Dónde crece el empleo en las pymes

La restauración, el comercio y la construcción, las áreas que más puestos generan

En 2017 se afiliarán a la Seguridad Social 240.000 personas de media

Dónde crece el empleo en las pymes

El portal de obras, reformas y servicios Habitissimo, que pone en contacto a particulares con profesionales del sector, ha incorporado este año a 30 trabajadores, con 22 procesos de selección aún abiertos. En concreto, busca comerciales, representantes de atención al cliente, gestores de contenidos, programadores y desarrolladores web por el tirón de las reformas de viviendas, indican en la empresa. La plataforma, con sede en Palma de Mallorca y presente en Latinoamérica, factura 9 millones de euros –con previsiones de llegar a 20 millones en 2019– y tiene 130 empleados.

El empleo crece con fuerza en las pequeñas y medianas empresas españolas, donde se crea el 70% del total, gracias a la recuperación del PIB y la reducción de los desequilibrios que afectan al sistema productivo (paro, deuda), explica Carlos Goiz, director de economía de Cepyme.

La más dinámica

En 2016, el mayor impulso se registró en las pequeñas, en las de 10 a 49 trabajadores, por el extraordinario comportamiento del turismo, con un efecto arrastre sobre otras actividades (sanidad, transporte e inmobiliario), apunta. Así, restauración (servicios de comidas y bebidas) y comercio al por menor contaron con 33.510 y 10.300 afiliados adicionales a la Seguridad Social, respectivamente, añade Valentín Bote, director de Randstad Research.

Aunque comienza a despuntar la construcción especializada: 10.200 afiliados más. Mientras que en las medianas (entre 50 y 249 trabajadores) destaca educación, con 9.143 afiliados más, debido al aumento de la oferta formativa por las exigencias de cualificación constante del mercado laboral y las necesidades de reciclaje de muchos perfiles, aduce Bote. En este grupo también resaltan los servicios auxiliares a edificios y el comercio mayorista y minorista.

Es el caso de la catalana Gave, una compañía familiar dedicada a la fabricación y comercialización de material eléctrico de baja tensión, que ha contratado desde septiembre pasado a seis personas en sus divisiones de fabricación, comercio y exportación, y este año debe cubrir otros dos puestos por jubilación.

El objetivo es atender el aumento de demanda en ventilación y suministros de emergencias de hospitales, establecimientos de ocio o túneles, entre otros. “Lo primero que miramos es que sea buena persona, que encaje con nuestros valores, porque somos una compañía de 50 trabajadores; además de su perfil técnico, idiomas y aptitudes frente al trabajo”, comenta Sebastià Carrión, director general. La compañía lleva 72 años en el mercado; opera en Europa, Suramérica y África y factura 7,5 millones.

¿Qué miran las empresas?

Habilidades. Depende mucho del sector, pero ahora lo que más buscan son competencias técnicas. Sin embargo, exigen también habilidades transversales, indica Valentín Bote, director de Randstad Research. Así, capacidad para resolver problemas complejos, pensamiento crítico, creatividad, orientación de servicios, capacidad para gestionar equipos, inteligencia emocional, habilidades de negociación o saber trabajar en entornos de tensión, entre otros, son algunos imprescindibles para acceder a ciertos empleos.

Cualificación. Roger Romagosa, economista de la patronal catalana Pimec, cree que se debería poner especial énfasis en aquellos perfiles que, pese a que se demandan, no generan ocupación en el mercado laboral porque su cualificación no es adecuada. Se trata de los oficios ligados a la formación profesional, tales como los electricistas, soldadores o caldereros de la industria del metal. Es decir, son muy difíciles de colocar porque no se ajusta a las necesidades de las empresas , insiste.

O la valenciana Idai Nature, que ha aprovechado el auge de la agricultura ecológica para desarrollar una tecnología que permite el cultivo de frutas y hortalizas sin residuos químicos. Con una cifra de negocio de 9 millones, 70 empleados y presente en 30 países, ha elevado un 26% su plantilla en 2016 y este año necesita ingenieros agrónomos y especialistas en nutrición vegetal para su departamento técnico y de I+D.

Sin embargo, las micro, entre 1 y 9 asalariados, son las que van con mayor retraso. Y tanto desde Cepyme como desde Randstad prevén que pisen el acelerador a partir de este año. Aquí figuran hostelería, restauración y construcción, los principales motores. Roger Ramagosa, economista de la patronal catalana Pimec, añade otros propulsores: el tratamiento de residuos, inmobiliario y tecnológico, fruto de la digitalización empresarial.

Sin vientos de cola

El empleo en las pymes seguirá su senda positiva en 2017 y 2018. Cepyme y Randstad calculan cerca de medio millón de nuevos puestos. Pero su intensidad baja, tras el menor viento de cola que favoreció a la producción, financiación y a sus cuentas, avisan en la patronal. “El precio del petróleo se ha duplicado; han subido los tipos en EE UU, en breve en Europa, y ha habido un ajuste fiscal, el de Sociedades”, precisa.

El número de afiliados a la Seguridad Social se incrementará en torno al 2,6% de media, hasta los 240.000 anuales, frente al 3,4% anterior, recoge el último boletín. “Las pymes presentan mayores dificultades que las grandes para generar ocupación, aunque sean ellas las mayores impulsoras por su peso en la economía”, opina Romagosa, de Pimec.

Normas