Andalucía, Cataluña y Valencia se blindan con emisiones de 6.000 millones a particulares

Castilla-La Mancha minimiza la rebaja de rating y dice que dispone de liquidez

La decisión de Moody's de rebajar de forma masiva el rating a las comunidades agrava su acceso al crédito. Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía se han adelantado a esa decisión al lanzar emisiones de bonos para particulares. Mientras, Castilla-La Mancha, cuyo rating se encuentra al nivel de bono basura, señala que, pese a todo, dispone de liquidez para hacer frente a los vencimientos pendientes (178 millones de euros) hasta final de año.

Las comunidades autónomas afrontan un último trimestre plagado de problemas. A la falta de ingresos se han unido el abultado endeudamiento en el que han tenido que incurrir para rebajar los déficit públicos acumulados a finales del año pasado. Por si eso fuera poco, las agencias de calificación se han lanzado a una competición para rebajar el rating de las comunidades que acumulan más desequilibrios. La última fue Moody's, que anunció el miércoles por la noche un recorte de la calificación para diez comunidades. Esa agencia traspasó una línea roja que hasta ahora no había rebasado ninguna: recortar cinco escalones la calificación de Castilla-La Mancha hasta el nivel de bono basura.

Con esta calificación, la agencia da a entender que considera muy difícil que Castilla-La Mancha pueda hacer frente a sus compromisos de deuda. Eso significa que si decide acudir a los mercados para financiarse, los inversores les van a pedir una rentabilidad tan alta que la operación difícilmente saldrá adelante. Ese encarecimiento ya se ha transmitido al mercado secundario, en el que los títulos de deuda de la citada comunidad ofrecen una rentabilidad que oscila entre el 7,3% y el 7,5%. Pese a ello, el Ejecutivo presidido por María Dolores de Cospedal considera que dispone de suficiente liquidez para hacer frente a los vencimientos de deuda pendientes (178 millones) para el último trimestre de este año.

Algunas voces lo dudan. El presidente de la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam) acusó ayer a Moody's de machacar "injustificadamente" a Castilla-La Mancha y trazó un panorama muy negro. "A ver qué entidad financiera apuesta por Castilla-La Mancha ahora con una deuda que supera los 7.000 millones de euros y mucha deuda pública emitida, que tiene un vencimiento y hay que responder por ella. A ver qué precio vamos a pagar la renovación de nuestra deuda y la emisión de nuevas deudas", remarcó.

Por si fuera poco, el gobierno regional se enzarzó ayer en una disputa con el anterior presidente, José María Barreda, para buscar un responsable de la rebaja de rating. El Ejecutivo culpó a Barreda "por las deficiencias en la contabilidad, que le llevó a no proporcionar estimaciones adecuadas de su ejecución financiera durante el último año". En un comunicado aludía a los 200 millones de deuda oculta constatada en el último informe de la Sindicatura de Cuentas. Por su parte, Barreda acusó al actual gobierno de provocar la bajada de la calificación al "dramatizar" la situación económica. "Han exagerado, han mentido y son prisioneros de esa dinámica. Decían que esto era pero que Grecia y que era la Grecia española. Es lógico que acaben recogiendo lo que se siembran", sostuvo.

Las agencias de calificación se han cebado con aquellas comunidades que más déficit y deuda han acumulado este año. En el cierre del segundo trimestre, Castilla-La Mancha tenía la segunda mayor deuda en relación al PIB (un 17,2%) y el mayor déficit (un 6%). El Ejecutivo de Cospedal prevé que cierre este año en el 9% del PIB regional.

En un segundo escalón se encuentran Cataluña y la Comunidad Valenciana, que se pusieron la venda antes de la herida y optaron por emitir bonos para particulares ante el más que previsible cierre de la financiación en los mercados. Cataluña tiene abierta hasta el 14 de noviembre una emisión de bonos por 3.000 millones (ampliables a 4.000 millones) a uno y dos años, que ofrecen una rentabilidad de entre el 4,75% y el 5,25%. La Comunidad Valenciana ha anunciado otra emisión en breve, aunque no ha detallado su cuantía. Fuentes del mercado aseguran que será de 1.500 millones. En ambos casos se utilizarán para refinanciar los bonos lanzados en 2010. Otra comunidad que ha tirado de ese recurso para obtener liquidez ha sido Andalucía, que ha obtenido 600 millones, ofreciendo una rentabilidad del 4,25%.

Sin problemas

1 Déficit: no todas las comunidades tienen problemas para endeudarse. Madrid, Aragón, Canarias, La Rioja y País Vasco no excedieron el umbral del 0,75% de déficit fijado por el Ministerio de Economía.

2 Deuda: las más endeudada, en términos absolutos, es Cataluña, con 38.530 millones (un 29% del total). En términos relativos es la Comunidad Valenciana, con un 19,9% del PIB.