Mercado de deuda
Evolución de la deuda española y alemana a 10 años Ampliar foto

Del miedo a Le Pen a la subida de tipos: ¿qué ocurre en la renta fija?

Las expectativas de subida del precio del dinero impulsan la rentabilidad del bono español a máximos de abril

El bund alemán regresa a niveles de enero de 2016

El mercado de renta fija vuelve a entrar en ebullición. En las últimas dos semanas las rentabilidades de la deuda de la zona euro ha retomado la tendencia alcista. El punto de inflexión fue la comparecencia de Mario Draghi en Sintra (Portugal). El presidente del BCE señaló que las presiones deflacionistas habían dado paso a las presiones inflacionistas.

La reacción de los inversores no se hizo esperar. El mercado empezó a descontar una retirada de los estímulos monetarios. En cuestión de horas la rentabilidad del bono español con vencimiento en 2027 pasó del 1,37% al 1,47%. Pero esta reacción no fue exclusiva de la deuda española. El bund alemán subió del 0,24% al 0,35%; el italiano, del 1,089% al 2,021% mientras el francés repuntó del 0,60% al 0,725%.

Desde entonces la rentabilidad de la deuda ha encauzado la senda alcista. Aunque el BCE se apresuró en matizar las declaraciones del banquero italiano, los inversores se preparan para la retirada progresiva y gradual de las ayudas.

Mientras la rentabilidad sube, el precio de los bonos cae. La deuda española a diez años cerró ayer en el 1,69%, niveles de abril de 2017, previos a la victoria de Emmanuel Macron en Francia, cuando los inversores temían la victoria de la candidata de ultraderecha Marine Le Pen.En paralelo a la subida de las rentabilidades, el precio de la referencia española a diez años ha caído un 2,8% en las dos últimas semanas.

Más significativo es el movimiento experimentado por la deuda alemana que ayer concluyó en el 0,6%, niveles que no registraba desde enero de 2016, antes incluso de que Draghi anunciara el programa de compra de activos corporativos. En las dos últimas semanas el precio del bono cae un 3%. Lejos queda el 15 de junio de 2016, sesión en la que el bund concluyó en negativo por primera vez en la historia, apenas unos días después que el BCE empezase a comprar deuda de empresas.

David Ardura, subdirector de Gesconsult, indica que este comportamiento pone de manifiesto que el mercado va descontando pasos en el proceso de normalización monetaria. “Los datos macro son mejores y los indicadores adelantados están en máximos”, apunta Ardura. El experto señala que solo la inflación se encuentra rezagada debido al lastre del precio de la energía. Más optimista es Jaime Albella, director de ventas para España de AXA IM, que confía en que la tasa de precios actual mejora en los próximos meses.Según sus previsiones, la inflación en la eurozona subirá al 1,7% en diciembre.

Francisco Carmona, director general de Unicredit España, defiende que “ha habido un cambio en el tono de las comparecencias de Draghi sobre todo en lo que respecta a la inflación”. “Los bancos centrales transmiten que una vez superado el riesgo de deflación los bajos niveles de los precios no son necesariamente malos”, afirma Carmona. El experto sostiene que las previsiones que manejan estas instituciones combinan niveles moderados de inflación con tasas de crecimiento sólidas, “lo que ayudará a mejorar la renta disponible de las familias y facilitará las decisiones de consumo e inflación”.

El consenso de los analistas consultados afirma que la retirada de los estímulos tardará en llegar. Rafael Romero, de Unicorp Patrimonio, apunta que los mensajes lanzados por Draghi buscan preparar al mercado para la normalización monetaria y evitar sobresaltos.

La duda que existe es cuándo comenzará la retira de estímulos y cómo será. Los expertos prevén que a la vuelta de las vacaciones Draghi anuncie cambios en política monetaria, unas modificaciones que empezarían a implementarse en 2018. “Desde Unicredit estimamos que el esquema a seguir por el BCE será reducir el volumen de compras mensuales en enero en 20.000 millones al mes. A mediados de año se anunciará otro recorte de 20.000 millones y el programa de expansión cuantitativa concluiría a finales de 2018”, explica Carmona. En este contexto, la firma de inversión sitúa la rentabilidad del bund en el 0,67% a final de año y en el 0,75% en marzo de 2018.

Albella, por contra, cree que el tapering será más acelerado. Según sus cálculos, a mediados de año el programa de compras habrá finalizado y la subida de tipos se abrirá camino.

El alza de tipos en EE UU pende de un hilo

  • Los bajos niveles de inflación no son una característica exclusiva de la zona euro. EE UU adolece de ello también. Y esto se puso de manifiesto en la última comparecencia de Janet Yellen en el Congreso, una intervención que podría ser la última como presidenta de la Reserva Federal, pues su cargo expira en febrero. Según lo señalado el jueves, la responsable de la política monetaria reconoce que los precios están por debajo del objetivo del 2%, pero la buena marcha de la economía asimila sin problemas la subida de tipos. Unas alzas, que según Yellen, tienen poco recorrido porque los tipos han estado históricamente bajos en las últimas décadas.
  • En lo que va de año la Fed ha acometido dos de las tres subidas que tenía previstas para este ejercicio. La que está pendiente sigue en el aire y algunos expretos creen que podría posponerse.Desde Axa IM fijan diciembre como el mes para proceder a las subidas.Para ese momento elIPC alcanzaría el 1,9% y el bono a diez años, el 3% frente al 2,5% actual. La reducción del balance, empezará si nada lo impide en septiembre.
Normas
Entra en EL PAÍS