_
_
_
_

Un pacto para frenar la inflación de segunda ronda y gestar nuevas reformas laborales

Los máximos líderes sindicales y patronales piden a las empresas que suban los salarios entre un 10% y un 13% hasta 2025; y reividican su autonomía negociadora de carácter bipartito

Raquel Pascual Cortés
El presidente de CEPYME, Gerardo Cueva; el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi; el secretario general de CCOO, Unai Sordo, y el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, durante la firma del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), este miércoles en Madrid.
El presidente de CEPYME, Gerardo Cueva; el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi; el secretario general de CCOO, Unai Sordo, y el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, durante la firma del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), este miércoles en Madrid.Pablo Monge Fernandez

Los empresarios y los sindicatos volvieron a protagonizar ayer una nítida imagen de consenso social y laboral durante la firma del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) para el periodo 2023-2025. Esta es la guía temática que utilizan los representantes patronales y sindicales que negocian los más de 4.000 convenios colectivos de más de once millones de asalariados, a los que el texto ratificado ayer recomienda que se suba el sueldo un 4% este año, y un 3% en 2024 y otro tanto en 2025. Junto a este incremento y gracias a “cesiones razonables” por las dos partes, como dijo ayer el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, se incluye también una cláusula de revisión salarial de hasta el 1% adicional cada año, si el IPC es superior a lo pactado.

Precisamente, este diseño de los incrementos salariales y su actualización con los precios, está detrás de uno de los grandes objetivos de este acuerdo, que es, como también dijo ayer Garamendi, “frenar la inflación de segunda ronda”, esto es, el círculo vicioso de subida de precios y salarios cuando se intenta que los trabajadores no pierdan nada de poder adquisitivo en un escenario de inflación desbocada. El último dato de inflación de abril --que aún debe confirmarse por el INE-- se situó en el 4,1%, un punto menos que el incremento salarial pactado de media del 3,14%, hasta marzo, para más de siete millones de asalariados.

No obstante, y dado que estas directrices son recomendaciones, todos los firmantes destacaron que la redacción del texto deja abierta la posibilidad de que cada mesa de negociación module los incrementos salariales.

Pero, dicho esto, y preguntados por el mensaje de la patronal a las empresas que no vayan a aplicar este año las subidas pactadas, el líder de CEOE fue claro al referirse a la subida del 4%, 3% y 3% para los próximos tres años: “les digo que esta es la senda, este es el camino, es la recomendación y el acuerdo que hemos trabajado con muchos sectores y pensamos que es la línea en la que tenemos que ir”.

En ese mismo sentido, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, advirtió de que “el hecho de que el acuerdo no sea obligacional no quiere decir que no tengamos que aplicarlo, porque nos obliga a los firmantes; y espero que eso ayude a sacar adelante los cerca de 1.400 convenios que deben renovarse antes de fin de año”.

En definitiva, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, explicó la importancia del pacto al asegurar que “si sirve para recuperar los salarios, eso sería el mejor antídoto ante las amenazas de ralentización que aún sobrevuelan sobre las economías. Sería un gran servicio al país”.

Junto al capítulo salarial, los líderes empresariales y sindicales coincidieron ayer en un mensaje claro, al destacar en reiteradas ocasiones que la puesta en escena de la firma del AENC de ayer servía, sobre todo, para poner en valor el diálogo social bipartito, sin el Gobierno sentado a la mesa. De hecho, todos los líderes sociales destacaron que el desarrollo del resto de materias que incluye el acuerdo deberían abordarse primero en los convenios y de ahí hacia ámbitos superiores de negociación bipartita.

Entre estas materias, Álvarez citó el impacto en el empleo de la inteligencia artificial; el cambio climático, que afecta a grandes sectores productivos; la igualdad; el absentismo, “desde la perspectiva del colapso que hay en atención primaria”; las cuestiones pendientes de desarrollar la reforma laboral, como la ampliación de seis a doce meses del contrato temporal; o el teletrabajo y la desconexión digital.

Así, persiguen que la negociación colectiva bipartita sea preferiblemente el ámbito donde se gesten futuras reformas normativas en materia laboral. En este punto, el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, se quejó de que “hoy en día hay normas que no siguen el cauce adecuado y deberían traerse antes (de aprobarse) al diálogo bipartito, real y sincero de los empresarios y los sindicatos”.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Raquel Pascual Cortés
Es periodista de la sección de Economía, especializada en información sobre empleo, Seguridad Social, pensiones y relaciones laborales. Licenciada en C.C. de la Información por la U. Complutense, empezó a trabajar en Cinco Días en 2000 y antes pasó por las secciones de política y economía de la agencia Europa Press y por el diario Soria 7 Días.

Más información

Archivado En

_
_