_
_
_
_

Wayne Griffiths (Seat) dimite al frente de la patronal del motor por la “inacción” del Gobierno con el coche eléctrico

El presidente de la marca española y de Cupra dejará su cargo en Anfac y lamenta que no se apueste por la industria

Daniel Cordero
El ministro de Industria, Jordi Hereu, acompañado por el presidente de Anfac, Wayne Griffiths, en un acto celebrado el pasado mes de abril en Madrid.
El ministro de Industria, Jordi Hereu, acompañado por el presidente de Anfac, Wayne Griffiths, en un acto celebrado el pasado mes de abril en Madrid.FERNANDO VILLAR (EFE)

La marejada sigue en el sector del motor en España. Tan solo 24 horas después de conocerse que Ford aplicará un expediente de regulación de empleo histórico en su planta valenciana de Almussafes, el presidente ejecutivo de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, anunció este jueves su dimisión irrevocable de la presidencia de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), por lo que considera una “inacción” del Gobierno ante la necesidad de impulsar la electrificación en España. Horas después de su anuncio, las 58 marcas asociadas a la patronal le han mostrado su apoyo, así como la patronal de concesionarios Faconauto, que ha dicho compartir “los motivos” que han llevado a Griffiths a dejar el cargo.

Griffiths prolongó en diciembre pasado su cargo de dos años y medio por un año más. Aquella renovación ya no fue sencilla, porque ya andaba desencantado con el silencio del Gobierno, pero asumió la responsabilidad. Ahora, una vez superado el último ciclo electoral, ha decidido tomar la decisión contraria casi como un acto de protesta para poner de manifiesto la situación del sector: las ventas de los vehículos eléctricos en España retrocedieron en mayo, perdiendo cuota de mercado, sin que los fabricantes ni los vendedores vean esfuerzos por parte del Gobierno para impulsar el mercado.

En la decisión del presidente de Seat hay un elemento clave. En febrero, con motivo del Foro Anfac, el Gobierno se comprometió a modificar el plan de ayudas a la compra de vehículos eléctricos “en semanas”, pero han pasado cuatro meses y no se ha producido ningún avance en ese sentido. Diferentes fuentes consultadas señalan ese punto como el principal motivo de Griffiths para arrojar la toalla.

El Moves III, como se denomina ese plan de ayudas, acaba este mes de julio y no se ha anunciado todavía una extensión, lo que obliga a pensar a las marcas que las matriculaciones de coches eléctricos puros e híbridos enchufables continuará cayendo en los próximos meses. Además, el sector del motor había reclamado un modelo de ayudas directas para subsanar el tardío pago de las ayudas al que lleva el actual modelo, que retrasa más de un año el pago de la ayuda. España está a la cola en Europa en ventas de vehículos, mientras que los fabricantes, defienden, están realizando fuertes inversiones para fabricar coches eléctricos en el país. Aseguran que sin un mercado local fuerte es difícil mantener fuertes volúmenes de fabricación.

“En diciembre renové como presidente de Anfac porque el Gobierno se comprometió a ser un aliado del sector, y a poner en marcha rápidamente medidas concretas y eficaces. En el Foro Anfac del pasado mes de febrero, el presidente del Gobierno también se comprometió a revisar el Plan Moves y a impulsar la infraestructura de recarga. Estas medidas no han llegado. Y por eso estoy decepcionado, porque ahora toca acelerar, no frenar”, señaló Griffiths en un comunicado, que considera que la inacción del Gobierno toca de lleno la hoja de ruta hasta 2025 de la patronal que todavía preside.

El Plan Moves III, que es el que está actualmente en vigor, culmina el próximo 31 de julio y todavía no hay noticias sobre su extensión o modificación. No en vano, el sector ha insistido una y otra vez en una mejora de las ayudas a la compra de coches eléctricos como una condición indispensable para impulsar esta opción entre los consumidores. Ahora mismo, los precios medios están muy por encima de los vehículos tradicionales y las subvenciones no atajan la diferencia lo suficiente.

A juicio de Griffiths, “España tiene que mejorar la infraestructura pública de recarga y facilitar la compra de coches electrificados con un verdadero plan de incentivos fiscales que permita cobrar la ayuda en el momento de la compra”, pero esas medidas “no han llegado a pesar de que el Gobierno ha manifestado su ‘voluntad política’ de continuar con los planes de ayudas a la compra de electrificados”.

En su intervención este jueves en la Junta Directiva y Asamblea General de Anfac en la que comunicó su marcha irrevocable, el presidente de Seat destacó el trabajo realizado con la puesta en marcha y resolución de las diferentes convocatorias del Perte VEC. “En este tiempo, nuestro país ha sentado las bases de la industria del automóvil del futuro. Con el apoyo del Gobierno y de los gobiernos autonómicos, pudimos arrancar la primera fase de la transformación”, ha dicho. Fuentes consultadas señalan que durante el mandato de Griffiths también se ha conseguido la rebaja del 15% en el impuesto de la renta por la compra de un vehículo eléctrico, además de lograr aproximaciones con las patronales Faconauto y Sernauto, que agrupo a la industria de los componentes.

“En los últimos meses, he insistido, en público y en privado, en la necesidad de la colaboración público-privada para convertir a España en un hub de la movilidad eléctrica en Europa. Este era y es mi objetivo, porque nada importante se consigue sin alianzas estratégicas y sin colaboración. Desde hace tiempo, el compromiso de los representantes políticos no está a la altura de lo que merece nuestro país, el segundo fabricante de coches en Europa y el octavo en el mundo”, ha agregado Griffiths, quien ha subrayado que espera trabajar con el mismo objetivo desde la presidencia de Seat. Según han comentado diversas personas presentes en la junta directiva, Griffiths ha subrayado que su marcha no obedece a un cambio de posición dentro de Grupo Volkswagen.

En su opinión, “España no está progresando a la velocidad que tendría que hacerlo. El objetivo de que España esté por encima del 25% de cuota de vehículos electrificados está más lejos ahora que hace un año. En lugar de ir hacia adelante, vamos hacia atrás”. “Y lo hace en un momento clave en el que ya se han hecho y comprometido históricas inversiones de los grupos automovilísticos en España para electrificar sus líneas de producción o abrir nuevas fábricas de baterías; y con un mercado en España por debajo del millón de unidades y el escaso peso de los electrificados que puede condicionar las inversiones industriales en el país”.

El máximo responsable de Seat y Cupra mantendrá su cargo como presidente de Anfac hasta que la Junta Directiva y Asamblea General de la asociación designen a su sucesor. “Seguiré defendiendo los intereses de la industria española del automóvil en España y fuera de España. Pero, sin apoyos, sin medidas concretas y sin un compromiso real por parte de los representantes políticos, como presidente de Anfac, ya no puedo aportar más”, señaló. No está previsto, no obstante, que haga intervenciones como presidente patronal.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Daniel Cordero
Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_