El número de compañías que se declaró insolvente alcanzó las 5.367

Los concursos de acreedores de empresas aumentaron el 19% el pasado año

El número de compañías que se declaró insolvente alcanzó en 2011 las 5.367, lo que supone un incremento del 19%, según el Barómetro Concursal 2011 elaborado por PricewaterhouseCoopers (PwC), basado en la información publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Según el citado informe, el alza registrado en 2011 es consecuencia del aumento de la actividad en los dos últimos trimestres de este año, que se incrementó un 26% y un 28%, respectivamente.

En concreto, desde el cuarto trimestre de 2010, el número de concursos de acreedores (antigua suspensión de pagos) de empresas ha ido aumentando "significativamente". "Especialmente importante", destacó PwC, fue el alza del 28% que se registró entre octubre y diciembre, en comparación con el mismo trimestre de 2010, cuando lo hizo el 6%.

Este dato, dice el informe, "arroja unas perspectivas poco optimistas para la evolución de la situación para este ejercicio". Por comunidades autónomas, el informe muestra pocos cambios respecto a 2010. Cataluña, con el 22%, Comunidad Valenciana (con el 15%) y Madrid (13%) fueron las regiones con mayor actividad concursal y supusieron el 50% del total de los concursos registrados en 2011. A estas le siguió Andalucía, con el 11% de los concursos, País Vasco, con el 7% y Andalucía, con el 6%.

El mismo informe también indica que pese al ajuste registrado en los sectores de la construcción e inmobiliario, estos continuaron representando el mayor porcentaje del total de concursos, el 26% y el 18%, respectivamente. Durante el año pasado, los concursos de acreedores crecieron el 14% en el sector de la construcción y el 29% en el inmobiliario.

Otras actividades que también se vieron afectadas fueron la agrícola, con un 105% más de concursos, y la de alimentación, con el 65%.

En cuanto al tamaño de las empresas que se declararon en concurso (según el volumen de activo), la mayoría de las compañías insolventes en 2011 contaba con un activo inferior a los dos millones de euros.