Gastronomía

Viavélez asienta su cocina asturiana en Madrid

El cocinero Paco Ron regenta desde 2007 una taberna-restaurante en la capital

cocina asturiana
Sala del restaurante Viavélez.

Es uno de los cocineros más discretos dentro del panorama gastronómico nacional. El asturiano Paco Ron, merecedor de mayores reconocimientos, se trasladó en 2007 a Madrid desde el pueblo de Viavélez, donde regentaba un restaurante con estrella Michelin. Casi una década más tarde, Viavélez es uno de los valores seguros en la capital. No defrauda. Con dos espacios bien diferenciados, una zona de tapeo en la planta superior y un pequeño restaurante en la inferior, se ha convertido en una parada obligada de aquellos que apuestan por una cocina tradicional, con sabrosura, como le gusta definirla, con un toque de modernidad.

Platos obligados, tanto en la barra como en el espacio más formal, son los buñuelos de bacalao (11,50 euros), la ensaladilla rusa (9,75 euros), tigres que se comen con la mano (5,75 euros la unidad), o las anchoas en salazón (19,50 euros. En la zona informal ha introducido desde hace tiempo, y ya son clásicos, los tacos mexicanos, con relleno de cochino (6,50 euros) o de frijoles con carne y guacamole (10,50 euros); o la cebolla rellena de bonito con pisto (6,75 euros, la unidad). Las croquetas de jamón o gambas son de las mejores de Madrid (14,50 euros).

Patatas a la importancia.
Patatas a la importancia.

Bajando las escaleras se encuentra el restaurante, y aquí el plato estrella son las patatas a la importancia (22,75 euros), La fabada y los callos (ambos a 14,90 euros) también son de los más demandados. Otras recetas de cuchara son los garbanzos con bacalao y espinacas, que sirven los jueves (15,50 euros) y el emberzao con tortos de maíz y grelos (10,75 euros). De la mar, unas soberbias almejas a la sartén (24,75), y como platos fuertes, merece ser probado el bonito (si todavía lo tienen en carta) con una interesante salsa de jalapeños (21,50 euros), unos salmonetes, de una extraordinaria calidad, a la plancha con crema de aceitunas (27,50 euros), una merluza a la gallega (25,75 euros) o unos chipirones encebollados con ravioli de tinta y ali olí.

Entre las carnes, cochinillo confitado (27,75 euros), carrilleras de ternera con puré de patata y setas (25,50 euros) o el entrecot con patatas y pimientos (29,75 euros). En los postres, arroz con leche (6,75 euros). El servicio, impecable. Cuidada carta de vinos.

Viavélez. Avda. General Perón, 10. Madrid. Tel. 915 799 539. www.restauranteviavelez.com.

Normas