El mapa español de la automoción

Flexibilidad a cambio de futuro

Los fabricantes de automóviles eligen las plantas españolas para sus planes industriales

La adaptación a la crisis, con flexibilidad y contención salarial, resulta clave

El sector europeo de la automoción atraviesa una época de profundo estancamiento. Los bajos datos de ventas han dejado al descubierto los desajustes de una industria con una capacidad de producción sobredimensionada. En una carrera por recortar gastos, los fabricantes del continente han acometido planes de reestructuración para adaptar la producción a la débil demanda. Despidos, congelaciones salariales, eliminación de incentivos, y en algunos casos, cierres de fábricas, como la de Bochum de Opel en 2014 o la de Aulnay de PSA en Francia. Dos factorías en territorio de sus respectivas marcas. Lo sentimental no tienen valor, y las plantas más eficientes en este proceso son las grandes candidatas para recibir nuevas inversiones. Y las fábricas españolas han conseguido serlo sin necesidad de procesos traumáticos.

En los últimos cuatro años las grandes plantas del país han renovado sus convenios colectivos y han firmado planes de competitividad que han fructificado en cerca de 2.500 millones de euros en inversiones. Las claves, la flexibilidad, la tradición por la negociación dentro de los convenios colectivos, y la gran predisposición de empleados y empresa.

PSA Vigo y Villaverde

Abierta desde 1958, la fábrica de PSA Peugeot-Citröen en Vigo rubricó el año pasado un nuevo convenio de cuatro años marcado por numerosas medidas de flexibilidad que PSA ha copiado para sus fábricas francesas, como la bolsa de horas, sábados voluntarios, turnos variables o ERE temporales. Para 2013, prevé un aumento de la plantilla de 1.000 personas para cubrir la producción de sus modelos: el Citröen C-Elyseé, las versiones eléctricas de las Peugeot Partner y Citröen Berlingo y la nueva gama C4 Picasso, hasta llegar a 400.000 unidades este año de sus modelos. En la actualidad, ha comenzado la negociación por un plan de ajustes adicionales de gastos que los sindicatos esperan que no afecte al convenio. La planta madrileña de Villaverde se salvó de un cierre casi anunciado con la misma receta de flexibilidad, y producirá un nuevo Citröen en 2014, aunque hasta entonces deberá ejecutar un ERE temporal de 80 días.

Renault

El fabricante francés apostó por las plantas españolas para encomendarles su Plan Industrial 2014-2016, resultado de un renovado acuerdo social que, con medidas de contención salarial como una revalorización de los sueldos de la mitad del IPC. Valladolid fabrica para todo el mundo el Captur, del que creará un segundo turno. Palencia seguirá con el Megane y abrirá una nueva plataforma para un modelo compartido con Nissan.

La fábrica de transmisiones de Sevilla también aumenta su producción gracias al plan industrial, y contratará a 100 empleados de forma inminente. En el anterior plan, Renault asignó el eléctrico Twizy a la planta vallisoletana, que también lo fabrica de forma exclusiva.

Ford Almussafes

Firmó el convenio en 2009, y ya han empezado las reuniones para su renovación. Desde ese año, Ford ha comprometido 1.112 millones de euros de inversiones en Almussafes, y ha anunciado el aumento de la producción del 10% del modelo Kuga, que fabrica para 70 países. La dirección espera llegar a 400.000 unidades producidas en 2015.

Seat Martorell

El acuerdo de 2011 fructificó en la asignación del Audi Q3, el modelo de más valor que se produce en España. También produce el Ibiza, el Altea, el Exeo y el León, y aspira a que Volkswagen le encargue un nuevo SUV que comenzaría su producción el año que viene. Seat se encuentra inmersa en un proceso de recuperación de rentabilidad, y su presidente, James Muir, ha pedido nuevos esfuerzos a la plantilla, que ya tiene ligados sus sueldos a resultados, para aumentar su competitividad.

Volkswagen Navarra, por su parte, negocia desde hace meses el VIII convenio colectivo, pero las posturas continúan muy alejadas. En 2012, la fábrica situada en Landaben tuvo un beneficio neto un 24% inferior al de 2011.

Nissan

Con suspense, después de romper las negociaciones dos semanas antes, sindicatos y empresa aseguraban el futuro de la fábrica de Zona Franca (Barcelona) y reforzaba el de Nissan Ávila con un nuevo acuerdo de competitividad, que incluye una escala salarial diferente para nuevos contratados, una jornada laboral más extensa y más medidas de flexibilidad. A cambio, Nissan destina 130 millones de euros para la producción de 80.000 unidades de una nueva berlina a partir de mediados de 2014.

Iveco y Mercedes

Iveco, del Grupo Fiat, ha convertido sus fábricas de Valladolid y Madrid en los centros de fabricación de sus vehículos pesados en Europa. El plan industrial compromete 500 millones de euros hasta 2016 y prevé la creación de 1.200 empleos en este período.

Mercedes, con centros en Barcelona, Cantabria y Vitoria, produce en éste último las furgonetas Viano y Vito, y la versión eléctrica de ésta, de la que ha recibido un pedido de 50 unidades desde Dinamarca, el mayor de Europa de este tipo. Recibe 200 millones de inversión para adecuar la fábrica a la nueva VS60.

Opel Figueruelas

Espera noticias tras ratificar el nuevo convenio colectivo. Desde 2008 ya recorta 25 millones de euros de gastos al año, y aspira a nuevos modelos tras contener salarios para los cinco años que estará vigente el nuevo marco laboral.

Normas