_
_
_
_
_

Así será la retribución al accionista de banca este año: rentabilidad por dividendo de hasta el 9%

Los expertos ven poco margen de mejora en la remuneración total aunque sí se esperan nuevas recompras de acciones

Percentage Sign On Top Of Coin Stacks Before Blue Financial Graph
MicroStockHub (Getty Images)

Los accionistas de la banca española bien pueden darse por satisfechos. Las entidades financieras han cosechado en 2023 beneficios récord, alimentados por una intensa subida de tipos de interés que por fin ha permitido sacar rentabilidad a su negocio más básico: captar dinero y prestarlo a un coste más elevado. Esas fulminantes subidas de tipos, a un ritmo inédito en la historia del euro, catapultaron al sector en Bolsa el pasado año y han permitido una política de retribución al accionista más generosa, con los pagos más abundantes de los últimos años. Los bancos repartirán el 50% de su beneficio de 2023 entre sus accionistas –entre dividendos y recompras de aciones, un porcentaje que sube al 60% en el caso de CaixaBank–, y a eso se añaden las revalorizaciones en Bolsa. Plusvalías, dividendos y recompra de acciones. A esto se añade una rentabilidad por dividendo que se espera este año alcance hasta el 9%, gracias también a unas cotizaciones que aún cotizan con descuento. En definitiva, una combinación ganadora para el accionista que en este año promete tener continuidad, aunque a menor intensidad.

Los resultados del pasado ejercicio publicados estos días han permitido confirmar la sólida posición de la banca española en cuanto a solvencia y rentabilidad. El punto de partida para afrontar 2024 es bueno y la morosidad no se presenta como una amenaza. De forma sorprendente, incluso para el propio sector, los impagos no se han disparado con las subidas de tipos y no ha sido necesario un esfuerzo adicional en provisiones, de las que en todo caso la banca española ya había ido construyendo un potente colchón años atrás.

2024 será otro buen año de beneficios para la banca española y sus accionistas podrán aspirar a recibir la mitad de esa ganancia, según los mensajes lanzados estos días por los principales ejecutivos. La duda es si queda margen de mejora en la retribución al accionista, en un año de bajadas de tipos a la vista y para el que se prevén resultados buenos pero no tan brillantes. “En términos relativos pensamos que los bancos mantendrán el pay-out alrededor del 50% de los beneficios que generen. Esto significa que, si mejora el beneficio final, en términos absolutos, sí podría haber algo más de remuneración. No vemos que en 2024 el resultado neto vaya a ser muy superior al del 2023″, explica Elena Iparraguirre, responsable de análisis de bancos españoles de S&P Global Ratings.

Ana Botín, presidenta de Santander, señaló esta semana que “si 2023 ha sido bueno, 2024 va a ser aún mejor”. La entidad batió récord de beneficios en 2023, en que ganó por primera vez más de 11.000 millones de euros, con un aumento del 15,3% respecto al año anterior. Las alzas de tipos han sido la base sobre la que mejorar la política de dividendos, de modo que Santander ha aumentado del 40% al 50% el pay-out o porcentaje del beneficio que destina al accionista, y que distribuye a partes iguales entre pago en dividendo en efectivo y recompra de acciones. El banco entregó en noviembre un dividendo en efectivo a cuenta de los resultados de 2023 por 8,10 céntimos por acción, un 39% superior al del año anterior, y abonará un segundo dividendo por las ganancias del año pasado previsiblemente en el mes de mayo, de acuerdo al calendario que suele seguir la entidad.

En BBVA también prevén ganancias aún mayores en 2024, después de haber cosechado un beneficio récord en 2023 por 8.019 millones de euros, el 26% más. “El beneficio seguirá creciendo”, avanzó esta semana Carlos Torres, presidente de la entidad. Con cargo a lo ganado en 2023, BBVA repartirá un dividendo en efectivo por un total de 0,55 euros por acción, el 28% más que el año anterior, y realizará un nuevo programa de recompra de acciones por 781 millones de euros. En 2022 ya realizó recompras por 422 millones de euros y el año pasado, por mil millones de euros.

El auge de las recompras

Las recompras de acciones son de hecho la fórmula con la que los bancos están mejorando su retribución al accionista, más allá del pago del dividendo. Son una opción más flexible que los pagos en efectivo para adaptar esa política de remuneración a las circunstancias del mercado y el negocio. Frente al compromiso firme que supone el dividendo, las recompras de acciones dan más margen de maniobra para canalizar hacia el accionista el exceso de capital. Y han sido la vía con la que las entidades financieras han retomado los niveles de pay-out previos a la pandemia, por la que el BCE dejó en suspenso el pago de dividendos. Pasado aquel shock, la vuelta a la normalidad en la retribución al accionista ha dejado un esquema de pagos muy extendido en el sector por el que los dividendos se combinan con las recompras de acciones hasta alcanzar el equivalente a alrededor del 50% del beneficio. En el caso de Sabadell, que anuló el pago de dividendo en 2020, el pay-out ha pasado del 31,8% del ejercicio de 2021 al 50% con cargo a los resultados de 2023, año en que el banco ha alcanzado el mejor ejercicio de su historia, con un beneficio de 1.332,2 millones de euros, el 55,15% más que en 2022.

Fuentes financieras reconocen que el BCE ha sido muy reticente a que la banca elevara de forma notable sus dividendos tras el parón de la pandemia. El supervisor ha insistido en que el aumento de los impagos podría ser una amenaza ante las alzas de tipos y en que debía ser prioritaria la concesión de crédito. Pero las ganancias son rotundas y el sector mantiene su solidez. Y ante el exceso de capital, las recompras de acciones se han convertido una alternativa evidente para mimar al accionista. Iparraguirre reconoce que donde puede haber más margen de mejora en la retribución al accionista este año “es en los programas de recompra, porque no están tan vinculados tanto al resultado como a la fortaleza del capital. Si el capital de un banco se sitúa por encima del objetivo, el equipo gestor puede decidir hacer más recompras”.

BBVA, que vendió su negocio en EE UU a finales de 2020 por 9.700 millones de euros, ha realizado recompras de acciones desde 2021 por el equivalene al 14% de los títulos en circulación. Y al cierre de 2023, su presidente asegura que BBVA tiene un exceso de capital de entre 2.400 y 2.500 millones que irá a parar al accionista. “Iremos devolviendo el exceso de capital a nuestros accionistas. El objetivo es no tener ese exceso de capital”, avanzó Carlos Torres.

Tal exceso de capital alude a la diferencia entre el ratio de solvencia CET1 alcanzado por la entidad y el 12% del objetivo de las entidades y umbral reconocido por el mercado como aceptable. En ese sentido, CaixaBank también cuenta con un exceso de capital de casi 900 millones de euros y la intención de la entidad es entregarlo al accionista, según reconoció el viernes Gonzalo Gortázar, consejero delegado de la entidad.

CaixaBank es el banco que mayor porcentaje de sus beneficios de 2023 ha destinado a sus accionistas, el 60% entre dividendos y recompra de acciones. Para 2024 prevé un pay-out de entre el 50% y el 60%, que incluirá un nuevo plan de recompra durante el primer semestre del año, del que aún no ha precisado el importe. Gracias al efecto beneficioso del alza de tipos, CaixaBank ha elevado su plan de dividendos y recompras para el período 2022-2024 a los 12.000 millones de euros, desde los 9.000 millones del plan inicial.

El consenso de analistas, según datos de Factset, estima una rentabilidad por dividendo para CaixaBank en 2024 del 9,4%, mientras que para Sabadell, Bankinter y BBVA calcula rentabilidades superiores al 8%. Pero esas altas rentabilidades esconden con unas bajas valoraciones de mercado, pese a la mejoría del negocio y el rally bursátil registrado.

Paradoja del capital y el precio

Según explica Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, “la banca europea ofrece rentabilidades por dividendo atractivas, ya que toda ella cotiza todavía con múltiplos muy deprimidos (casi todos siguen por debajo de sus valores en libros) a pesar de la mejora que ha experimentado la rentabilidad en los últimos años, algo que sería consistente con valoraciones más altas”. Así, según añade el experto, las bajas valoraciones hacen que la rentabilidad por dividendo que ofrecen las entidades, ligadas a pay-out estables, sea muy elevada en el sector. En su opinión, esos pay-out de la banca española se mantendrán entre el 40% y el 50%, sumando dividendos y recompra de acciones, pero no crecerán.

Ángel Berges, vicepresidente de AFI, tampoco aprecia mucho más margen de mejora en la política de retribución al accionista de la banca española y apunta a la paradoja de que gran parte del sector –salvo Bankinter y BBVA– siga cotizando por debajo de su valor en libros. “El exceso de capital no se reinvierte en ampliar el negocio, eso plantea un reto para el futuro. El capital ocioso resulta caro si no hay demanda de crédito. Muchos otros negocios sí cotizan por encima de su valor en libros”, apunta Berges. Así, el maná del alza de tipos no habría terminado de resolver la cuestión estructural del descuento al que cotizan los bancos españoles, del 35% en el caso de Santander; el 54% para Sabadell, el 20% para CaixaBank o el 64% para Unicaja.

El consenso de mercado sí prevé alzas en Bolsa para los bancos españoles. Para Santander, que cuenta con un 66,7% de consejos de compra, el potencial del consenso de analistas de Bloomberg es del 28,2%. A BBVA le dan un potencial del 13%, con un 57,6% de consejos de compra y a CaixaBank, del 31,6%, con un 69% de recomendaciones de compra. El potencial que el consenso concede a Sabadell es aún mayor, del 34%. La perspectiva es que los bancos podrán beneficiarse un poco más del alza de tipos, ya que aún queda cartera por repreciar a precios más altos, aunque ese efecto irá en descenso. 2024 será de hecho el año en que prepararse para las bajadas del precio del dinero y la ausencia de crecimiento del crédito.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Nuria Salobral
Es jefa de la sección de Inversión en el fin de semana y redactora especializada en temas financieros y política monetaria. Trabaja en Cinco Días desde 2006, donde ha cubierto la quiebra de Lehman Brothers, el rescate a la banca española o las decisiones del BCE. Nacida en Madrid, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

_
_