Ni los afectados ni la empresa explican las razones

Microsoft pierde a dos de sus principales ejecutivos tras sustituir Nadella a Ballmer

El nuevo consejero delegado quiere formar su propio equipo directivo.

Entre sus retos, que la firma sea un líder en la era post-PC y completar su transición a la nube.

Steve Ballmer, ex consejero delegado de Microsoft, da la mano a Tony Bates, ex consejero delegado de Skype, durante la compra de esta compañía por parte del gigante de Redmond.
Steve Ballmer, ex consejero delegado de Microsoft, da la mano a Tony Bates, ex consejero delegado de Skype, durante la compra de esta compañía por parte del gigante de Redmond.

El nombramiento de Satya Nadella como nuevo consejero delegado de Microsoft está provocando otros cambios en el equipo directivo del fabricante de software. Dos de los vicepresidentes del gigante de Redmond abandonarán la compañía en los próximos días, según adelantó el blog Re/code. El primero en salir será Tony Bates, exconsejero delegado de Skype y actual responsable de desarrollo de Negocio de Microsoft.

Bates era uno de los candidatos internos que se barajó para sustituir a Steve Ballmer al frente de la corporación. Incluso se aseguraba que era el favorito de los empleados de Microsoft para liderar el futuro de la compañía. Bates llegó a Microsoft, después de que esta comprara Skype, el popular servicio de voz IP. Le sustituirá temporalmente Eric Rudder, hasta que haya un candidato definitivo para el cargo, según revela la misma fuente.

La otra salida destacada es la de Tami Reller, como Bates vicepresidenta ejecutiva además de responsable de Marketing de la compañía. Reller, que será sustituida por Chris Capossela, se incorporó a Microsoft tras otra compra por parte de la multinacional, la de Great Plains Software en 2001. Es una de las cuatro mujeres que ocupan cargos importantes en el equipo directivo de la multinacional. Las otras tres son Amy Hood, directora financiera; Lisa Brummel, responsable de recursos humanos, y Julie Larson-Green, al frente del desarrollo de hardware. Esta última también deja Microsoft, según desveló hace unos días, informa ITEspresso. La directiva también sonaba entre los favoritos internos para sustituir a Ballmer.

Ninguno de los afectados ni la propia Microsoft ha explicado las razones de la marcha de estos directivos. Al parecer, algunos de los movimientos son también resultado de la integración de Nokia, que se esperase complete en unas semanas.

La salida de Bates será inmediata, mientras la de Reller se dilatará algo más. Con estos movimientos, parece claro que Nadella, que tomó la dirección de Microsoft hace un mes, parece querer crear su propio equipo directivo para hacer frente a los retos de la compañía, entre ellos posicionarse como un líder en la era post-PC y completar su transición a la nube.