_
_
_
_
_

Generación, demanda y almacenamiento de renovables bailan a distinto son

España, octavo país en atraer inversión, ve riesgos. Las empresas piden incentivos, más plazos y acceso a la financiación ante un escenario incierto

Estudio Appa sobre el impacto macroeconómico de las energías renovables en España
Belén Trincado Aznar

Los principales vectores del mercado de renovables andan desincronizados. A la par, “por primera vez este año, cubriremos más de la mitad de la demanda eléctrica con este tipo de tecnologías”, anticipan desde el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco). Las mismas fuentes aplacan la inquietud derivada del panorama actual: “La actualización del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) hasta 2030 dará respuesta a los retos que plantea el sector”.

No obstante, la foto del momento resulta poco nítida: la capacidad de generación va a más (hay exceso energético y precios cero a determinadas horas del día), mientras la de red no puede asumir tanta producción (el gran problema del almacenamiento), y como aderezo, una demanda que tampoco crece o incluso, todo lo contrario (un consumo condicionado, entre otras razones, por el colapso administrativo).

Para muestra, Siemens Energy bate récord de pérdidas: 4.588 millones, lastrada por la crisis de su filial Siemens Gamesa. Mientras que Holaluz y Solarprofit anuncian despidos por los efectos de esta electrificación ralentizada. ¿Tormenta perfecta? “Equilibrio inestable”, lo llama Juan Virgilio Márquez, director de la Asociación Eólica Española (AEE), mientras insiste en contextualizarlo, “pues nos encontramos en mitad de una transición, con desafíos por delante”. Y sobre todo, en su caso, el de la energía que se obtiene a partir del viento, que siendo la primera tecnología del mix eléctrico en la Unión Europea es la más retrasada en objetivos. “El pasado noviembre solo había aumentado un 0,7% respecto al año anterior”, detalla el experto.

En las antípodas se encuentra la energía fotovoltaica, la cual, paradójicamente, va viento en popa y ya rebasa el listón fijado para 2025. Desde la Unión Española Fotovoltaica (Unef), José Donoso, al frente de la dirección, considera que alcanzar los 76 gigavatios propuestos para esta renovable en 2030 es una meta “tan ambiciosa como necesaria y factible”. Eso sí, enumera unos cuantos condicionantes que requieren resoluciones previas, entre estos, “otra gestión capaz de eliminar el cuello de botella que ha generado tanta solicitud de proyectos, así como un calendario de subastas alineado con el objetivo asumido”. En cuanto al descenso de la demanda, que reconoce acusado en autoconsumo y sector residencial, “consecuencia del alza de precios de la energía, de la inflación y de los tipos de interés”, pide una fiscalidad más favorable. De momento, el Gobierno sigue abierto al rediseño del impuesto energético para incentivar su pago por parte de las renovables.

Renovables

Prórroga imprescindible

Esta diferente velocidad entre eólica y fotovoltaica, que José María González Moya, director de Appa Renovables, cuantifica “en nada menos que en un cero de diferencia, un desequilibrio que nos preocupa” (4.000 MW conseguidos en solar este año, frente a los 400 provenientes del aprovechamiento de la energía cinética de las masas de aire), no quita para que ambas asociaciones hagan demandas comunes.

Por ejemplo, tanto “la imprescindible dilatación de plazos para culminar bien todo este proceso y ordenarlo de forma natural –para Unef de “unos dos años”–, que permitiría recuperar la demanda y la capacidad de financiación para no recurrir a fabricantes chinos”, comenta Márquez, como la sensibilización del ciudadano. “Es crucial lograr mayor aceptación a la hora de ubicar las plantas”, reseña Donoso. Para el primero, si así se afrontara “con una normativa adecuada que reduzca la falta de liquidez a corto, en año y medio se apreciarían ya los efectos”.

De igual forma, en Appa ponen el acento en la regulación, “especialmente, esperamos la que atañe al almacenamiento”, indica González Moya, quien descarta hablar de crisis o burbuja en el sector. “Este se encuentra en un momento dulce, aunque delicado, porque el recorrido aún pendiente plantea anomalías que, de no corregirse, pueden provocar la fuga de inversores. Es pasajero, pero a nadie le gusta lo incierto”.

“Según el PNIEC, deberíamos incorporar más de 10 gigavatios anuales de nueva potencia renovable (ver gráfico), algo complicado con este escenario. Los números de noviembre nos alejaban de tal cumplimiento”, concluye el director de Appa.

Expectativas

Eólica y solar. “Europa no tiene tiempo que perder al implementar el European Wind Power Action Plan aprobado ni en la aceleración de permisos, la mayor visibilidad de los volúmenes, un nuevo diseño de subastas o la indexación de precios a la inflación”, destaca Jochen Eickholt, CEO del grupo Siemens Gamesa, quien califica de “alentador el potencial de este plan de acción –aprobado por la Comisión el pasado octubre– para fortalecer una industria que ha sumido a los fabricantes eólicos en números rojos”.

Contratos. Desde el Miteco creen que el impulso de los contratos por diferencia y los que van a plazo (España ostenta el segundo puesto mundial por número de firmas) “garantizará el retorno económico, mientras que el mecanismo de capacidad fomentará el almacenaje y reducirá vertidos”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_