Defensa

El ciberespacio, el nuevo campo de batalla de los Gobiernos

La periodista Yolanda Quintana publica el libro “Ciberguerra”, donde analiza la creciente preocupación de los Estados por el control de internet.

El ciberespacio, el nuevo campo de batalla de los Gobiernos

El ‘caso Snowen’, la mayor filtración de información clasificada que ha vivido los EEUU, reveló, gracias a los documentos hechos públicos por el extécnico de la CIA Edward Snowden, todo un sistema de espionaje masivo, con internet y el big data como principales herramientas, por parte de la agencia de inteligencia estadounidense NSA. Ya fuesen objetivos de defensa, gobiernos amigos, o usuarios de compañías telefónicas, la CIA pudo acceder a millones de datos sin despertar ninguna sospecha, y sin la necesidad de pretexto alguno.

Un caso que puso de relieve que el control del ciberespacio ya es una parte clave de las políticas de defensa gubernamentales, y que éste es ya, de facto, un campo de batalla. “Y los Estados, sin duda, son los actores principales”, afirma la periodista Yolanda Quintana, especialista en internet y movimientos sociales, que ha publicado el libro Ciberguerra (Catarata), donde analiza la evolución de la red como escenario de conflicto. “Los motivos de la guerra cibernética son muy similares a la física:influencia, información, aunque sea de potencias amigas, dominio económico...”, explica Quintana.

Portada del libro Ciberguerra (Editorial Catarata), de la periodista Yolanda Quintana.
Portada del libro Ciberguerra (Editorial Catarata), de la periodista Yolanda Quintana.

Las víctimas también son las mismas que en la guerra convencional. La evolución tecnológica permite la actuación de drones y robots sobre territorios en conflicto, “y la falta de precisión provoca víctimas civiles”, continúa Quintana. Y en el escenario virtual, “la amenaza está sobre la seguridad de todos nosotros. El primer ciberataque planeado a una infraestructura crítica, como centrales nucleares, lo impulsó EEUU con ayuda de Israel, y se abrió un camino desconocido hasta entonces”. Aeste tipo de acciones se les une la ciberdelincuencia o el ciberterrorismo, aunque su poder en este escenario es escaso, comparado con el de los Estados. “Uno de los objetivos del libro”, relata su autora, “es explicar la diferente gravedad de los ataques informáticos. No es lo mismo un ataque a una infraestructura crítica que el hackeo a la web de una empresa para afectar a su reputación”.

El prólogo de Ciberguerra tiene la firma del experto en materia digital Mario Tascón. En él explica cómo “los gobiernos suspiran no solo por controlar las comunicaciones del enemigo, sino incluso por poder realizar intrusiones en sus sistemas digitales, sabiendo que eso es como atacar el sistema nervioso central de un ser humano”. Para Tascón, “se trata de una guerra en la que, por fuerte que sea el contrario, si conseguimos afectar a su médula espinal, la fuerza no servirá de nada”.

Y en medio de ese campo de batalla, está una sociedad que cada vez vuelca más aspectos cruciales de su día a día en internet. ¿Qué tienen en su mano los usuarios para evitar el fuego cruzado cibernético?“Es un proceso de aprendizaje. Poco a poco empezaremos a usar herramientas, como los sistemas de cifrado, que nos parecen complicadas, pero que refuerzan nuestra seguridad en internet”, prevé Yolanda Quintana.