_
_
_
_
_

Otro terremoto en la banca global con Suiza en el epicentro

El índice bancario europeo se deja un 6,93% y el estadounidense un 4,5% con grandes caídas de las entidades regionales

Una imagen de la Bolsa de Nueva York, este miércoles.
Una imagen de la Bolsa de Nueva York, este miércoles.Michael M Santiago/Getty Images (Getty Images)

La banca no puede sacudirse los temores provocados por el colapso Silicon Valley Bank el viernes pasado. Las dudas sobre el futuro de Credit Suisse y la capacidad de sus accionistas para acudir a nuevas ampliaciones de capital, en caso de que sean necesarias, trasladan el epicentro de la crisis al corazón de Europa. La desconfianza en el gigante bancario suizo eclipsan la tranquilidad alcanzada en la sesión del martes, cuando las principales entidades en ambos lados del Atlántico cerraron en positivo. “Los mercados son salvajes. Pasamos de los problemas de los bancos estadounidenses a los de los bancos europeos, empezando por Credit Suisse”, sintetiza Carlo Franchini, responsable de Banca Ifigest en Milán.

El índice sectorial europeo recortó un 6,93% este miércoles, con las entidades bancarias liderando las caídas del Stoxx 600. Según cálculos de Bloomberg, el índice bancario europeo perderá más de 120.000 millones de euros de valor de mercado desde el cierre del 8 de marzo cuando se desencadenó la crisis. Entre los bancos europeos, el francés Societé Générale lideró los recortes al ceder un 12,18%. Más atrás, el Sabadell y el BNP Paribas cedieron un poco más de un 10%. Por debajo de los dos dígitos, el ABN Amro, el BBVA e ING cerraron con una pérdida de un poco más del 9%

Las caídas del sector bancario vienen provocadas por los recortes de Credit Suisse, que cedió a primera hora de la tarde hasta un 30%, aunque moderó las pérdidas hacia final de la jornada hasta el 24,2%. Uno de sus mayores accionistas, el Banco Nacional Saudí, ha reconocido que no podrá elevar su presencia en el capital de la entidad en caso de que sea necesaria una nueva ampliación de capital por problemas regulatorios. Además del impacto en Bolsa, las coberturas contra impagos de la entidad (CDS) a cinco años alcanzaron su máximo en 766 puntos básicos.

Los bonos perpetuos de la entidad helvética con vencimiento en 2027, que llegado el caso podrían ser convertidos en capital, cotizaron hacia el mediodía al 74% de su valor nominal. Esto representa una caída del 13% desde el jueves, cuando comenzó la sacudida del sector bancario, y un 25% desde los máximos del año. Andrew Coombs, analista del Citi, destaca que esto “tiene escasas consecuencias inmediatas” pero que cualquier hecho puede repercutir en la confianza de los clientes y en las decisiones que tomen respecto a sus depósitos. Sin embargo, un análisis del mismo grupo estadounidense señala que las declaraciones del Banco Nacional Saudí “son insuficientes para explicar la magnitud de los movimientos de la jornada”.

La gran pregunta entre los analistas es si el colapso de Silicon Valley Bank y Signature Bank así como las malas noticias de Credit Suisse son hechos aislados o no. Los analistas de Oddo consideran que estas situaciones están relacionadas y han optado por reducir su exposición al sector bancario europeo, aconsejando una asignación sectorial más defensiva. De esta forma, sus expertos han pasado de sobreponderar a la banca europea a infraponderarla y comentan que el actual clima de desconfianza podría desencadenar una “caída masiva” de las acciones de las firmas bancarias.

Ante la duda del mercado, y el pedido del BCE a los bancos de la zona euro para que evalúen sus lazos con la entidad helvética, la autoridad alemana de supervisión financiera (BaFin) ha negado rotundamente los riesgos de contagio. “Nuestra principal atención se centra actualmente en algunos bancos más pequeños con escasos excedentes de capital y mayores riesgos de tipos de interés. Estamos siguiendo de cerca a estas instituciones”, ha declarado un portavoz de BaFin en un comunicado.

Un análisis del banco holandés ING rescata el comportamiento del diferencial libor OIS, un indicador muy utilizado durante la crisis financiera de 2008 para medir hasta qué punto los bancos son reticentes a prestarse entre si. El spread “ha vuelto a ampliarse 57 puntos, otra vez cerca del máximo alcanzado el lunes”, destaca en una nota Chris Turner, jefe de investigación para Europa.

Reacción en Estados Unidos

Del otro lado del Atlántico, todos los ojos continúan puestos en lo que suceda con el futuro de las instituciones regionales estadounidenses. Tras la quiebra de SVB Financial y Signature Bank, las medidas de emergencia adoptadas por las autoridades estadounidenses habían disipado algunas preocupaciones, pero este miércoles vuelve la sacudida. La tranquilidad relativa alcanzada el martes permitió a la mayoría de estas entidades pequeñas subir al menos un 20%, si bien este miércoles el panorama vuelve a ser sombrío. El índice sectorial KBW, compuesto por las 24 entidades bancarias más grandes que cotizan en la Bolsa, cae más de un 4% en las primeras de horas de operación, lo que se acumula al 19% perdido desde el pasado miércoles.

La jornada ha comenzado con noticias mixtas en Estados Unidos. La Reserva Federal ha hecho un llamado a mejorar la supervisión y endurecer los requisitos de capital y liquidez a los bancos medianos para prevenir otras caídas en el sector. Esto es una señal de confianza por parte del regulador que lo peor podría ya haber pasado. Por su parte, el dato de ventas minoristas conocido este miércoles en EE UU (bajaron un 0,4% en febrero) ha avivado las expectativas de que las autoridades aflojarán el ritmo de subidas de tipos.

Del otro lado, Larry Fink, el fundador y presidente de BlackRock, la mayor gestora de fondos del mundo, no ha hecho más que mostrar su escepticismo. “Aún no sabemos si las consecuencias del dinero fácil y de los cambios normativos se extenderán en cascada por todo el sector bancario regional estadounidense y si se producirán más embargos y cierres”, destaca en la misiva a los inversores de su firma.

Por el lado de la Bolsa, First Republic, el banco que se hundió un 70% el lunes, pierde un 20% y se deja todo el terreno ganado en la sesión del martes. La mirada negativa de la agencia S&P, que degradó su calificación de la entidad este miércoles, potencia la falta de confianza. “La posición del negocio bancario se resentirá tras las oscilaciones de su cotización bursátil y la mayor atención mediática en torno a sus depósitos”, destaca el análisis.

Otras firmas que también habían registrado fuertes pérdidas a comienzo de la semana ven con temor el regreso de los números rojos. Es el caso del banco regional PacWest Bancorp (con sede en California) que se deja nuevamente casi un 22% y Zions Bancorp (con sede en Utah) que baja casi un 6%.

Los números rojos también afectan a los gigantes del sector, a pesar de la captación acelerada de nuevos depósitos. Citigroup lidera las caídas, mucho más moderadas que en Europa, con un 5%, acompañado por Morgan Stanley, Bank of America y Wells Fargo.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Leandro Hernández
Periodista económico. Interesado en entender más de criptoactivos, transformación digital y energía. Se incorporó a este periódico en 2022 después de haber trabajado en diferentes países de América Latina y en Estados Unidos. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella (Argentina), y el Máster de Periodismo UAM-El País.

Más información

Archivado En

_
_