Chiquitas... pero matonas

Los fondos que invierten en empresas de pequeña y mediana capitalización son más rentables que los centrados en grandes

Chiquitas... pero matonas

No por abultar poco son peores. De hecho, pueden ser incluso más atractivas que sus hermanas mayores. Las empresas de pequeña y mediana capitalización –generalmente se entiende por eso de menos de 5.000 millones de euros– están resultando ser más rentables que las grandes, las más conocidas, las que tenemos todos los días en los periódicos y en los principales índices bursátiles.

En concreto, según datos de VDOS, las categorías de fondos centradas en este perfil de compañías presentan este año rendimientos de dos dígitos, encabezadas por el 28,21% que arroja el grupo de productos que invierte en empresas niponas “beneficiándose de la subida de la Bolsa japonesa a raíz de la nueva política monetaria de su banco central”, según su directora de análisis, Paula Mercado. Le siguen los fondos de Renta Variable Internacional USA Small/Mid Cap, categoría de VDOS con una revalorización del 14,67% hasta mayo. En cuanto a los productos que invierten en empresas europeas (8,83%) y de zona euro (9,66%) obtienen resultados similares a los de empresas españolas (8,16%), mientras que los fondos que amplían su selección a un espectro global se sitúan a medio camino, con una rentabilidad en el año del 11,4%. Por fondos concretos, como se puede observar en el cuadro, las rentabilidades pueden ser realmente espectaculares, de más del 70%, sobre todo a medio plazo.

Las cinco posiciones principales del índice Russell 2000, de referencia para acciones de pequeña capitalización, son Alaska Air Group, Pharmacyclics, Axiall, Genesee & Wyoming y Ocwen Financial ¿Les suena? No es raro, ya que “de promedio una empresa de elevada capitalización es cubierta por 25 analistas, frente a solamente siete que siguen la evolución de una pequeña, lo que a su vez tiene reflejo en la información accesible al inversor a través de otras fuentes públicas”, recuerda Javier Flores, responsable del Servicio de Estudios y Análisis de Asinver. Esa realidad es percibida por los expertos tanto como un riesgo como una oportunidad. Royce & Associates, gestora de pequeñas y medianas compañías estadounidenses de Legg Mason, por ejemplo, resalta que las grandes, al estar tan seguidas, dan lugar a diferentes puntos de vista y opiniones, “lo que hace que sea muy difícil obtener cualquier ventaja informativa o analítica”.

También los responsables del Fidelity Funds European Smaller Companies Fund ven en la menor cobertura analítica una oportunidad para dar con empresas infravaloradas; sin embargo, apuntan que son pocas las gestoras que tienen capacidad para buscar en las “profundidades” del mercado, donde son mayores las posibilidades de encontrar grandes oportunidades.

Los vehículos invertidos en compañías japonesas han crecido un 28% este año

“Son muy interesantes desde el punto de vista del potencial de rentabilidad, pero hay que tener presente que conllevan riesgos elevados, por lo que si el inversor particular decide entrar en ellas, pensamos que debe tener una buena diversificación de su cartera”, recomienda Julián Álvarez González, del departamento macroeconómico Aspain 11 Asesores Financieros EAFI SL. En cualquier caso, los expertos aconsejan acceder a este tipo de inversión de la mano siempre “de profesionales que cuenten con los conocimientos, la información y las herramientas adecuadas para conocerlas en profundidad. Es por ello aconsejable invertir en ellas a través de fondos de inversión”, recuerda Mercado. Desde luego, no será por falta de oferta. La práctica totalidad de las grandes gestoras comercializan productos con estas características.

“Cualquiera que invierte en este tipo de compañías hace una apuesta subconsciente de crecimiento por encima de la media”, comenta el director general para España y Portugal de Franklin Templeton Investments, gestora del Franklin European Small Mid Cap Growth Fund. En Pioneer Investments, responsables del Pioneer Funds European Potential, recuerdan que las empresas de pequeña capitalización históricamente tienden a superar a las grandes en las fases de recuperación económica, y resaltan que a menudo operan en pequeños nichos de negocio que pueden ser particularmente atractivos y ofrecer interesantes oportunidades de crecimiento, a pesar de ser distintas a las tendencias macro más grandes.

Para Jérôme Blanc, responsable de desarrollo internacional de Financière de l’Echiquier, no hay dudas sobre el potencial de esta clase de activos, ya que desde el año 2000 el MSCI Europe Small Cap ha cosechado un 57,5% de rentabilidad, frente a un 25,9% para el Stoxx 600.

¿Para qué tipo de perfil podrían estar recomendados? Según Eduardo Antón, analista de fondos de Inversis Banco, “Para cualquier tipo de inversor que esté expuesto a renta variable europea es recomendable incluir estas empresas para diversificar su cartera”.

Las gestoras ven una oportunidad en la falta de seguimiento por parte de los analistas

Ricardo Comín, director comercial de Vontobel AM Iberia & Latam, compañía que destaca por su Vontobel Fund–Swiss Mid and Small Cap Equity, apunta que el crecimiento de los beneficios acumulados ajustados al riesgo es muy atractivo en este tipo de empresas; de hecho, “nuestras previsiones estiman que en 2013 y 2014 conseguirán un alza de los ingresos de doble dígito”.

“Su atractivo las convierte también en potenciales presas para otro grupo, y a pesar de que puede parecer evidente, antes de llegar a ser grandes, la mayoría de las empresas han pertenecido al espectro de las medianas. Invertir en compañías de mediana capitalización significa sobre todo creer en el futuro”, afirma Manuel Doméon, gestor del fondo EdR Europe Midcaps en Edmond de Rothschild AM.

“Otra característica es que se puede alcanzar una exposición más pura a una actividad específica o temática que nos guste al estar más especializadas en un producto o actividad que las grandes empresas, que suelen estar más diversificadas”, indican en la gestora del Amundi Funds Equity Euroland Small Cap-AE.

Los responsables del Threadneedle UK Smaller Companies, gestora que coloca varios de sus fondos dedicados a pequeñas y medianas empresas entre los más rentables a tres año, observan que la protección de los beneficios en un entorno de baja inflación necesita calidad de negocio con gran poder para fijar precios, características que generalmente se aplican a grandes empresas pero que también se dan entre pequeñas con un fuerte posicionamiento.

Guy Lerminiaux, cogestor del fondo Petercam Equities European Small & Mid Caps y director de renta variable en Petercam, por su parte, anuncia que invertirán “de manera más selectiva en algunos activos periféricos interesantes, a pesar de que evitamos la exposición a economías locales con dificultades y a compañías que podrían sufrir de un consumo débil, un Gobierno que pretende subir impuestos, etcétera”.

“Conviene recordar que los fondos dedicados a estas empresas tienen especial facilidad para poder invertir en las fases de más rápido crecimiento en el ciclo vital de una compañía”, circunstancia de la que se ha podido beneficiar el Axa Rosenberg Global Small Cap Alpha Fund, según Beatriz Barros de Lis, country manager de Axa IM en España.

Asimismo, Xavier Hovasse, cogestor del Carmignac Emerging Discovery, destaca que estos valores “ofrecen mayor posibilidad de elección, ya que nos permiten el acceso a más países, incluidos mercados frontera como Kenia, Catar, Perú o Filipinas, o a sectores que no tienen ninguna gran capitalización, como la salud en Brasil, por ejemplo”.

En cuanto a las expectativas para estos valores, en general siguen siendo buenas, aunque hay quienes mantienen su cautela. Es el caso de Charles Anniss, gestor del M&G Smaller Companies Fund, que dice que este sector incluye un porcentaje alto de empresas industriales y cíclicas, más dependientes del crecimiento económico que sus homólogos defensivos en los sectores sanitarios y de productos básicos de consumo, por ejemplo. Por eso, “necesitamos ver una mejoría en los indicadores económicos y en los beneficios para que estas compañías mantengan su ventaja competitiva”.

Desde el Schroder ISF EE UU Small Caps & Medio Equity también advierten de que los niveles generales de valoración de mercado no son baratos, aunque aún pueden afrontarse.

A la búsqueda de financiación en el mercado español

Chiquitas... pero matonas

Si nadie puede cuestionar el protagonismo que tienen las pymes en la economía mundial, todavía menos en la española, ya que suponen el 99% del tejido empresarial en nuestro país. Compañías que sufren especialmente las dificultades que atravesamos y más en concreto la ya famosa restricción del crédito que ha venido a radicalizar sus tradicionales problemas de financiación. De ahí que sea tan importante que los inversores profesionales se fijen en ellas.
Para facilitar esa relación, Bolsas y Mercados Españoles (BME) creó en marzo de 2008 el segmento para empresas en expansión del Mercado Alternativo Bursátil (MAB). En su nacimiento tuvo como referencia el británico AIM (Alternative Investment Market) o el francés Alternext, opciones de demostrado éxito para conseguir financiación a través del mercado.
Al español le está costando más arrancar y la crisis ha entorpecido la llegada de más compañías y su adecuada evolución; no obstante, ha conseguido casos sobresalientes, como el de la joven Gowex. Desde que la compañía especializada en redes wifi públicas comenzara a ser negociada en marzo de 2010, captando 6 millones de euros en el mercado para una capitalización cercana a los 40 millones, ha conseguido suscribir dos ampliaciones de capital sucesivas.
Un ejemplo que tratan de seguir, con desigual resultado, sus compañeras de un mercado que se estrenó con Zinkia e Imaginarium, que accedieron al mismo en 2009. Durante 2010 se incorporaron otras diez empresas, siete más en 2011 y, finalmente, cinco se han unido el pasado ejercicio 2012. Se trata de Bionaturis, Carbures, Ibercom, Suavitas e Inkemia. Entre todas captaron 8,5 millones de euros, que representa cerca del 20% del valor de mercado agregado de esas empresas.
Asimismo, BME promueve todos los años un encuentro entre inversores y empresas de mediana capitalización, el Foro MedCap, que en esta ocasión se celebra los próximos 29 y 30 de mayo en Madrid, con un espacio dedicado especialmente a poner en contacto también a inversores, nacionales e internacionales, interesados en las empresas de menor tamaño.

Perfil

Menor seguimiento. Mientras que se cuentan por decenas los analistas que estudian las empresas de gran capitalización, las pequeñas apenas tienen quienes analicen su actividad diaria.

Mayor dependencia doméstica. Aunque las pymes buscan cada vez más su internacionalización, normalmente su tamaño les obliga a centrarse en el mercado local, lo que las hace más vulnerables a los vaivenes de una única economía.

Gran volatilidad. Al poseer una menor capitalización bursátil y contar con menos liquidez que una grande, su volatilidad suele ser bastante más elevada. 

Presas fáciles. Su potencial y tamaño las convierte en candidatas claras a ser compradas por empresas más grandes.

Normas