Encuesta de estructura salarial del INE

Los seis años de crisis no corrigen la desigualdad salarial

La diferencia entre la ganancia media de un hombre y de una mujer se amplía al 24%

Los contratados temporales cobran un 34% menos que los indefinidos

Dos trabajadores en el Centro de Tecnologías Avanzadas (Zaragoza)
Dos trabajadores en el Centro de Tecnologías Avanzadas (Zaragoza)

La encuesta de estructura salarial, que detalla las retribuciones en función de un gran número de parámetros (sexto, sector de actividad, puesto de trabajo, tipo de jornada o contrato) refleja la extremada desigualdad que existe en España y muestra como detrás del salario medio (22.726 euros al año en 2012, un 0,8% menos que en 2011) se esconde un panorama que, lejos de cambiar en los seis años de crisis, ha acentuado las diferencias salariales.

El 50% de las mujeres tiene contrato temporal y el 73% jornada a tiempo parcial

Y la primera, según los datos recopilados por el INE, se produce en la ganancia media anual que perciben hombres y mujeres. Los primeros llegan a 25.682 euros mientras que las segundas se quedan en 19.537 euros, lo que supone una brecha del 24%, todavía superior a la registrada en 2008. Una diferencia que también se constata en el porcentaje de empleados cuyo salario está por debajo del salario mínimo interprofesional (645 euros al mes); en los hombres la cifra es del 7,52% de los ocupados, mientras que en las mujeres escala al 17,36%, más del doble. Un porcentaje similar si se analiza el porcentaje de ocupados que cobran ocho veces más del salario mínimo: un 0,73% de las mujeres y un 1,98% de los hombres.

¿Cuál es la razón para que se produzca esa diferencia? Una primera aproximación a la estadística revela que el principal motivo es la mayor participación de las mujeres en los contratos temporales y en las jornadas a tiempo parcial. Según la última Encuesta de Población Activa, entre enero y marzo había 3,2 millones de trabajadores con un contrato temporal, de los que 1,62 millones (50,6%) eran mujeres. Una diferencia que se hace más grande en función de la jornada de trabajo; de los 14,2 millones de ocupados con jornada a tiempo completo, 8,4 millones (59,1%) son hombres y 5,7 millones eran mujeres (40,9%).

La diferencia entre el sector que mejor paga (energía) y que peor remunera (hostelería) es del 73,5%

Unos porcentajes que se invierten en las jornadas a tiempo parcial, con 2,01 millones de mujeres (73,1% del total) y 730.000 hombres (26,9% del total). La mayor presencia de las mujeres en contratos temporales y a tiempo parcial es la que determina su menor remuneración. Según la encuesta del INE, un trabajador con jornada a tiempo parcial cobra de media un 65% menos que otro a tiempo completo. Si la comparación se hace en función del contrato, los que tienen firmado uno temporal ganan un 34,6% menos. En función del sector en el que se desempeñe el trabajo y del nivel de formación del empleado, la retribución también es muy diferente. Así, los trabajadores empleados en las actividades ligadas a suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado son los que más cobran, con una media de 52.234 euros al año. En el otro lado se sitúan los de la hostelería, con 13.867 euros al año. En el primer caso tan solo hay 37.660 afiliados dados de alta, según los últimos datos de la Seguridad Social, mientras que en la hostelería el número se eleva a 1,06 millones de ocupados. El mayor peso de los servicios, como el comercio y el turismo, en el mercado de trabajo de España es el que condiciona unas remuneraciones sensiblemente inferiores a las de otros países. El nivel de formación también determina el salario que se percibe, que puede ir desde los 53.165 euros que cobra un directivo a los 12.819 que percibe un trabajador no cualificado.

Los extranjeros que no proceden de la UE cobran de media un 36% menos que los españoles

Otros dos factores que condicionan la mayor o menor remuneración que percibe el trabajador es la comunidad autónoma donde reside y si el ocupado es español o extranjero. Los salarios más grandes se concentran en las regiones donde hay más empresas y más ocupados, como País Vasco, Madrid o Cataluña, mientras que los más pequeños se dan en aquellas con elevadas tasas de paro como Canarias o Extremadura. La estadística del INE también constata una realidad más o menos conocida: los trabajadores extranjeros cobran menos que los españoles. En concreto la remuneración media de un extranjero europeo es un 23,2% inferior a la que cobra un residente. Una diferencia que se amplía hasta un 36% para el resto de nacionalidades.