Directivos - Másteres y Posgrados

Arranca el curso con más ética en la mochila

El convulso panorama económico apremia a las escuelas de negocios a revisar las materias en cartera, en un año académico que ha disparado la demanda.

La debacle de las finanzas internacionales explosionó casi a la par que empezaba el curso académico de 2008. Las escuelas de negocios, a contrapié, tuvieron que adaptarse rápidamente al contexto y alinearse, en tiempo real, con aquellos conceptos que ayudaban a los alumnos a desenvolverse mejor dentro de una nueva realidad. Este año, la crisis perdura. Y los centros han podido preparar el terreno con cierto margen, analizando qué áreas debían introducir y cuáles otras correspondía reforzar.

Tal vez porque la mala praxis directiva estuvo en el ojo del huracán del crac económico, muchas de las novedades que aparecen en cartera están relacionadas precisamente con ese aspecto: la ética de los negocios. No es que antes fuera una parcela árida. Los programas ya aludían a los principios deontológicos de la gestión. Pero el aluvión de escándalos, que también salpicó a las escuelas ?por la parte de responsabilidad que pudiera tocarles?, ha obligado a profundizar con mayor empeño en estos criterios.

"Hemos trabajado en torno alnewmanagement. Nuestro MBA [Master of Business Administration] ha intensificado la conexión con los nuevos estilos de liderazgo", destaca el director de Nebrija Business School, Carlos de Benito, cuando explica las directrices del nuevo curso. "La crisis puso de relieve que algunos modelos estaban equivocados, algo que por otra parte ya veníamos anunciando", defiende. Alfonso González, director general de la Fundación EOI, apunta en una dirección afín: "La actividad de la escuela apuesta por la sostenibilidad entendida en el sentido más amplio". Según matiza el responsable de la institución, esta inclinación no es inédita.Uno de los máximos exponentes de la escuela, el máster específico sobre Responsabilidad Social Corporativa (InternationalMaster in Sustainable Development and CorporateResponsibility) aborda este particular desde hace seis años. "Además, cubrimos todos los programas con estas consideraciones: la sostenibilidad de la actividad, la aportación al conjunto de la sociedad, el respeto medioambiental, etcétera". En el año académico actual, dice González, "hemos insistido en lo que consideramos nuestro diferencial"

La directora ejecutiva de laUnidad de Programas de MBA de Esade, Gloria Batllori, subraya que la ética de los negocios se integra como unamateria transversal dentro de la oferta del centro, impartida en su vertiente más práctica, "desde el punto de vista de la aplicación". Esade ha creado algunas asignaturas nuevas, y ha consolidado otras que ya existían, en dos líneas: la ciudadanía corporativa (cuál es el papel de las empresas en la sociedad civil) y el liderazgo cooperativo ?"y no competitivo", precisa Batllori?.

La transparencia, una visión global y a medio-largo plazo y la capacidad de innovar están en el ADN de la élite ejecutiva que ha de recoger el testigo. Y los responsables de la forja de talentos están al tanto. "La coyuntura ha obligado a darle una pensada a muchas cosas. En IE Business School ?indica Julián Trigo, director de Admisiones?, hemos fortalecido el campo de las habilidades directivas y la gestión del cambio".

Revisión de los ejemplos

Más allá de los contenidos teóricos, habitualmente las escuelas de negocios instruyen a sus estudiantes desde el examen de casos concretos. En ese apartado, la crisis también ha influido de cara al incipiente año académico.

Gloria Batllori explica que "la adaptación de Esade se produce en dos sentidos: en la estrategia y en las finanzas". Respecto al primero de estos capítulos ?que evalúa la supervivencia de una organización?, la directora ejecutiva de la Unidad de Programas de MBA asegura que "se ha acometido una revisión de los ejemplos". Y zanja: "Estudiar el fracaso resulta eficaz". Julián Trigo, de IE Business School, también insiste en ello: "El método del caso permite observar de manera natural".

En cuanto a la base financiera, Batllori argumenta que "hasta el año pasado, las empresas estaban tan acostumbradas a las rentabilidades positivas del mercado que abandonaron el análisis de la posición financiera". Cuestiones como el nivel de endeudamiento o la liquidez se convirtieron en actores secundarios. "La situación los ha vuelto fundamentales", señala la directora. Los centros enfatizan en estos elementos tal y como exigen las circunstancias.

En Esade, "no hemos modificado tanto los contenidos, sino el orden de esta parte dentro de la secuencia de los programas. Ahora, todos comienzan con el cambio de paradigma", aclara Batllori.

Desde el IEB (Instituto de Estudios Bursátiles), una escuela de referencia en la formación financiera, el director Álvaro Martínez-Echevarría asegura que los temas relacionados con el control de riesgos o la recuperación de deuda han cobrado protagonismo, frente a otros, como los productos estructurados, "por los que ha decaído el interés". Con todo, la formación se destapa más indispensable que nunca. Al menos, eso desprende el discurso de los expertos y la respuesta de la demanda.

Es la hora de formarse

Lejos de contenerse el gasto en educación superior, los agentes del sector hacen patente un amento del número de solicitudes. "Desde septiembre de 2008, el GMAT [GraduateManagement Admission Test, la prueba de aptitud que las escuelas de negocios utilizan como criterio en la selección de candidatos] ha registrado un incremento enorme", recalca Batllori. Asimismo, el último estudio elaborado por la consultora Círculo Formación cifra el crecimiento de las matrículas en estudios de posgrado durante el curso 2009/2010 en un 12% respecto al ejercicio anterior. El tirón, sin embargo, es dispar de unas instituciones a otras. Para responder al auge, la escuelas más prestigiosas han optado por desdoblar algunos de sus programas, pero sólo puntualmente. La mayoría de ellas simplemente ha escogido a sus alumnos entre una bolsa más amplia de candidatos. Eso eleva el nivel de la promoción poscrisis.

Los másteres oficiales, con un pie en Europa

En el curso 2009-2010, la educación superior añade un factor a la ecuación: los másteres oficiales, planteados bajo el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Estos títulos tienen vigencia en los 46 países adheridos al Plan Bolonia. Durante los tres años previos, muchos centros españoles contaban con posgrados Bolonia dentro de su cartera de oferta. Pero aquéllos, a diferencia de los que arrancan ahora, habían sido proyectados de acuerdo a la legislación de 2005. Los programas ya existentes han debido superar un proceso de reválida para adaptarse al real decreto de 2007, que asimismo es el que rige sobre los de nueva creación. De esta manera, el contador se pone a cero. El paisaje europeo obliga a las escuelas a repensar la estrategia de mercado que más conviene. Para las de marcada vocación universitaria, no hay dilema. Solamente dar el paso a la oficialidad garantiza la continuidad. El IEDE, que actúa al amparo de la Universidad Losmásteres oficiales, conunpie en Europa Europea de Madrid (UEM), incide en el esfuerzo realizado en este sentido. "Todos nuestros programas, menos dos, son oficiales. Apostamos por esta vía porque la oficialidad aporta valor", subraya Javier Lezcano, director de las Escuelas de Posgrado de la UEM. Entre las instituciones que poseen un carácter más profesional, la decisión adquiere otro cariz. De hecho, algunas han preferido depender exclusivamente del prestigio alcanzado con el tiempo. Es el caso de EOI. El director general, Alfonso González, asegura: "Vendemos un producto con diferente sabor. Vendemos acceso al mercado de trabajo en puestos directivos. Nuestros títulos se reconocen en los 180 países donde la escuela disfruta de crédito".

Los centros españoles renuevan el pasaporte

Los rankings internacionales certifican el buen hacer del top de las escuelas de negocios españolas. Hace algunos años que éstas se colaron en las clasificaciones más importantes del sector. Llegaron para quedarse. Y para escalar hasta los primeros puestos, donde ya no extraña que compitan con los centros norteamericanos y europeos más influyentes del mundo. Parte de ese reconocimiento se deriva de su destreza para globalizar la actividad. Para el curso que comienza, la apuesta por la internacionalización continúa en pie. "La conquista de otros mercados permite más facilidad para estabilizar la escuela en épocas malas", esgrime como ventaja la directora ejecutiva de la Unidad de Programas de MBA de Esade, Gloria Batllori. El director de Admisiones de IE Business School, Julián Trigo, alude al beneficio que reporta a los estudiantes formar parte de una clase multinacional: "Es muy enriquecedor para el conjunto que el aula se llene con personas de diferentes nacionalidades". La presencia exterior se articula, en muchos casos, a través de alianzas con instituciones extranjeras. Ese puente facilita la exportación de programas punteros o la realización conjunta de otros. "Es difícil que una organización posea sedes en todos los países, por lo que la estrategia pasa por desarrollar un entramado con socios locales. En nuestro caso", dice Alfonso González, director general de la Fundación EOI, "tenemos una red muy tupida en el ámbito latinoamericano, mientras que en Europa estamos reconstruyendo la estructura". Por su parte, Álvaro Martínez- Echevarría, director del IEB, pone de relieve el acuerdo que la escuela estableció con la London School of Economics y Wharton School. "Consolida nuestra reputación", zanja.