Plan de reestructuración de Opel

Figueruelas accede a negociar con la empresa el despido de 900 empleados

La mayoría del Comité de Empresa de la fábrica de General Motors (GM) España, ubicada en la localidad zaragozana de Figueruelas, accedió hoy a negociar con la empresa el expediente de extinción de empleo de 900 empleados, en el marco del plan de reestructuración de Opel.

Según informó el portavoz de Comisiones Obreras en el comité, José María Fernando, en declaraciones a Europa Press, con el voto a favor de UGT, CC OO y Acumagme se aprobó "que se quiere conocer la propuesta que tiene la empresa y concertar la negociación del convenio colectivo".

Además, Fernando indicó que, en el caso de Comisiones Obreras, se reunirán con la empresa para conocer la propuesta para después realizar una valoración conjunta y que sea la plantilla la que decida si quiere o no negociar.

De esta forma, la dirección ha convocado al Comité de Empresa a una reunión a las 14.00 horas, en la que los sindicatos prevén que se les presenten las memorias del expediente de extinción de empleo de 900 personas y del de suspensión temporal del turno de noche, que afecta a otras 600; junto con la propuesta para llevar a cabo los despidos.

La dirección de GM España presentó hoy ante la autoridad laboral un expediente de extinción de 900 empleos, incluido dentro del cese que afectará a más de 8.000 personas en toda Europa, junto con otro para el cierre temporal del turno de noche, que afectará a 600 empleados, del 1 de abril al 31 de octubre, para garantizar un buen lanzamiento del Meriva.

Alemania no considera obligatorio conceder ayudas a Opel

Por otro lado, el ministro alemán de Economía, el liberal Rainer Brüderle, considera que el Gobierno alemán no está obligado a conceder ayudas estatales a la firma automovilística Opel como desea su casa matriz, el grupo estadounidense General Motors.

"Opel está en su derecho de presentar una solicitud, pero no estamos obligados a aceptarla", señaló anoche el ministro en una reunión de la comisión presupuestaria del Bundestag, según informó hoy el departamento de prensa de la cámara baja alemana.

General Motors aspira a que el Estado alemán y los Länder con factoría de Opel accedan a conceder un aval de 1.500 millones de euros para garantizar el relanzamiento del histórico fabricante alemán y europeo de automóviles. El grupo estadounidense espera además que los gobiernos de España, Gran Bretaña, Polonia y Austria, países en los que también hay fábricas de Opel, aporten otros 1.200 millones de euros.