_
_
_
_

Jacobo Arteaga (BrightGate Capital): “Hay brillantes economistas que sufren grandes pérdidas al tratar de adelantarse a la Fed”

El gestor administra un fondo de renta fija que ha triplicado su patrimonio en ocho meses

Jacobo Arteaga, en su despacho en Madrid el 20 de marzo.
Jacobo Arteaga, en su despacho en Madrid el 20 de marzo.Santi Burgos
Miguel Moreno Mendieta

Jacobo Arteaga (Madrid, 1971) trabaja como consejero delegado en la boutique de inversión BrightGate Capital, fundada en 2008 junto con Bertrand de Montauzon. La entidad tiene una división de asesoramiento a grandes patrimonios y también una gestora de fondos. Uno de los vehículos administrado por Arteaga -el BrightGate Global Income, que gestiona junto a Javier López Bernardo-, se ha convertido uno de los productos revelación de la gestión de activos en España. En un entorno cambiante para la renta fija, en el que el retraso del esperado momento para la rebaja de tipos está dejando pérdidas en muchos fondos, el que gestionan Arteaga y Bernardo renta en el año el 4,4%.

El fondo invierte fundamentalmente en emisiones de deuda de empresas, sobre todo de Estados Unidos, Canadá y Europa, siempre con el riesgo divisa cubierto. La duración de la cartera es neutral -”no jugamos a adivinar lo que va a hacer la Reserva Federal”, apunta Arteaga- y su objetivo es conseguir para los partícipes del fondo una rentabilidad de euríbor más 300 puntos básicos. En los últimos 10 años han cumplido, logrando un retorno medio anual del 3,5%. Una tarea titánica teniendo en cuenta el larguísimo periodo de tipos de interés al 0%.

El fondo ha sido reconocido con las cinco estrellas de Morningstar -que lo sitúa como mejor que el 90% de los fondos comparables-. En un periodo de tres años, se trata del mejor vehículo de todo el mundo entre los 99 de su categoría y Arteaga ha sido reconocido con la máxima calificación que otorga la firma Citywire entre los gestores, la AAA.

¿Cómo surgió la idea del fondo?

El cliente español es conservador. Mi socio Bertrand de Montauzon y yo habíamos trabajado en grandes bancos internacionales, como Merrill Lynch y Credit Suisse, y sabíamos cuál es la actitud de las personas adineradas hacia la inversión. Por eso vimos que era muy pertinente lanzar un fondo de renta fija global, que pudiera ser capaz de dar 300 puntos básicos por encima del euríbor. Lo malo fue el momento del lanzamiento.

¿Por qué?

Lo levantamos en 2013 y captamos 17 millones, con antiguos clientes. Fue justo en medio del prolongado periodo de bajos tipos de interés impuesto por la Reserva Federal y el Banco Central Europeo (BCE). Durante mucho tiempo fue muy difícil conseguir una rentabilidad mínima para el cliente. Pero supimos tener paciencia y no asumir demasiados riesgos. El primer ejercicio completo, 2014, obtuvimos un 4,6% y a lo largo de 10 años hemos conseguido un retorno medio del 3,49%.

Ahora la situación ha cambiado por completo...

Así es. En 2022 todo cambió. Registramos una pequeña caída, por la drástica subida de los tipos de interés, pero mucho menor que las caídas de nuestra competencia. A cambio, pudimos meter en cartera muchas emisiones con cupones atractivos. En concreto, estos títulos ofrecían un 8,4% a final de año. El año pasado pudimos recoger los frutos y dimos un retorno de casi un 10%.

Eso ha generado un gran interés por el producto

En ocho meses hemos casi triplicado el patrimonio gestionado, al pasar de 20 a 57 millones de euros. Cada mes entran dos millones más, lo que no es fácil de gestionar, porque somos muy selectivos con las inversiones. De hecho, tenemos previsto hacer un cierre parcial del fondo en 150 o 200 millones como mucho.

¿Cuál es el objetivo de ese cierre?

Cuando tienes un tamaño muy grande es más difícil encontrar las emisiones adecuadas y poder invertir la cantidad que quieres. Una de las características del fondo es que está muy concentrado. Como mucho 60 posiciones, cuando lo normal en este tipo de vehículos es acumular 200 bonos. Eso hace que sean inversiones importantes y, si eres demasiado grande, solo puedes acceder a emisiones de deuda de compañías enormes.

Jacobo Arteaga, en su despacho de Madrid el 20 de marzo.
Jacobo Arteaga, en su despacho de Madrid el 20 de marzo. Santi Burgos

Parece raro eso de poner un límite al éxito...

El fondo ha tenido una racha muy buena y eso hace que entre mucho dinero caliente, pero nosotros lo que queremos es construir una relación duradera con los partícipes. Que sea gente que confíe en nosotros y que pueda aguantar momentos malos. Es una de la maldiciones del éxito, que genera muchos flujos, y cuando son de salida puede complicar la operativa del fondo. Cuando hay situaciones de estrés en el mercado, todo el mundo quiere salir y al gestor le toca desprenderse de sus mejores activos, lo cual es un drama. Desgraciadamente, el cliente minorista suele ser muy miedoso.

¿Qué tipo de compañías tienen en cartera?

Buscamos siempre empresas que han sido capaces de generar una rentabilidad superior al coste de capital, al menos durante 10 años. Esto, por ejemplo, nos aleja de compañías tecnológicas o de reciente creación. También evitamos sectores regulados, como las eléctricas. Además, investigamos sobre los directivos, para cerciorarnos de que tengan una trayectoria y una estrategia solvente. En general, nos gustan las compañías dueñas de activos reales, como fábricas, terrenos, edificios. En caso de suspensión de pago, eso garantiza que los bonistas puedan cobrar algo.

¿Aprovecharon la crisis de Credit Suisse para entrar en el sector financiero?

Efectivamente. Teníamos muy estudiados varios bancos regionales de Estados Unidos, y tuvimos la oportunidad de comprar bonos de M&T Bank, una entidad con sede en Buffalo [Nueva York], que pagaba un cupón del 9,8%, siendo una entidad muy rentable. También tenemos deuda de una firma italiana especializada en el descuento de facturas, BFF; en la aseguradora American Coastal...Siempre son ideas de inversión muy trabajadas y diferenciales.

¿En qué regiones invierten más?

Ahora tenemos en cartera casi el 60% en emisiones de Estados Unidos y Canadá. En general hemos estado bastante infraponderados en Europa, porque veíamos peores oportunidades. También hemos tenido algún bono de compañías de países emergentes, como Brasil o Canadá, aunque siempre emitidos en dólares.

¿No es peligroso en una inversión de renta fija que haya un riesgo por la depreciación de una divisa?

Nosotros siempre que invertimos en un bono que está emitido en otra moneda cubrimos ese riesgo divisa. Igual que tampoco nos exponemos al riesgo de tipo de interés, es decir, a tratar de acertar con la política monetaria. Nos centramos en el riesgo de crédito, en buscar compañías que creemos que van a devolver sus deudas y que ofrecen buenos rendimientos.

¿Por qué han optado por no jugar con la duración de los bonos?

El que vaya a funcionar mejor la renta fija con vencimientos a corto plazo o la renta fija a largo plazo depende de la política monetaria y preferimos no dedicarnos a adivinar lo que va a hacer Jerome Powell [el presidente de la Reserva Federal]. Entre otras cosas porque ni él sabe cuándo va a bajar tipos exactamente. Conocemos muchos fondos con brillantes macroeconomistas que han generado tremendas pérdidas por fallar con su análisis. No queremos jugar este tipo de riesgo.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Miguel Moreno Mendieta
(Madrid, 1979) es licenciado en Derecho y Economía por la Universidad Carlos III. También cursó el Máster de Periodismo de El País. Se incorporó al periódico Cinco Días en 2006, tras pasar por la web de El País y Mi cartera de Inversión. Escribe sobre el sector financiero, con un foco especial en fondos de inversión y los seguros.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_