_
_
_
_

La Fed y BCE deciden subidas de tipos esta semana, quizá las últimas

El mercado confía en que los tipos toquen techo este mes de julio en EE UU si bien en la zona euro podría darse un alza más en septiembre

Nuria Salobral
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, junto a la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, en el foro anual de los banqueros centrales en Sintra.
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, junto a la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, en el foro anual de los banqueros centrales en Sintra.BCE (EFE/BCE)

Un alza más antes de certificar un final cada vez más próximo para las subidas de tipos de interés. La Fed y el Banco Central Europeo celebran esta semana sendas reuniones de política monetaria y para ambas se espera un aumento en el precio del dinero: a la horquilla del 5,25%-5,5% en Estados Unidos y al 4,25% en la zona euro. Esta será la ocasión para comprobar si, como espera el mercado, será el punto y final para las subidas de tipos por parte de la Fed y también la última, o la penúltima, para el banco que preside Christine Lagarde.

El alza de tipos en EE UU que saldrá de la reunión de la Fed de este miércoles se da por hecha. En la cita del mes pasado, Jerome Powell hizo una pausa –la primera en más de un año– y dejó sin cambios el precio del dinero, aunque avisó también de que ello no significaba haber cumplido con el objetivo de doblegar la inflación. Avanzó entonces que aún quedaban otras dos alzas de tipos en lo que queda de año, un mensaje que el mercado no asumió en aquel momento y que mucho menos lo hace ahora, a la luz de los últimos indicadores de la economía de Estados Unidos.

La publicación hace unos días del dato de IPC estadounidense del mes de junio ha marcado una suerte de punto de inflexión. Ha consolidado la idea de que las alzas de tipos están doblegando, por fin, la inflación y de que no será necesario provocar una recesión económica para lograr el objetivo de estabilizar los precios. La inflación en Estados Unidos se moderó en junio un punto, al 3%, mientras que la tasa subyacente bajó cinco décimas, hasta el 4,8%. Mientras, el país creció en el segundo trimestre el 2,3%, con el desempleo cayendo en junio al 3,56%. “Los datos recientes han reforzado nuestra confianza en que para reducir la inflación a un nivel aceptable no será necesaria una recesión”, defienden en Goldman Sachs. El banco estadounidense acaba de recortar la probabilidad que da al inicio de una recesión en los próximos meses del 25% al 20% y augura que la subida de tipos que se espera de la Fed esta semana será la última.

Un reciente sondeo de Reuters entre más de un centenar de economistas insiste en la idea de que la subida de tipos en EE UU de esta semana será la última. El recorte del precio del dinero se espera ya para 2024: los tipos podrían estar altos más tiempo de lo previsto. Aunque el mercado sigue retando a la Fed al apuntar a un primer recorte en el primer trimestre del próximo año, una bajada que en Goldman Sachs retrasan al segundo. “El impacto de los aumentos de tipos, que han sido los más rápidos en 40 años, puede tardar otros 6-12 meses en apreciarse. Sin embargo, ya hemos sido testigos de una serie de amenazas para el sistema financiero, con tres de las cuatro mayores quiebras bancarias de la historia de EE UU. Como consecuencia de la actual reducción sustancial de la inflación, el escenario de un aterrizaje suave se vuelve más probable”, defiende Greg Meier, economista senior de Allianz GI.

Respecto a la zona euro, no hay dudas sobre la subida de tipos del próximo jueves, de otros 25 puntos básicos. Aunque todo es incertidumbre de cara a la cita de septiembre, que dependerá más que nunca de los datos que se vayan conociendo. El escenario para la vuelta del verano está muy abierto, como reconocen incluso los halcones del Consejo de Gobierno del BCE. EL gobernador del banco central holandés, Klaas Knot, líder del ala dura del BCE, señaló la semana pasada que la inflación subyacente parece haberse “estabilizado” y que nuevas medidas más allá de julio son “una posibilidad, pero en ningún caso una certeza”.

La inflación seguirá de forma inevitable en el centro del debate y el dato de junio conocido en la pasada semana no contribuye a consolidar la expectativa de que la subida de tipos de esta semana pueda ser la última. El IPC de la zona euro en junio ha descendido al 5,5% desde el 6,1% de mayo. Sin embargo, la tasa subyacente avanza al 5,5%, una décima más de lo esperado y dos más respecto al mes anterior, Rubén Segura-Cayuela, economista jefe de Bank of America para Europa, no espera sorpresas en la cita de julio ni que el BCE dé una orientación clara. “Si no estaban preparados en junio, no es probable que lo estén ahora, dada la ausencia de noticias sólidas en ninguna dirección. Con un banco central que atribuye un peso desproporcionado a la inflación subyacente en sus decisiones, es poco probable que la evolución de los datos desde la reunión de junio proporcione un desencadenante claro que supere el desacuerdo interno sobre qué hacer más allá; de ahí que la decisión se deje totalmente abierta”, explica.

Sin que los indicadores económicos den una pista clara sobre en qué nivel estará la inflación a la vuelta del verano, en la zona euro cada vez se hace más evidente la brecha entre el norte y el sur en tasas de inflación. España ya se acerca al nivel de precios al que aspira el BCE, mientras sufre en mayor medida las alzas de tipos por su elevada deuda, y Francia y Portugal están por debajo de la media de los países del euro, lo que está elevando la presión política en contra de tasas más altas.

La Fed, a la vanguardia del fin del ciclo monetario

Lucha contra la inflación.  La mayoría de los demás bancos centrales del G-10 están todavía un poco más lejos que la Reserva Federal de completar sus ciclos de endurecimiento. El Banco de Inglaterra se reunirá el 3 de agosto y se espera una nueva subida de tipos, aunque el último dato de inflación ha dado cierto respiro, al descender del 8%, al nivel más bajo desde  marzo de 2022. En Goldman Sachs esperan que el Banco de Canadá realice una última subida de 25 puntos básicos hasta un tipo terminal del 5,25% en la reunión de octubre y que el de Australia  decida un alza de 25 puntos básicos en agosto y otras dos subidas de cuarto de punto hasta un tipo terminal del 4,85% a finales de año.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Nuria Salobral
Es jefa de la sección de Inversión en el fin de semana y redactora especializada en temas financieros y política monetaria. Trabaja en Cinco Días desde 2006, donde ha cubierto la quiebra de Lehman Brothers, el rescate a la banca española o las decisiones del BCE. Nacida en Madrid, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Más información

Archivado En

_
_