El 56% de los trabajadores no está seguro de disfrutar cómodamente de la jubilación

Es el momento de ahorrar... y lo sabes

Es el momento de ahorrar... y lo sabes

Le vemos las orejas al lobo, pero no reaccionamos. En las últimas semanas han aparecido en nuestro país diversos informes que constatan la preocupación de los españoles respecto a su jubilación. Parece que somos conscientes de que si no ponemos de nuestra parte viviremos los años de retiro con ciertas estrecheces, una vez asumido que nuestro sistema público va menguando.

Estudios independientes advierten de ello. Por ejemplo, el Índice mundial de jubilación 2015, un análisis de 150 países publicado por Natixis Global Asset Management. En él se observa que España ha caído hasta el puesto 55 del ranking mundial, cuando dos años antes estaba en el escalón 29. En general, las conclusiones de este estudio indican que la seguridad de la pensión es dudosa para la mayor parte de los jubilados “dada la insostenible demanda de recursos públicos y los factores macroeconómicos que afectan al valor del ahorro de los pensionistas”. Ante este panorama, solo hay una vía clara: que individualmente asumamos más responsabilidad, y recursos, para asegurar nuestro bienestar futuro.

¿Lo hacemos? La respuesta sigue siendo negativa. Solo el 28% de los españoles ahorra de manera habitual. Así lo asegura el Estudio anual de preparación para la jubilación 2015 de Aegon, que destaca que el 56% de los trabajadores no está seguro de que vaya a poder disfrutar cómodamente del retiro laboral. Una preocupación que crece si nos centramos en las mujeres, ya que el 63% no confía en tener una jubilación plácida. 

Para Jaime Kirkpatrick, consejero delegado de Aegon España, “a diferencia de otros países de Europa, aquí muchos ciudadanos están convencidos de que podrán dejar de trabajar al alcanzar la edad estipulada y mantener un ritmo de vida similar al de la etapa laboral. Sin embargo, es muy posible que muchos se vean obligados a trabajar más allá de los 65 años si quieren seguir disfrutando de un nivel de ingresos suficiente”.


En cifras

47% de la población española no tiene planificada su jubilación y solo el 28% asegura tener algún plan por escrito, a tenor de la encuesta de Aenor.

68% de los ciudadanos españoles creen que las generaciones futuras tendrán una pensión en peores condiciones que las actuales.

57% de los españoles puede ahorrar más de un 10% de su renta, mientras que un 4% no puede guardar nada en su día a día. Son datos de EFPA España.

78% de los autónomos se sienten más vulnerables que los trabajadores por cuenta ajena para lograr una pensión de jubilación digna, según VidaCaixa.

Sin duda el ahorrar de forma constante, aunque sean pequeñas cantidades, es la práctica más recomendable, sin embargo, el estudio de la aseguradora trae más de una sorpresa, por ejemplo que no existe una correlación directa entre ahorrador habitual y nivel alto de ingresos. Es decir, que nuestra falta de cultura de ahorro tiene sus consecuencias incluso cuando disponemos de excedentes.

“Idealmente, una jubilación segura implica el compromiso de Gobiernos, empresarios y ciudadanos”, dice Sophie del Campo, directora general para Iberia y Latinoamérica de Natixis Global AM. “Si la capacidad de los Gobiernos para realizar su aportación al bienestar de los jubilados es limitada o se ve comprometida, la responsabilidad recaerá en otros, y se esperará que trabajadores, ahorradores e inversores individuales asuman una parte mayor de la tarea”.

Tres quintas partes (60%) de los españoles se sienten personalmente responsables de garantizarse unos ingresos suficientes durante la jubilación, pero solo la mitad (50%) es consciente de la necesidad de realizar una planificación económica para este periodo. De hecho, el 47% de la población española no tiene planificada su jubilación y solo el 28% asegura tener algún plan por escrito, a tenor de la encuesta de Aegon.

Aquí cabe mencionar la reciente Encuesta global de sentimiento inversor, de Franklin Templeton, donde se asegura que la planificación para la jubilación es el principal motor de la inversión para el 51% de los españoles. “En muchos casos se busca complementar la pensión estatal a través de pólizas de seguros y fondos de pensiones o de inversión. También es destacable el incremento de la inversión directa en acciones y bonos”, avanzan.


Además, dos tercios de los ciudadanos españoles creen que las generaciones futuras tendrán una jubilación en peores condiciones que las actuales, pero únicamente los trabajadores mayores de 40 años empiezan a tomar conciencia de la necesidad de ahorrar para la jubilación. El 49% de los españoles encuestados por Aegon admite que estaría dispuesto a suscribir un plan de pensiones si la empresa para la que trabaja le ofrece esa opción. No obstante, solo el 21% de los preguntados asegura contar con planes de pensiones con aportaciones de la compañía, mientras que el 16% confirma tener planes sin contribución de la empresa.

¿Y quiénes pueden ahorrar? Los datos de EFPA España indican que solo el 57% de los españoles puede guardar más de un 10% de su renta, No obstante, esta cifra es esperanzadora, ya que en la anterior encuesta era solo el 48% el que tenía esa posibilidad. Los vascos, navarros y riojanos están a la cabeza en capacidad de ahorro, mientras que canarios, murcianos y andaluces son los españoles a los que les sobra menos a final de mes.

En cuanto a los instrumentos, se observa una clara evolución ya que si bien hace un año el grueso de ahorradores optaba por los depósitos (86%) esa cifra ha disminuido hasta el 53,6%, mientras que quienes confían sus ahorros a los fondos de inversión han aumentado espectacularmente también, del 9% a 41,3%. Por contra, los planes de pensiones son la elección de apenas el 1,2% de los consultados.

Pero si en general los asalariados nos preparamos mal, peor lo tienen los autónomos, ya que actualmente, más del 85% de los trabajadores por cuenta propia cotizan por la base mínima, lo que implicaría que su pensión no superaría los 635 euros al mes, casi la mitad que la pensión media de un trabajador asalariado, que es de 1.155 euros, según se calcula en el estudio Emprende tu jubilación, elaborado por la UB y VidaCaixa.

Pese a esta gran diferencia, el 43% de los autónomos no utiliza ningún instrumento de ahorro o de previsión para complementar la pensión pública.

En cuanto al 52,6% de los que sí piensan en complementar la pensión pública lo hacen con productos financieros de ahorro o inversión; el 27,5%, con inmuebles, y el 19,9% restante, con ambos tipos de instrumentos. El estudio de VidaCaixa también resalta que los que tienen productos financieros ahorran sin ninguna planificación, simplemente cuando pueden.

La mayor de las alegrías, en la Renta de cada año

Es el momento de ahorrar... y lo sabes

Si quiere una razón más para empezar a ahorrar a través de planes de pensiones, se la vamos a dar: la ventaja fiscal.


La última reforma impulsada por el Gobierno ha introducido diversos cambios que atañen a la inversión, sin embargo la principal característica que tradicionalmente acompaña a los planes de pensiones sigue igual: que las aportaciones son deducibles en la base imponible del IRPF del partícipe. Es decir, le reducirá la parte de sus ingresos sobre los que tendrá que pagar impuestos.
¿Y hasta cuánto? La cantidad no es infinita, ya que las aportaciones están tasadas. En esta declaración de la Renta todavía tiene derecho a deducirse o 10.000 euros (o 12.500 euros si el partícipe es mayor de 50 años) o el 30% (50% si el partícipe es mayor de 50 años) de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas percibidas.
En la próxima declaración estará vigente la reducción en las aportaciones máximas hasta los 8.000 euros, independientemente de la edad.

Normas