La directora gerente del FMI, Christine Lagarde
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde

El FMI revisa una décima al alza el PIB de España para 2018

Prevé un crecimiento del 3,1% este año y un 2,5% el que viene

La tasa de paro bajará al 17,1% en 2017 y al 15,6% en 2018

Espaldarazo del Fondo Monetario Internacional (FMI) al Ejecutivo de Mariano Rajoy. El organismo dirigido por Christine Lagarde ha presentado esta mañana sus previsiones de otoño que coinciden con las estimaciones del último cuadro macroeconómico que ha elaborado el Gobierno. El Fondo prevé que el PIB crecerá este año un 3,1%, la misma estimación que en julio, y que avanzará un 2,5% en 2018, una décima más de lo previsto hace tres meses. Ambas se quedan algo por debajo de lo que estimaba el Ejecutivo en el último cuadro macroeconómico (3,2% y 1,6% respectivamente).

España perdió en 2016 el privilegio de ser la economía que más crecía en la zona euro y seguirá bajando posiciones este año. El país que más crecerá será Malta, con un avance del PIB del 5,1%, seguido por Irlanda (4,1%), Estonia (4%), Luxemburgo (3,9%), Letonia (3,8%), Eslovenia (4%), Lituania (3,5%), Chipre (3,4%), Eslovaquia (3,3%), Holanda (3,1%) y Finlandia (2,8%). Once países por encima de España. La misma situación en 2018, con un dato significativo. Grecia, una de las economías de la zona euro más dañadas por la crisis, crecerá un 2,6%,una décima más que España.

Ese menor crecimiento de la economía española es compatible con una recomposición de los desequilibrios acumulados durante la crisis. La tasa de paro seguirá a la baja y se situará en el 17,1% de la población activa al final de este año (tres décimas menos de lo previsto por el Gobierno) y en el 15,6% (dos décimas más que lo estimado por el Ejecutivo ) al cierre de 2018. El Fondo prevé que la balanza por cuenta corriente, que mide los intercambios de bienes, servicios y rentas con el resto del mundo, tendrá un saldo positivo hasta 2020, encadenando ocho años seguidos.

El organismo internacional prevé un fuerte repunte de precios los dos próximos años

Recuperación incompleta

El diagnóstico del FMI respecto a la economía mundial muestra una fuerte recuperación de países desarrollados y emergentes. En concreto prevé un avance del PIB del 3,6% para este año y del 3,7% para 2018, con una revisión al alza de una décima respecto a sus últimas estimaciones y muy por encima de la subida del 3,2% registrada en 2016. Sin embargo advierte que el proceso de salida de la crisis no ha acabado. “La recuperación global es todavía incompleta”, apuntaba el economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, durante la presentación de las previsiones. Y para completarla hacía falta, en su opinión, tres factores. El primero es la recuperación de los salarios, especialmente entre los trabajadores menos cualfiicados. “Los ingresos en los segmentos menos cualificados han crecido mucho menos que entre los más cualificados. Y como resultado se ha producido un crecimiento de la desigualdad que ha provocado un avance del desencanto y del escepticismo sobre las ganancias de la globalización”. El segundo es que la recuperación llegue a todos los países, especialmente a aquellos exportadores de energía de África, América y Oriente Medio, que han visto reducidos sustancialmente sus ingresos por el desplome del precio del petróleo. El tercero es la brecha que se ha abierto entre la riqueza de los países desarrollados y los no desarrollados, ya que el organismo prevé que el PIB per capita de los primeros va a crecer a un ritmo más rápido que los segundos.

España encadenará ocho años seguidos con superávit corriente

Obstfled pone deberes a algunas economías. A los países desarrollados que hayan alcanzado el pleno empleo les pide un cierto grado de consolidación fiscal “para reducir los elevados niveles de deuda pública y poner los pilares para amortiguar el impacto de la siguiente recesión”. A los que tienen un elevado nivel de desempleo entre los más jóvenes, entre los que se encuentra España, les exige atención e inversión. “Invertir en capital humano debe servir para elevar los salarios, al contrario de lo que ha sucedido en las últimas décadas”, subraya.

Normas
Entra en EL PAÍS