_
_
_
_
_

El Ibex pone freno a dos semanas consecutivas a la baja

El selectivo español sube un 0,79% y se hace fuerte sobre los 9.900 puntos

Las principales Bolsas a 26 de enero de 2024
Carlos Cortinas Cano

Inflación, política monetaria y resultados empresariales. A los inversores se les amontonan los problemas. Con la resaca del BCE planeando sobre los mercados, los mercados se preparan para la reunión de la Reserva Federal. El índice de precios al consumo personal en EE UU confirmó el proceso desinflacionista. En una sesión huérfana de referencia en el mercado español, el Ibex optó por sumarse a las subidas y se anotó un 0,2%. Después de dos semanas consecutivas a la baja, el selectivo español se anota un 0,79% en cinco sesiones y se afianza sobre los 9.900 puntos.

Los bancos frenan la corrección sufrida el jueves tras la publicación de los resultados de Bankinter. Después de firmar su peor sesión desde el pasado mes de marzo, un castigo que los analistas consideran exagerado, la entidad que preside María Dolores Dancausa se anotó un 0,9%. La próxima semana será el turno del resto de firmas, con la excepción de Unicaja, que hará públicas sus cuentas el 6 de febrero. Santander avanzó el viernes un 0,48%; CaixaBank, un 0,42%; Sabadell, un 1,17%; Unicaja, un 1,28% y BBVA concluyó en tablas. Superiores a los ascensos de las entidades fueron los registrados por Repsol. La petrolera se sobrepuso a las caídas del crudo y avanzó un XX% en la recta final de la 1,89%.

Con una caída del 7,19% Solaria lideró los recortes el viernes. Además de ser una de las firmas más perjudicadas por la persistencia de tipos altos durante más tiempo, la compañía se está viendo penalizada por las posiciones bajistas. En las últimas jornadas los hedge funds han afilado los dientes y aumentado la presión sobre un valor. Después de la recuperación que experimentaron en la recta final de 2023, las acciones de Solaria se desfondan a mínimos del pasado septiembre. Iberdrola (-0,9%) y Enagás (-0,96%) completan la lista con peor desempeño en la sesión.

Junto al Ibex 35, el Mib italiano fue el índice europeo con peor desempeño en la sesión y la semana. La caída registrada por las rentabilidades de la deuda sirve de excusa para la corrección de las entidades, algo que pasa factura a los dos índices más bancarizados. El Mib italiano limita las ganancias semanales al 0,32%.

Los inversores aplaudieron las cuentas de LVMH. La firma del lujo se anotó un 12,81%, la mayor subida desde octubre de 2008, después de cerrar el pasado con un beneficio récord de 15.174 millones. Estos ascensos sirvieron para que el sector avanzara un 6,18%, liderando las ganancias el viernes. Mientras en el Ibex y el Mib la banca es el sector con más peso, en la Bolsa francesa lo son las firmas del lujo. Con una subida del 2,28%, el índice galo se anota un 3,56% semanal. Solo por encima del Cac 40 se situó el Euro Stoxx, que repuntó un 4,2% en las últimas cinco jornadas y marca máximos de 2001. El Dax alemán se anota un 2,45% y el FTSE británico un 2,32%. “Los mercados estarán en tierra de nadie hasta que veamos los tan esperados recortes de tipos. Todavía tenemos algunos meses por delante antes de que eso suceda y los datos macroeconómicos y la forma en que las empresas manejan los márgenes también serán clave”, señala a Bloomberg Ricardo Gil, jefe de asignación de activos en Trea AM.

Los ascensos tuvieron su réplica al otro lado del Atlántico. Al cierre de los mercados europeos Wall Street repuntaba más de un 1,5% semanal. Los inversores aguardan con nerviosismo la primera reunión de la Reserva Federal y la publicación de los resultados de las grandes tecnológicas. Aunque como sucedió el jueves con el BCE, los inversores no esperan cambios en los tipos, la mirada estará puesta en las pistas que pueda dar Jerome Powell sobre la rebaja de las tasas. El índice de precios al consumo (PCE), uno de los indicadores más tenido en cuenta por la institución, cerró diciembre 2,9%, mínimo de casi tres años y confirma que el proceso desinflacionista sigue su curso.

No obstante, esto no significa que la Fed esté preparada parada para acometer la reducción del precio del dinero. Callie Cox, analista de mercados de eToro, señala que el trabajo de la Fed está hecho y aunque tiene argumentos para recortar las tasas puede optar por ser paciente y esperar a más evidencias de que la inflación está bajo control. En la misma línea se mueve Jeffrey Roach, analista de LPL, considera que Powell debería resistir la tentación de dar por cumplida la misión y no descarta que se los precios experimenten un repunte temporal el próximo mes.

A la idea de amarrar los precios al objetivo del 2% se suma la fortaleza que sigue mostrando la primera economía del mundo que avanzó un 0,8% en la recta final de 2023. David Page, jefe de análisis macroeconómico de Axa IM, considera que dada la robustez que sigue mostrando la economía estadounidense la Fed no reducirá drásticamente los tipos como han anticipado los mercados. Desde la firma esperan una primera rebaja en junio, escenario para la que el mercado concede una probabilidad del 99%.

Más incierto parece que es el panorama la zona euro. Aunque la presidenta del BCE señaló que es pronto para hablar de rebajas del precio del dinero, Rubén Segura-Cayuela, economista jefe de Bank of America para Europa, señala que el BCE se encamina hacia los recortes, pero sin precipitarse ni comprometerse. “La falta de oposición explícita a un recorte en abril lo mantiene vivo”, remarca. Los analistas de Macroyield consideran que el mensaje de Lagarde sonó inesperadamente moderado y tuvo un impacto bajista en las expectativas de tipos. Esto llevó por momentos a los inversores a descontar con una probabilidad del 90% una reducción del precio del dinero y a cotizar un recorte acumulado de 50 puntos básicos en junio. Las rentabilidades de la deuda contienen los ascensos y el bono español a 10 cierra la semana en el 3,2% mientras el alemán al mismo plazo se sitúa en el 2,3%. En niveles intradía la prima de riesgo perdió los 90 puntos básicos, algo que no sucedía desde marzo de 2022.

La Bolsa de China sale de mínimos

Las autoridades del gigante asiático están haciendo todo lo que está en sus manos para devolver el brillo perdido a la renta variable. A la decisión del Banco Popular de China de mantener los tipos de interés sin cambios se sumaron en los días posteriores el paquete de 278.000 millones de dólares (unos 255.000 millones de euros) y la reducción los requisitos de reservas para los bancos. Pekín busca reactivar la economía y frenar el desplome de las Bolsas. A la espera de ver cómo se ejecuta la inyección de dinero, el Hang Sheng, que durante la semana llegó a aproximarse a mínimos de 15 años, cierra la semana con una subida del 4,9%, ascenso que se modera al 1,96% para el CSI 300. China trata de recuperar la confianza. En los últimos cinco años el gigante asiático ha pasado de ser la eterna promesa de las grandes firmas de inversión a convertirse en un mercado en el que la inseguridad jurídica ha ido ahuyentado la inversión extranjera. La guerra comercial entre EE UU y China, la crisis del mercado inmobiliario, las restricciones por la pandemia y las continuas señales de desaceleración han sido suficientes para que India arrebate a Hong Kong el cuarto puesto de mercado más importante.

BOLSAS - DIVISAS - DEUDA - TIPOS DE INTERÉS - MATERIAS PRIMAS

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

_
_