Directivos

Vivir y pensar la empresa desde la discapacidad

Manpower forma en diversidad a técnicos de recursos humanos

Miedo, desconocimiento, desorientación, desconfianza. Son palabras que surgen desde los responsables de recursos humanos de las empresas a la hora de gestionar la diversidad. Esa es la razón por la que Fundación Manpower ha decidido formar a ejecutivos y técnicos de este campo desde el punto de vista personal. "Queríamos que lo vivieran en sus propias carnes y sintieran lo que provoca", explica la directora de la institución, Montserrat Moliner. Por eso, durante una jornada, los alumnos se tienen que poner en la piel de una persona con discapacidad y entender lo que ellos pueden hacer desde sus responsabilidades.

Lo primero es subirse en una silla de ruedas y deambular por el hotel donde se realiza el encuentro para preguntar al personal si hay algún empleo adaptado. Salir a la calle y pensar en cómo tiene que llegar una persona sin movilidad a su puesto de trabajo se convierte en una odisea. Los directivos entonces piensan en todos los factores que hay que sortear: "Tiempo, planificación, climatología, rampas, ascensores, transporte, lavabos, posición y miradas respecto al resto de interlocutores" son algunas de las palabras que surgen de la experiencia, que luego se completa con un desayuno con tapones en los oídos, para simular discapacidad auditiva, o una comida con un antifaz para el caso de la ceguera.

"Nos falta empatía desde las empresas", reconoce Raquel Rocamora, una de las profesoras del curso. ¿Y cómo se salva? "Hay dos aspectos en los que los departamentos de recursos humanos pueden trabajar: formación para concienciarse y conocer todas las ayudas que se pueden obtener y, segundo, establecer mecanismos de control en los procesos de contratación para que se conviertan en todo lo meritocrático que sea posible. Por ejemplo, conocer cuántos pasan los diferentes filtros de selección", explica, desde París, Uxío Malvido, director de diversidad para Europa, Canadá y Oriente Próximo de MSD. Sobre si los discapacitados llegan a niveles directivos, este ejecutivo considera que el primer reto es que estas personas se incorporen al mercado laboral, "el problema está en la entrada", porque muchos ellos han tenido barreras para llegar a la universidad. Algunos de los asistentes al curso, como Luis Márquez, técnico del departamento de discapacidad de Indra Sistemas, hablan de sus mejoras, que se van consolidando en las empresas: "De 16.000 empleados, 100 tienen discapacidad, de cualquier tipo, donde se prima la capacitación desde los puestos de gestión a administrativos".

Es muy difícil que llamen a estas personas después de enviar su currículum y suelen necesitar la intermediación de un tercero

Según la Fundación Manpower, hay cuatro millones de discapacitados en España y el 76% no trabaja. "No se puede crear un puesto de trabajo específico para estas personas, hay que incluirlos en los ya existentes", afirma Rocamora, en igualdad de condiciones. "Para los departamentos de recursos humanos requiere tiempo, planificación, aprendizaje, lo malo es que con la escasez de recursos, por la crisis, no es tarea fácil", según Moliner. Para estas personas, tras enviar su currículum, "es muy difícil que les llamen", señala, y el proceso se alarga muchos meses más que la media y necesitan intermediación de un tercero.