¿Qué efecto tendrá la subida de tipos para empresas y familias?

La cuota de las hipotecas a tipo variable subirá un 28% y los depósitos volverán a pagar algo

Varias monedas de euro.
Varias monedas de euro.

La subida de tipos de 75 puntos básicos acordada hoy por el Banco Central Europeo (BCE) va a afectar claramente al bolsillo de las familias. Su objetivo es claro: aumentar los costes financieros de particulares y empresas, para así tratar de frenar la demanda y contener la escalada de precios. La medida es dolorosa y está pensada para serlo.

Lo que ha subido el BCE es el tipo de intervención, también llamado tipo oficial del dinero. Es el precio al que el banco central presta dinero a las entidades financieras. Aunque no afecta directamente a los créditos, sí que condiciona el euríbor, que es el tipo de interés al que se prestan los bancos comerciales entre sí. Si sube el tipo oficial, sube el euríbor.

El sector financiero negocia sus préstamos interbancarios en mercados abiertos, que suelen anticiparse a la evolución del tipo oficial. Por eso en agosto ya se vivió una fuerte subida del euríbor, que escaló hasta el 1,249% de media. Un nivel que no se veía desde hacía una década. En lo que va de septiembre ha escalado hasta casi el 2%. La media provisional del mes roza el 1,9%.

A partir de ahora, los ciudadanos con hipotecas variables tendrán que afrontar un gasto de entre 124 y 288 euros más al mes, lo que supone de 1.400 a 3.400 euros más al año. Un incremento del 28% interanual, según la estimación del análisis “Impacto de la subida de tipos en el mercado de la vivienda” realizado por Fotocasa.

Juan Pedro Zamora, director de desarrollo de negocio de Hipoo -especializada en intermediación de hipotecas- explica que hay tres mecanismos para tratar de protegerse de estas subidas. Para quienes van a contratar una hipoteca "pueden tratar de que tenga un periodo de carencia, o contratar un seguro que cubre las subidas de tipos". Para los que ya tienen una hipoteca, "pueden tratar de rengociar las condiciones o buscar una subrrogación en otra entidad".

Hipotecas y créditos

Cerca del 80% de las hipotecas españolas, unos 4,1 millones, están referenciadas al euríbor, así que cuando los bancos vayan revisando el tipo de interés (suele ser una vez al año), se van a ir encareciendo las cuotas. Solo con el incremento de agosto, la cuota mensual de la hipoteca media ha subido en 120 euros.

"Las hipotecas variables van a ser cada vez más caras y los españoles van a tener que dedicar cada vez una mayor parte de su nómina para pagar su vivienda”, indica Olivia Feldman, cofundadora de HelpMyCash.com.

Pero esto es solo el principio. El BCE va a seguir subiendo tipos hasta embridar a la inflación. Los expertos vaticinan que a lo largo de 2023 puede llegar al 2%, lo que puede traducirse en un euríbor cercano al 2,3%. Algunos expertos no descartan que el euríbor alcance el 3%.

El incremento del euríbor no solo afecta a las personas que ya tengan una hipoteca variable, sino también a las que la quieran contratar una nueva. Las hipotecas fijas, cuya contratación se ha disparado en los últimos años, van a ser más caras. Antes de la subida de tipos, el interés medio de las hipotecas fijas era del 2,40%. Ahora, es del 2,5%.

La subida de tipos también afectará a los préstamos al consumo. Aunque no está referenciados al euríbor, sí que les afecta la política monetaria. En los últimos datos el Banco de España aún no se aprecia el repunte, pero todos los expertos auguran una importante subida en lo que queda de año.

Depósitos y fondos

La única parte positiva para las familias es que los bancos también van a poder empezar a ofrecer algo de rentabilidad en sus cuentas y depósitos, después de años en los que no daban nada. Por ejemplo, Pibank acaba de anunciar que remunerará con un 1,2% TAE a quienes contraten su depósito a un año (frente al 0,5% que daba hasta ahora) y en su cuenta pagará un 0,6%, frente al 0,2%. Se espera que durante los próximos meses se agudice la guerra del pasivo.

Además, aquellos que decidan invertir a través de fondos conservadores también podrán lograr algo de rendimientos. Eso sí, los fondos de renta fija han vivido su peor semestre de la historia por el cambio de paso en las políticas monetarias. Desde la gestora de fondos francesa Amundi argumentan que "cada vez hay más razones para que vuelva a ser atractiva la inversión en bonos".

Empresas

La transmisión de la política monetaria alcanza no solo a los préstamos a familias, sino también a cómo se financian las empresas. Ya sea con préstamos, con créditos, avales, pagarés o bonos, todos los formatos de financiación se van a ir encareciendo en los próximos meses, reflejando la paulatina subida de los tipos oficiales.

Ya hay algún tipo de emisiones en los que se han empezado a notar la subida. Por ejemplo, en los bonos contingentes convertibles de los bancos (conocidos en la jerga como 'cocos'), se ha disparado el coste hasta el 6,8%, máximo en siete años.

Macroeconomía y divisas

Este aumento de los costes financieros limitará la capacidad de inversión de las empresas, con la esperanza de que también contribuirá a atenuar las subidas de precios.Aunque la evolución del PIB o el tipo de cambio euro dólar pueden parecer muy alejados de los intereses de las familias, lo cierto es que su evolución también les acaba repercutiendo. La mayoría de los economistas considera que la drática subida de tipos que está acometiendo el BCE va a acabar por provocar una recesión en la eurozona, lo que implicaría un notable aumento del desembleo. En Estados Unidos, el viraje de su política monetaria ya ha hecho que su economía haya retrocedido en los dos últimos trimestres, lo que se considera una recesión técnica.

Al mismo tiempo, el hecho de que Estados Unidos se haya adelantado en las subidas de tipos y que se esté viendo menos afectado por las escaladas de precios de la energía, ha provocado que el dólar valga ahora más que el euro. La divisa europea está en su nivel más bajo respecto al dólar en 20 años. Viajar de turismo a Norteamérica es cada vez más caro, y también importar mercancías de allí. O pagar el petróleo en los mercados internacionales. A cambio, las empresas europeas pueden exportar con mejores precios.

Normas
Entra en El País para participar