Las empresas piden menos cotizaciones y más planes para estimular la demanda

Cinco propuestas para que España vuelva a tener industria

Imagen de una fábrica de fundición metalúrgica.
Imagen de una fábrica de fundición metalúrgica.

En el año 2000 la industria representaba el 19% del PIB español, hoy en día apenas supone el 16% y si se elimina la industria energética su peso es solo del 13% del PIB. La Comisión Europea quiere que en el año 2020, el sector industrial en los países comunitarios represente como mínimo del 20%.

Sin embargo, las empresas del sector del metal –que suponen la mitad de toda la producción industrial– no ven posible lograr este objetivo. “Tal y como estamos ahora y si no se hace nada, en España eso es prácticamente imposible”, ha asegurado hoy el secretario general de la patronal metalúrgica (Confemetal), Andrés Sánchez de Apellániz. Esta asociación empresarial ha hecho llegar a los partidos políticos sus propuestas para reindustrializar España, entre las que destacan cinco concretas:

1. Planes para estimular la demanda. El próximo Gobierno que salga de las elecciones del 20D, “debería aprobar más planes de incentivos como el Plan Pive para la renovación de los automóviles; con este tipo de planes el Estado ingresa más de lo que se gasta”. En concreto, la patronal del metal consideró que el plan que más beneficios supondría para la industria en general sería uno que incentivará la rehabilitación integral de la vivienda (interiores y fachadas). Si bien desde Confemetal han señalado otros planes para renovar los electrodomésticos o la maquinaria industrial.

2. Reducción de cotizaciones sociales. “El principal obstáculo ahora mismo para la contratación en el sector industrial es el coste laboral, fundamentalmente las cotizaciones sociales; asustan mucho más que el coste del despido”, ha asegurado el presidente de Confemetal y de Cepyme, Antonio Garamendi. Según recuerda el número dos de CEOE, las cotizaciones sociales en España son un 30% más caras que la media europea, ya que ascienden casi al 35% del total del coste que un empresario paga por sus trabajadores.

Una eventual rebaja de estas cuotas tendría una segunda derivada, según Garamendi, y es que “ya no se tendría que estar hablando de tanta moderación salarial”. Así se ha mostrado convencido de que una parte de lo que se ahorrarían los empresarios en cotizaciones iría a para a salario real del trabajador. “Así nos lo exigirían con toda seguridad en las mesas de negociación de los convenios”, ha insistido el presidente de Confemetal.

En materia laboral demandan también flexibilizar y simplificar la contratación; combatir el absentismo –que según advirtieron está repuntando–;modernizar la negociación colectiva y reconocer el papel de patronal y sindicatos.

3. Cambiar el sistema de formación. La reforma del sistema de formación de ocupados puesta en marcha recientemente “no va a funcionar y eso lo vamos a ver muy pronto”, aseguraban hoy  en Confemetal. Las empresas de este sector industrial reclaman que prácticamente todo el sistema funcione como lo hace ahora la parte de la formación que se bonifican directamente las empresas. En su opinión, el Estado debería renunciar a la recaudación del 0,6% de la cuota de formación que pagan las empresas y al 0,1% que pagan los trabajadores por este mismo concepto. En su lugar, “que cada empresa acuda a donde quiera para formar a sus empleados y luego se deduzca ese coste”, ha explicado Garamendi.

En opinión de esta patronal, en la industria en general, “la formación es el mayor factor de competitividad que hay y son las empresas y no el Servicio Público de Empleo (SEPE) el que sabe que es lo que necesita para formar a sus trabajadores”, insistió el presidente de Confemetal y de Cepyme. Y destacaron que “ya se dan bastantes casos en los que se frenan las contrataciones porque no hay trabajadores cualificados”

4. Medidas fiscales. La industria metalúrgica reclama una bajada del impuesto de sociedades, especialmente para las pymes. Asimismo, apuestan por aumentar los plazos de amortización de las inversiones, sobre todo en I+D+i para las pymes;y que las deudas que tengan las administraciones con las empresas se puedan compensar con el pago de menos impuestos.

5. Intrusismo. En opinión de Confemetal hay algunos tipos de actividad como los instaladores, la fontanería o la electricidad muy afectados tanto por la competencia desleal interna como la externa. “No se puede permitir la entrada de material que no cumpla con los estándares europeos de calidad y medioambientales”, enfatiza Garamendi.

“El Gobierno ha hecho cosas muy bien hechas”

Entre los empresarios en general, y entre los del sector industrial en particular, “hay sensisbilidades políticas y ciudadanas de todo tipo”, aseguraba ayer el presidente de Cepyme y Confemetal y número dos de la patronal CEOE, Antonio Garamendi.

Por este motivo, este líder empresarial no se quiso decantar ayer por qué ideologías de entre las que concurren a las elecciones generales serían las más convenientes para la actividad industrial. Dicho esto, Garamendi aseguró que “el Gobierno ha hecho cosas muy bien hechas y las ha hecho en los momentos más difíciles, por eso apostamos por las reformas que se han hecho, ya que estamos aquí por ellas”. Y entre estas cosas bien hechas citó las reformas financiera, laboral y energética.

Consideró no obstante, que el próximo Ejecutivo debería “ir bastante más bastante más allá” en algunas cuestiones como garantizar mejor la unidad de mercado o en fomentar una economía más digitalizada. Para eso consieraron imprescindible, por un lado, resolver “la gran locura” que está suponiendo el proceso independentista catalán; y, por otro, que la investigación esté mucho más conectada con las necesidades de las empresas.

Garamendi reprochó a los partidos políticos “que ahora reciban todos con muy buenas palabras nuestras propuestas pero luego te dicen que es muy difícil ponerlas en práctica”.

Por ejemplo, criticó que el PSOE haya insistido en que va a derogar toda la reforma laboral, “pero no nos está diciendo qué quieren hacer en su lugar”.

Normas