Opta al Corsa y al Combo en 2013

Figueruelas liderará la producción de coches pequeños dentro de Opel

Figueruelas liderará la fabricación de coches pequeños de Opel. Así lo anunciaron ayer en Fráncfort sus principales directivos. El presidente, Nick Reilly, confirmó ayer los 900 despidos en la factoría de Zaragoza. La central estudia asignar a la planta las nuevas generaciones de los coches desde 2013.

El presidente de Opel, Nick Reilly, desveló ayer finalmente el esperado plan de reestructuración de la compañía, que confirma el despido de 900 trabajadores en la planta zaragozana y el cierre de la factoría de Amberes, cuya producción será relocalizada en Bochum (Alemania) hasta el lanzamiento del nuevo LM3. La fábrica aragonesa, que trabaja ya en el lanzamiento del nuevo Meriva, seguirá produciendo el Corsa y el Combo y, lo que es más importante, optará a las nuevas versiones de estos modelos a partir de 2013. También se estudia la posibilidad de ensamblar un pequeño vehículo eléctrico en la planta. El comité de empresa se reúne hoy para responder a la oferta de negociación de los 900 despidos y la propuesta empresarial de prolongar hasta noviembre el expediente de regulación de empleo (ERE) para 600 trabajadores, que expira el 31 de marzo. Ello supone la eliminación del turno de noche durante siete meses.

Según las impresiones recogidas por CincoDías, la mayoría del comité (integrado por UGT, CC OO y el sindicato de cuadros Acumagne) se muestra, en principio, favorable a la apertura de negociaciones. CGT y OSTA consideran negativo que el tema de los despidos se vincule al convenio colectivo y USO cree que la empresa debería haber concretado su propuesta, antes de exigir la mayoría del comité para desvelarla e iniciar negociaciones sobre ella. La eventual falta de acuerdo, que no parece probable, trasladaría a la autoridad laboral la decisión sobre ambos expedientes, el temporal para 600 trabajadores y el estructural de 900 despidos. La adecuación productiva a la demanda supondrá que Figueruelas desarrollará su actividad con 1.500 trabajadores menos hasta noviembre.

El plan presentado ayer, que cuenta con el respaldo de los auditores independientes Wart&Klein, reduce en un 20% la capacidad productiva en Europa y anuncia inversiones de 11.000 millones hasta 2014. La cifra de bajas laborales en el conjunto de las plantas europeas se cifra en 8.300.

El volumen más alto (2.377 trabajadores) viene originado por el cierre de la fábrica de Amberes. Bochum (Alemania) es la segunda planta más afectada, con 1.799 empleados, seguida de Figueruelas (Zaragoza) con 900. Rüsselsheim perderá 862 puestos, las alemanas Kaiserlautern y Eisenach, 300 cada una, y Luton (Reino Unido) 369. Gliwice (Polonia) y Ellesmere Port (Reino Unido) resultaron más afortunadas y mantendrán intactas sus plantillas. Opel espera alcanzar el equilibrio financiero en 2011 y obtener beneficios en 2012.

A la espera de la respuesta de los Gobiernos

Este plan de viabilidad era una condición indispensable para que los Gobiernos con plantas de Opel en sus territorios (el español entre ellos) aporten unas ayudas que deberían ascender a 2.700 millones de euros.

Opel ya ha solicitado esta mañana los créditos y garantías a los Gobiernos europeos, pero rehusó especificar en la rueda de prensa la cantidad concreta para cada país. El ministro alemán de Economía, Rainer Brüdeler, informaba simultáneamente en Berlín de que GM ha solicitado a Alemania ayudas por valor de 1.500 millones.

Otro de los anuncios realizados ayer será el traslado de la central de la compañía. La sede de Opel estará ahora en la localidad alemana de Rüsselsheim, cerca de Fráncfort, donde se ubica su sede central, y desaparece la antigua dirección de GM Europa en Zúrich.