La idea inicial pasaría por un recorte del importe de compra mensuales en 30.000 millones acompañado de una ampliación hasta septiembre de 2018. A partir de ahí el repliegue iría de 10.000 en 10.000 millones cada mes. Es decir, en diciembre 2018 se pondría fin al programa de compras iniciado en 2015.

El euro corrige un 2% desde los máximos de septiembre

La fortaleza mostrada por el euro en septiembre fue una de las razones que obstaculizó el anuncio de cambios en política monetaria. Sin embargo, en el último mes y medio, la decisión de la Reserva Federal de comenzar a reducir el balance así como el objetivo reiterado de subir los tipos antes de final de año, han permitido al dólar recuperar parte del terreno perdido frente al euro. La divisa europea corrige un 2,10% hasta los 1,178 billetes verdes, alejándose de los máximos de enero de 2015 que alcanzó a comienzos de septiembre.

Por lo pronto, los distintos cálculos apenas han tenido impacto en el mercado. Aunque la reducción que se lleve a cabo sea mayor a la prevista, la ampliación en el tiempo permitiría amortiguar el impacto y preparar al mercado para la normalización monetaria. La rentabilidad de la deuda alemana a 10 años permanece estable en el 0,45% mientras la española se sitúa actualmente en el 1,66%. No obstante, la trayectoria del bono español con vencimiento en 2027 está más centrada ahora en la evolución de los acontecimientos políticos, con Cataluña en el foco de todas las miradas, que en las medida

Normas