_
_
_
_

La decisión de Apollo de no acudir a la opa de I Squared y TDR sobre Applus castiga a los ‘hedge funds’

Si Apollo vende su paquete del 21,85% antes de enero de 2025 deberá pagar 48 millones a los fondos de cobertura; de momento ha pedido sitio en el consejo de administración

Laura Salces
Applus+
Entrada al Palacio de la Bolsa de Madrid el día del debut de Applus+. Pablo Monge Fernandez

Los coletazos de la batalla por el control de Applus continúan. El fondo de inversión Apollo, que perdió en la guerra de sobres por el control de la compañía de certificaciones y acabó retirando su oferta, ha decidido no acudir a la opa de I Squared y TDR y mantenerse en el accionariado de la empresa con el 21,85% del capital, porcentaje que adquirió en enero a un grupo de hedge funds. Una decisión que, más allá de poder afectar al resultado final de la opa, penaliza a los fondos que acordaron venderle sus participaciones. Éstos podrían ver cerrada a cal y canto la última puerta para cobrar una compensación de cerca de 48 millones de euros.

En los contratos firmados en enero entre Apollo y 11 hedge funds distintos para la compra de cerca del 22% de Applus por 10,65 euros, había dos cláusulas que permitían a estos fondos ser compensados en caso de que Apollo elevara el precio de su opa, y ésta tuviera éxito, o no lo tuviera -como así ha sido- pero vendiera las acciones a un tercero en un plazo inferior a 12 meses. Es decir, si Apollo decide aceptar ahora la oferta de I Squared y TDR deberá pagar a estos fondos -RWC, Harris Associates, Maven, Samson Rock Capital, Sand Grove, TIG Advisors, The Segantii Asia-Pacific, Melqart, Millennium, Man GLG y Boldhaven- el 75% de la diferencia entre el precio que pactó con ellos (10,65) y los 12,78 euros por acción que recibiría de I Squared y TDR, precio con el que el consorcio se impuso en la guerra de opas. Esa diferencia se aplicaría sobre unos 30 millones de acciones (el equivalente al 21,85% de Applus) y de ahí salen los citados 48 millones de euros.

Las condiciones firmadas entre Apollo y estos hedge funds desembocaron en un choque con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que llevó al supervisor a finales de abril a acusar al fondo de inversión estadounidense de distorsionar la ley de opas y tener un concierto con estos accionistas de Applus a pesar de haber perdido la pugna frente a I Squared y TDR. El regulador presidido por Rodrigo Buenaventura llegó a prohibir a estos fondos comprar acciones de la empresa de ITV en mercado por encima de los 12,51 euros -el precio ofertado por Apollo- para vendérselas después a éste.

Periodo de aceptación

La decisión de Apollo de no acudir a la opa sobre Applus de Amber -sociedad instrumental de I Squared y TDR- enturbia además el posible éxito de la misma, dado que está condicionada a la aceptación del 50% de los accionistas. Fuentes del mercado apuntan que es algo que no preocupa a Amber dado que, cuentan, aún tienen margen para obtener el 78% del capital restante en manos de un accionariado muy atomizado en el que priman fondos de inversión y no pequeños inversores. Asimismo, Amber tiene potestad para rebajar ese nivel de aceptación mínimo hasta el último minuto del plazo, que finaliza el próximo 4 de junio. Algo que, por otra parte, ya hizo en enero al rebajarlo desde el 75%. No se descarta tampoco, según apuntan otras fuentes del mercado, que Apollo trate de negociar con Amber un acuerdo para repartirse el capital de Applus, aunque por ahora no se habría producido ningún acercamiento.

Apollo ha decidido, por el momento, tomar un papel de inversor activo en Applus y la pasada semana solicitó un asiento en el consejo de administración de la compañía. Una petición que ha trastocado los planes del consejo de Applus de reelegir a Nicolás Villén Jiménez como consejero independiente en la próxima junta prevista para el 27 de junio. La compañía reconoció ayer ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que el ejercicio del fondo de inversión a solicitar un puesto en el consejo de administración en virtud del 21,851% del capital que “agrupa”, “impediría la votación de la propuesta incluida en el punto quinto, y la vacante en el consejo de administración sería cubierta por la persona designada por Manzana”, la sociedad instrumental creada por el fondo de inversión estadounidense para la opa fallida sobre Applus. Una petición que, apuntan fuentes del mercado, se estudiará tras conocerse el resultado final de la oferta de compra.

El objetivo final de la opa lanzada por I Squared y TDR pasa por excluir de cotización a Applus aunque, apuntan fuentes del mercado, habrá que esperar a conocer el porcentaje final de adhesiones a su oferta, para saber si estos pueden impulsar un proceso de exclusión rápido, si logran más del 75% del capital, o si precisan de futura una opa de exclusión. Por lo pronto, I Squared y TDR cuentan con el apoyo de la firma especializada Morrow Sodali desde septiembre del año pasado, apuntan fuentes del mercado, para asesorarles en su relación con los accionistas de Applus, de cara al resultado de la opa.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Laura Salces
Es jefa de sección de Mercados/Inversión de Cinco Días, donde ha ejercido la mayor parte de su trayectoria profesional. Entre 2017 y 2020 coordinó también la sección de Economía y previamente estuvo especializada en empresas turísticas.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_